Ciro Guerra, el responsable de la triunfadora de los Platino

El director de El abrazo de la serpiente habló sobre el rodaje y su ingreso a la Academia estadounidense
Ciro Guerra no tiene la apariencia física estereotípica de un director de cine. No usa lentes de armazón grueso, no tiene el pelo largo despeinado ni se viste con ropa llamativa. Pero lo que sí tiene es el talento y la capacidad necesarias para el rol, lo que ha convertido a este colombiano de 35 años con alopecia y barba en uno de los directores más aclamados hoy en América Latina, una influencia que se está expandiendo también hacia Estados Unidos, donde ha sido convocado para integrar la Academia de Artes y Ciencias cinematográficas, el organismo encargado de seleccionar las nominadas y ganadoras a los premios Oscar.

El domingo recibió además en Punta del Este el premio Platino a Mejor director, por su trabajo en El abrazo de la serpiente, película que fue además la triunfadora de la ceremonia con otros seis galardones, incluido el de Mejor película de ficción.
El abrazo de la serpiente trailer

La película narra el viaje de dos exploradores – uno alemán durante 1909 y otro estadounidense en 1940 - a la selva amazónica, presentada en blanco y negro, en busca de la yakruna, una planta sagrada ficticia, aunque según Guerra basada en distintas plantas reales. En el camino, ambos contarán con la compañía del chamán Karamakaté, último miembro vivo de su tribu.

Su tercer largometraje, en el que también fue guionista y el que lo consolidó como uno de los nombres a seguir dentro del cine, también fue el más complejo de realizar.

"Es una película que durante mucho tiempo pareció imposible", dijo Guerra al recibir el premio más importante de la noche.

Esto se debió a varios factores, más allá del económico. En una entrevista previa a la ceremonia, el cineasta comparó el proceso creativo de El abrazo de la serpiente con el de su trabajo anterior, Los viajes del viento. "Esa era una película muy personal, basada en experiencias, y en el caso de El abrazo... fue el camino opuesto, porque no tenía información de la región en la que se ambienta la historia, de la que no sabía nada".

Guerra, nativo del departamento de César, al noreste de Colombia, afirmó que fue una "aventura" y un viaje en sí mismo el trabajo de hacer la película. "Fue una experiencia exigente y una apuesta a todo nivel", calificó.

Sin embargo, más allá de las dificultades, y de los varios años de trabajo, el filme logró salir adelante "porque todas las partes estaban comprometidas". Esto incluye a los realizadores, al gobierno colombiano (que aportó dinero al proceso de filmación), y también a las comunidades indígenas que participan en la película.

"Fue fundamental la guía de las comunidades y su alianza con el proyecto", dijo Guerra a El Observador. "Los invitamos a involucrarse y desde el primer momento tuvieron una participación activa, ayudando incluso en la confección del guión. Tuvieron una participación tanto delante como detrás de cámaras", explicó, y a ellos fue uno de los agradecimientos al momento de recibir la estatuilla. La película está hablada en distintos idiomas nativos y varios de sus protagonistas son integrantes de muchas de esas comunidades.

Desde su presentación en el Festival de Cannes de 2015, El abrazo de la serpiente cosechó diversos premios, con los Platino como último ejemplo. Ya en el balneario francés se había llevado el premio Cine Arte, y también logró premios como mejor película en festivales como el de Sundance.

Fue además la primera película colombiana en recibir una nominación al Oscar a Mejor película extranjera, reconocimiento que finalmente se llevó la húngara El hijo de Saul. Sin embargo, la nominación fue suficiente para que a Guerra se lo invitara a integrar la Academia que otorga los premios, en su convocatoria más reciente.

Sobre este aspecto, Guerra dijo que fue "una sorpresa, pero también un honor", y consideró que la recepción por parte de los integrantes del organismo fue "efusiva y entusiasta", algo que ya se había dado cuando viajó a Los Ángeles para la ceremonia de entrega de premios.

El cineasta consideró que esto será una posibilidad de "aprender, y de representar a Colombia junto a los otros miembros compatriotas que ya integran la Academia. Me resulta además muy interesante esta nueva camada de miembros, porque hay una gran diversidad".

Guerra también destacó la posibilidad de compartir membresía con algunos de sus directores favoritos, como el recientemente fallecido Abbas Kiarostami, o Steven Spielberg. Guerra es fanático confeso de la ciencia ficción y aseguró que su próximo proyecto incluirá puntos de contacto con este género.

Una de las escenas de El abrazo de la serpiente remite al final de 2001: Odisea del espacio, una obra cumbre del género. Sin embargo, Guerra explica que por más que haya similitudes estéticas, "es iconografía indígena llevada al audiovisual y al cine, es la misma influencia que la del resto de la película".


Difícil de encontrar

Ver El abrazo de la serpiente puede ser algo difícil por métodos oficiales. La única posibilidad, de momento, es la de encontrarla a la venta en DVD o Blu-ray tanto en tiendas locales como a través de internet. Desde la distribuidora Movie, encargada de la difusión de la película colombiana en Uruguay, aún no hay información confirmada al respecto, aunque se maneja la posibilidad de que el filme se reestrene en las salas comerciales.

Populares de la sección

Acerca del autor