Cinco puntos de tensión entre Uruguay y el gobierno de Temer

El presidente Vázquez se reunirá con su par brasileño en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas
La breve historia de relacionamiento entre el nuevo gobierno de Brasil y la administración de Tabaré Vázquez ha estado plagada de desencuentros. Michel Temer asumió en mayo en forma provisoria cuando Dilma Rousseff fue apartada de su cargo, y la semana pasada fue confirmado como presidente de Brasil hasta 2018.

El gobierno uruguayo confirmó esta mañana que Vázquez y Temer se reunirán en Nueva York este mes en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Aquí una cronología de algunos de los momentos críticos ocurridos en menos de cuatro meses:

1) Asunción y críticas

El 12 de mayo Temer asume provisoriamente tras la suspensión de Dilma Rousseff. Días después, mostró su postura crítica al funcionamiento del Mercosur y dijo que el bloque debería "revisarse", ya que dificultaba otros acuerdos comerciales de su país. Junto con Paraguay y Argentina, el nuevo gobierno de Brasil presionó para que la cumbre del Mercosur, que estaba prevista para julio, fuera suspendida para evitar pasar la presidencia pro témpore del bloque a Venezuela. Uruguay aceptó suspender esa cumbre, pero el canciller Nin Novoa dejó claro que esa decisión también respondía a la crisis política en Brasil.

2) Presión en casa

Uruguay insistió en que la presidencia pro témpore debería de todas formas, ser entregada a Venezuela. Brasil envió una misión a Montevideo, integrada por el canciller José Serra y el expresidente Fernando Henrique Cardoso. Se reunieron con Nin Novoa y Vázquez y plantearon la posición de Brasil de dilatar la entrega de la presidencia. Desde Uruguay eso fue visto como una presión.

3) Acusación de "incertidumbre"

A fines de julio, Uruguay entregó finalmente la presidencia pro témpore del Mercosur, Venezuela la asumió como propia pero los demás socios no reconocen ese rol al gobierno de Nicolás Maduro. En ese contexto, el canciller Serra acusó a Uruguay de generar una "incertidumbre" que no tiene precedentes.

4) "Profundo descontento"

"No nos gustó mucho que el canciller (José) Serra viniera a Uruguay a decirnos —lo hizo público, por eso lo digo— que venían con la pretensión de que se suspendiera el traspaso y que, además, si se suspendía, nos iban a llevar en sus negociaciones con otros países, como queriendo comprar el voto de Uruguay", dijo Nin Novoa en el Parlamento los primeros días de agosto. La noticia divulgada por El País generó una dura reacción de Brasil. Temer, a modo de protesta, convocó en consulta al embajador uruguayo Carlos Amorín y el gobierno manifestó su "profundo disgusto". Uruguay finalmente afirmó que todo fue un malentendido.

5) Legal pero injusto

Rousseff fue destituida, Temer asumió hasta 2018 y el gobierno uruguayo emitió un comunicado en el que tomó partido sobre lo ocurrido: "Más allá de la legalidad invocada, el Gobierno uruguayo considera una profunda injusticia dicha destitución", sostuvo.



Populares de la sección