Chomali: "no se debe demonizar" que bancos cobren por servicios

La banca privada dice que inclusión financiera generó pocos beneficios
La Asociación de Bancos Privados del Uruguay (ABPU) no le teme a la competencia que la puedan generan las Fintech –conocidas como Uber financieros– que están en proceso de expansión en varios países, incluido Uruguay. Además, defiende las tarifas por servicios –como el arancel de 0,3% que el sello Visa– que se cobran en las redes de pago y cobranza por utilizar sus tarjetas de débito, porque el cliente tiene la opción de acceder a otra alternativa sin costo. Para conocer los principales desafíos y oportunidad que tiene la banca privada uruguaya, El Observador dialogó el nuevo presidente de la gremial, Juan Carlos Chomali (Country Head de Santander Uruguay) y con su secretario ejecutivo, Jorge Ottavianelli.

Para el titular de la ABPU el mercado bancario uruguayo atraviesa un proceso de "consolidación" luego de un ajuste donde hubo fusiones, integraciones y retiros de algunos jugadores. "Eso también nos ha permitido ser más eficientes", aseguró. Dijo que en mundo hay una "explotación tecnológica" que el negocio tiene que ir absorbiendo, como el avance de los pagos por crédito y débito, transferencias interbancarias, entre otras innovaciones. "Pero estamos a medio camino de construir bancos altamente eficientes con niveles adecuados de rentabilidad, explicó Chomali.

El ejecutivo dijo que Uruguay es un "mercado privilegiado" porque tiene un "buen número" de bancos de primera línea a nivel internacional. A su turno, Ottavianelli recordó que al país le "costó mucho crear una plaza financiera con la solidez que tiene en la actualidad". De todas formas, alertó que la rentabilidad del negocio sigue siendo el gran desafío para el sector.

"El riesgo que se corre y hay que tratar de no asumir es lo que se conoce en el mundo financiero como 'de-risking'. Es decir, dejar de realizar determinadas actividades en el mundo bancario simplemente porque los costos por determinadas cuestiones (como los controles regulatorios elevados) me llevaría a cobrar un precio exorbitante que el mercado no podría pagar. Es el principal riesgo con el que hay que jugar. Creo que el supervisor (BCU) lo maneja bien", admitió el secretario ejecutivo de ABPU.
Para Chomali, como en cualquier industria, los inversionistas siempre están mirando el retorno de su inversión. "El accionista pretende un retorno equivalente al menos al costo de su capital. Si eso no ocurre en Uruguay, es difícil que alguien pueda estar 10 o 15 años rentando menos que su costo, más aún en un mundo globalizado donde hay alternativas para mover el capital", indicó.

Tarifas por servicio


En un foro reciente sobre desarrollo y perspectivas del sector financiero regional, el presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldán, dijo que si los bancos no logran ser rentables, se iniciará un camino hacia una salida brusca o gradual del negocio. Por ello justificó en su país la inclusión de tarifas de algunos servicios que hoy son gratuitos. Consultado por este desafío para el mercado uruguayo, Chomali dijo que eso llegará tarde o temprano. "No sería bueno porque tengas una presión por los costos. Sería bastante malo porque pierdes capacidad creativa y de innovación. La manera natural y sana para que esas cosas lleguen es que la banca sea capaz de generar tal valor y calidad por un servicio que justifique cobrarlo", explicó.

En este contexto, Ottavianelli explicó que la negociación que se cerró con las redes de cobranza para que se aceptaran los sellos internacionales de las tarjetas de débito (Visa y Mastercard) fue por una "solicitud" que hizo el gobierno para prestar ese servicio. "La operación de los bancos sigue siendo a pérdida en las redes. Bueno, a nadie le gusta perder mucho. Cobrando esa pequeña comisión se trata de no perder tanto y ofrecer ese servicio en la redes y que la gente pueda ir con las tarjetas de débito", argumentó.

"Los bancos no se están llenando de dinero con la ley de inclusión financiera", dijo Jorge Ottavianelli.

El ejecutivo recordó que luego de dos años de la ley de inclusión financiera, si bien "creció el volumen de actividad, el resultado final (por la rentabilidad) aún no está claro". En ese contexto, indicó que en el primer semestre de 2016, toda la banca privada obtuvo una rentabilidad de US$ 20 millones, con un capital superior a los US$ 1.000 millones. "Estamos hablando de un ROE de menos de 2%", alertó.

Por su parte, Chomali acotó que "es sano" que la industria gane capilaridad con la inclusión financiera. "Cuando uno mira el mediano y largo plazo, todas las tarifas de transacciones con uso de medios de pagos siguen bajando y van a tender a bajar. Es un proceso natural y positivo. Lo que no se le puede exigir a la banca es inmediatez, porque hay inversión en tecnología, ajustes de proceso, y luego alcanzar un volumen proporcional a través de la promoción y el marketing, que no es gratis", dijo el titular de la gremial de bancos privados.

"Hoy la gente encuentra (en las redes de cobranza) la oferta de valor suficiente para que prefiera pagar una factura físicamente que por internet", dijo Juan Carlos Chomali.

"Si yo te doy la alternativa de pagar la cuenta en internet a cero costo, y tu prefieres ir a un lugar físico y pagar: ¿dónde está lo malo de eso? Si no se está coartando ninguna opción, al contrario se está orientando", dijo Chomali. "No hay que demonizar la tarificación. La tarifa es una manera de generar incentivos de movimiento. Sí hay que atacar la tarificación en un servicio monopólico", culminó.


Hay que adaptarse y competir con las Fintech

Sobre el avance de las Fintech, Chomali dijo que tiene una visión "más personal" ya que cada banco tiene sus matices al respecto. "Las Fintech quieras o no, van a llegar a los segmentos retail y más masivos. Más allá de que requieren regulaciones equivalentes y se privilegie la transparencia, y que la competencia sea la más justa, para defenderte de una nueva competencia tienes que ser muy eficiente y tener capacidad de adaptación a los cambios", dijo el ejecutivo de Santander Uruguay. A su juicio, eso requiere velocidad en la norma, en las estructuras humanas y tecnológicas, y de proceso de los bancos. "Si tu eres muy rígido, te pasa lo que pasa a los dinosaurios. Siempre es posible adaptarse a un cambio de valor cuando alguien viene con un servicio que te sorprende", aseguró. Recordó que los cines fueron capaces de "competir con sus Fintech". "Llegó Netflix y pudieron competir", dijo.


Populares de la sección

Acerca del autor