Cine iberoamericano lucha por llegar a su público

Cannes comienza hoy en el balneario francés
El cine iberoamericano no competirá este año por la Palma de Oro de Cannes, una mala noticia para una región que está en plena efervescencia y más que nunca movilizada en conquistar a su público.
Ausente de la máxima competición por cuestiones de "coyuntura", según el delegado general del Festival, Thierry Frémaux, Iberoamérica sí estará presente con siete películas en otras secciones destacadas.

Como la mayoría de industrias cinematográficas que luchan por hacerse un hueco en las salas invadidas por Hollywood, Iberoamérica depende en gran medida de su proyección en vitrinas internacionales como el Festival de Cannes.

"El cine es cada vez más una auténtica guerra", resumió el cineasta español Álex de la Iglesia, en la última edición del festival de Berlín.

"Todos sabemos quién nos crea una competencia desleal en términos económicos y de territorio. Y la única manera de salir vivos es aliarse", añadió el director de El día de la bestia, en un coloquio entre cineastas.

El 94% de las películas que se exhiben en la región son estadounidenses, 3% son nacionales y otro 3%, del resto del mundo, según Ricardo Giraldo, director de Cinema23, plataforma que promueve el cine iberoamericano.

En España, la cuota de cine nacional es de 20,2%; en Brasil, de 14,3%; en Argentina, de 10,7%; en Chile, de 8,9%, y en México, de 5,18%, según el Anuario de Cine Iberoamericano de 2015. En Uruguay es de 0,88%.

"Con un bombardeo de promoción tan brutal por parte de Hollywood queda muy poco espacio para que el público se dé cuenta de lo que se hace localmente o en el país vecino", afirmó Giraldo.

Sin embargo, los esfuerzos de los últimos años –en muchos casos de financiación pública– empiezan a dar sus frutos: Brasil aumentó fuertemente este año su presencia en los festivales europeos, Colombia fue el invitado de honor en el festival de Clermont Ferrand –la mayor cita de cortometrajes del mundo– y en Chile directores como Pablo Larraín y Sebastián Lelio pisan cada vez más fuerte.

Coproducciones

Una de las claves es sin duda las coproducciones entre países, como es el caso de la mayoría de películas latinoamericanas seleccionadas en Cannes. Entre ellas, La cordillera, de Santiago Mitre, fue coproducida por Argentina, España y Francia; La familia, de Gustavo Rondón, por Venezuela, Chile y Noruega, y La novia del desierto, por Argentina y Chile.

"Todas las películas de habla hispana deberían en realidad ser una coproducción", dijo Álex de la Iglesia, cuya última película, El bar, fue coproducida por Argentina.

En 2015, el cine iberoamericano estrenó 791 películas. De estas, España coprodujo 54, Argentina 34, Brasil 17, tanto Chile como México 16, y Uruguay 7, según el Anuario. Una de las ventajas de las coproducciones es que permiten llevar la película a cada país que participó en la financiación.

Cinema23 es también un claro ejemplo de la creciente cooperación: fundada hace casi cinco años, cuenta con más de 800 integrantes, entre ellos cineastas y actores como Alejandro González Iñárritu, Pablo Larraín, Alfonso Cuarón, Ricardo Darín, Maribel Verdú y Cecilia Roth.

La plataforma creó los premios Fénix, una especie de Óscar iberoamericano, que este año celebrará su cuarta edición.

Giraldo defiende además la creación de un "star system" iberoamericano.

Fuente: AFP

Populares de la sección