Ciencia en idioma de todos

La física argentina Gabriela González y la importancia de la popularización de la ciencia a través de la adaptación del lenguaje
Pocos descubrimientos científicos tuvieron tanta repercusión como la detección de ondas gravitacionales el año pasado realizada por el observatorio LIGO. Retumbó en los titulares, ya que implicó la confirmación de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein. Fueron incontables los artículos en los que se explicaba el descubrimiento científico en lenguaje accesible. La detección de las ondas se volvió parte de la cultura popular y hasta se confeccionaron prendas con las representaciones gráficas de las ondas.

La física argentina Gabriela González, vocera y directora del laboratorio responsable del descubrimiento, dijo a El Observador que la repercusión se debe en parte a que la divulgación científica fue uno de los objetivos principales del proyecto. Pero para que la ciencia tenga impacto mediático y, por tanto, en la población en general, la adaptación del lenguaje para los distintos niveles de especialización fue fundamental.

González es un ejemplo de éxito. La científica brindó a comienzos de mes una charla en Montevideo sobre ondas gravitacionales en un auditorio repleto de jóvenes estudiantes. En la sala no volaba una mosca. González recibió preguntas de todo tipo de parte de todo el público, que continuaron una vez abajo del escenario.

"Divulgar la ciencia para el público en general es cuestión de práctica", dijo González, que opinó que saber explicar la ciencia que uno hace es entender en qué trabaja. "Es bajar toda la información a un concepto esencial, básico", agregó.

En las presentaciones de González, las definiciones de astrofísica se convierten en representaciones gráficas animadas con las que mantiene cautivo a su audiencia.

"A mí me gusta hablar de las ondas gravitacionales como un tango entre dos agujeros negros que terminó en un abrazo y que resonó por todo el universo", dijo al hablar de la descubrimiento del Observatorio de interferometría láser de ondas gravitacionales (LIGO, por su sigla en inglés).

La científica cree que el nombre de Einstein y los agujeros negros formaron una combinación de conceptos que hizo que el descubrimiento sonara curioso. Pero, más allá de las palabras conocidas, González dijo que en general a la gente le interesa la ciencia, pero hay que hacerla llegar a todos los oídos.

Muchas veces, sin embargo, bajar el nivel del lenguaje puede dar lugar a confusiones. Para explicar las ondas gravitacionales, González se vale de la imagen de una "tela" formada por el espacio-tiempo, en la cual las "arrugas" que se forman por la influencia de la masa de los objetos son las ondas gravitacionales. Esto da lugar a que el público entienda esa tela como algo bidimensional, cuando en realidad es algo que está en todas partes y que se distorsiona por cualquier objeto.

Más allá de los errores conceptuales al simplificar el lenguaje, González considera necesario hacer esfuerzos por popularizar la ciencia a todo el público, especialmente a los estudiantes, para terminar con la creencia de que la ciencia es algo lejano. "Se tiende a pensar que los científicos trabajan en laboratorios lejanos, pero la realidad es que se puede hacer ciencia desde cualquier lugar. Uruguay tiene muy buenos físicos", concluyó González.

Populares de la sección