Cierre entre zapatillas de punta y marcha camión

El Ballet Nacional del Sodre y la murga Agarrate Catalina podrán punto final a los festejos del Bicentenario esta noche en la Canteras del Parque Rodó

Nadie hubiera creído hace tres años que a la hora de escoger un espectáculo que representara la identidad nacional para cerrar los actos conmemorativos del Bicentenario pudiera elegirse un espectáculo de ballet. En ese entonces el edificio del Auditorio Nacional Adela Reta, que este año quedó desbordado con cada puesta del cuerpo del Sodre, era apenas un pozo repleto de escombros.

Pero en el último tiempo la realidad de esa rama artística ha tenido cambios notorios. El Ballet Nacional, bajo la dirección de Julio Bocca, demostró que lo que hasta hace poco era una expresión clásica que respondía a elites, podía convertirse en un arte popular capaz de llenar auditorios y agotar entradas.

Es  por ello que tiene sentido ver esta noche en un espacio público fragmentos de puestas como El Cascanueces, El Corsario, Adagietto y Doble Corchea. De igual forma, también es entendible que el Ballet Nacional se presente a la par de una murga popular y exitosa como Agarrate Catalina, que inauguró el año con la conquista del primer puesto en el certamen oficial del Carnaval.

Aunque a simple vista la murga y el ballet poco tengan que ver, en el presente ambos tienen la capacidad de despertar el interés de los uruguayos y a su manera forman parte de su identidad.

Así, esta noche las delicadas zapatillas de punta compartirán escenario con la marcha camión de la ex murga joven, que hará un show especial para celebrar sus diez años de carrera. No faltarán los cuplés y retiradas más recordados de años anteriores, pero tampoco el destaque de su último repertorio: Gente común.

Con su presencia, la Comisión Bicentenario también saldará una cuenta pendiente con el género. Su ausencia en la gala central, realizada el pasado 10 de octubre, fue uno de los aspectos más reclamados por los uruguayos en redes sociales.

El espectáculo de clausura comenzará a las 21 horas, en las Canteras del Parque Rodó donde ya se está armado un gran escenario al que se podrá acceder en forma gratuita.
El Cascanueces, uno de los espectáculos que podrá verse y que estuvo en cartel hasta el pasado 20 de diciembre en el Auditorio Nacional Adela Reta, tiene el mérito de ser totalmente uruguayo, desde los bailarines, hasta la utilería, el vestuario y la escenografía.

A su vez, con la gala de ballet a cargo de Bocca, los uruguayos verán esta noche cómo se recupera un patrimonio perdido, ya que en la década del 50 era habitual ver a bailarines del Sodre en espacios públicos.

En una entrevista, realizada en junio de este año por El Observador,  Bocca recordó que en 1955 el ballet del Sodre salía de gira por todo el país, en una intención de sacar la expresión artística “fuera de los templos”. “Hay fotos de espectáculos en el Parque Rodó, en el Parque Rivera a los que la gente concurría masivamente. Lo que pasa es que luego se fue perdiendo esa característica, y lo que hago es tratar de recuperar algo que ya estaba en la historia”, contó. 

En ese entonces, el director del Ballet Nacional, también reveló sus intenciones de brindar más protagonismo a coreógrafos locales en futuras puestas. Así, para el año próximo está previsto el estreno de la pieza uruguaya Tres Hologramas, con música de Jorge Drexler y coreografías de Martín Inthamoussú.


Populares de la sección

Comentarios