China abrió el mercado a los arándanos uruguayos

La empresa Gamorel prepara el primer embarque a partir de octubre próximo
El arándano le sonríe a Uruguay porque China le abrió su mercado para esta fruta considerada en el mundo como "la fruta del siglo XXI" por su sabor y los beneficios que otorga a la salud humana.

Además, Uruguay atraerá en setiembre las miradas del mundo de la fruta y los negocios porque junto con Argentina será sede del próximo Congreso Mundial de Arándanos, que se realiza anualmente en distintas latitudes.

Respecto a la apertura del mercado chino para los arándanos, Javier Grassi, administrador general de Gamorel, la principal empresa productora y exportadora del país, confirmó ayer que "esperamos la llegada de dos inspectores de China en octubre próximo para realizar el primer embarque".

Por otra parte, Marta Bentancur, de la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas del Uruguay (Upefruy), confirmó que China abrió el mercado a todas las frutas cítricas uruguayas, lo que supone grandes perspectivas para la producción y el comercio.

Congreso mundial a la vista

En la sede de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU) fue presentado ayer el Congreso Mundial de Arándanos, que se desarrollará entre el 20 y el 22 de setiembre próximo en Concordia (Argentina) y en Salto (Uruguay), con el eslogan Se necesitan dos para bailar el tango.

Bentancur reseñó los principales temas del congreso, que comenzará en Concordia con la evolución de la producción mundial de arándanos, un panel de supermercadistas europeos y la interrogante si Argentina, Chile, Perú y Uruguay son competidores o pueden complementarse.

Alrededor de 350 participantes también debatirán sobre los temas de cosecha y poscosecha, intentarán dilucidar si el arándano es un commodity o se puede diferenciar en los mercados y abordarán el cambio climático y sus efectos, en especial el desafío del control antigranizo.

Dos tópicos nuevos estarán en el congreso: las prácticas empresariales de responsabilidad social, con una mirada a nuevos requisitos –un tema clave en la producción y el comercio mundial– y la realidad de China, un mercado potencial gigante, que también produce arándanos.

Un capítulo especial merecerán los beneficios del consumo de arándanos en la salud humana.

Del lado uruguayo, habrá una visita de campo a Gamorel y en la noche del 21 de setiembre una cena de gala en el Hotel Horacio Quiroga. Al día siguiente, los uruguayos participarán también en una visita.

La realidad uruguaya

Por otra parte, Bentancur aprovechó una ronda con la prensa para dar un panorama de la producción de arándanos en Uruguay, donde el cultivo de esta fruta se desarrolla principalmente en el norte –Salto y Paysandú–, de donde sale la fruta para la exportación. En el sur del país hay otra región productiva en Canelones, que mayoritariamente produce para el mercado interno, explicó Bentancur.

Agregó que se trata de un sector productivo que apunta "a la alta calidad para mercados existentes" y que basa esa diferenciación en un proceso de certificaciones sobre seguridad alimentaria, prácticas sociales y el manejo responsable del medio ambiente, entre otros.

El arándano comenzó su trayectoria productiva en el país en la década de 2000, pero la adversidad climática y una reconversión varietal han provocado una disminución del área en los últimos cuatro años. En 2012 había 492 hectáreas de arándanos y en 2015 fueron 346 hectáreas.

Bentancur explicó que el cambio de variedades se debió a la fuerte competencia de Chile en los mercados. "Las variedades nuevas dan frutos antes y podemos anticiparnos a Chile en los mercados con buenos precios".

El desafío es empezar a tener la fruta a fines de agosto para eludir la fuerte competencia chilena que se verifica en noviembre. En la actualidad, la oferta de la fruta comienza cada año en setiembre y culmina en diciembre.

Respecto a la exportación, el arándano se vende a contraestación en el hemisferio Norte. Los principales destinos son Estados Unidos, donde se vende con protocolos; luego Europa, donde se destacan Holanda, España, Reino Unido, Italia y Bélgica; y finalmente en Canadá. En el total, 60% de las exportaciones van a Estados Unidos.

Como síntesis de su presentación a los periodistas, Bentancur afirmó que la producción de arándanos en el país "se consolidó, se concentró en pocas empresas y está de nuevo en pleno crecimiento". Y remarcó que es un sector que apuesta "a la alta calidad y que es rentable".

Ahora los arándanos uruguayos llegarán a China, un mercado gigante que obligará a redoblar los esfuerzos.

"Una gran oportunidad"

El administrador de Gamorel, principal empresa en el rubro de los arándanos en el país, y vicepresidente de la Unión de Productores y Exportadores Frutihortícolas del Uruguay (Upefruy), Javier Grassi, confirmó que en octubre llegará una misión china a inspeccionar la producción y, dentro de un protocolo firmado entre ambos países, "haremos una prueba de exportación" al gigante asiático. Grassi destacó que "China es una gran oportunidad", pero advirtió que "hay que trabajar fuerte" para conquistar ese mercado. El empresario remarcó el buen trabajo que impulsan junto al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Los números

El cultivo del arándano ocupó 346 hectáreas en 2015 y se espera que este año llegue a 360 hectáreas.

Dependiendo del clima, cada hectárea produce entre 10 mil y 15 mil kilos.

En 2015 se exportaron 1.890 toneladas por US$ 16 millones. EEUU es el principal destino.

Fuente: Upefruy

Populares de la sección

Acerca del autor