China sigue trabajando para acordar un TLC con Uruguay

A pesar de las resistencias regionales, el país asiático mantiene interés
La puerta de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China todavía no está cerrada, aún cuando las resistencias regionales plantean desafíos importantes para la concreción del acuerdo comercial en 2018, tal como propusieron los presidentes Tabaré Vázquez y Xi Jinping en octubre del año pasado en Pekín.

Una fuente diplomática china dijo a El Observador que su gobierno aún considera la posibilidad de liberalizar el comercio con Uruguay en un acuerdo bilateral. "Todavía estamos trabajando en eso. En este momento no está descartado", dijo el informante.

El gobierno chino tiene el objetivo estratégico de llevar a una "nueva altura" la asociación de "cooperación integral" con Latinoamérica ya sea de manera multilateral o bilateral, según se desprende del Documento sobre la política de China para América Latina y el Caribe que fue publicado en noviembre 2016. El gobierno chino considera a los acuerdos de libre comercio como herramientas válidas para profundizar la cooperación bilateral.

"De acuerdo con el principio de beneficio recíproco, China estudiará con los países de América Latina y el Caribe establecer relaciones comerciales estables a largo plazo, negociar diversas facilidades del comercio incluyendo la suscripción de tratados de libre comercio y solucionar adecuadamente las fricciones comerciales para el desarrollo sano y equilibrado y la diversificación estructural del comercio entre China y América Latina y el Caribe", establece el mencionado documento.

Durante la cadena de radio y televisión que el presidente realizó el 1º de marzo a raíz de los dos años de su administración nombró, como logro en materia de política exterior, el afianzamiento de la relación bilateral con China que pasó al nivel de "asociación estratégica". Vázquez dijo –tal como había subrayado el canciller, Rodolfo Nin Novoa, en Moscú– que el gobierno uruguayo sigue trabajando para lograr la concreción de ese acuerdo.

Durante la visita de Estado a China, Xi le dio la "bienvenida" al inicio del proceso exploratorio para la negociación de un TLC. Los dos mandatarios convinieron en trabajar para firmar el acuerdo lo más rápido posible. La cancillería uruguaya no demoró en comunicar 30 términos de referencia para el inicio de la negociación a la contraparte china. Sin embargo, a principios de febrero el gobierno de Xi aún no había enviado una respuesta sobre la propuesta uruguaya ni las condiciones que estima pertinentes para dar inicio a las negociaciones.

En comunicaciones con el gobierno uruguayo, China dejó claro que un acuerdo de este tipo debía contar con el apoyo de Brasil, la potencia regional. Para la diplomacia china es imprescindible que el convenio no genere inestabilidad regional.

Brasil ya mostró sus resistencias a que el gobierno uruguayo pudiera negociar de manera bilateral y poco le interesa en este momento discutir un acuerdo entre el gigante asiático y todo el bloque. De hecho, Itamaraty está en un proceso de cambio de ministro que no escapa de los problemas con los que tropieza la política brasileña desde hace tiempo.

Argentina, por su parte, manifestó el deseo de negociar un acuerdo con China en bloque. Lo cierto es que, por el momento, el Mercosur no volvió a discutir esa posibilidad que Uruguay buscará hasta el final. l


Populares de la sección