Citan a clientes de Cambio Nelson que no denunciaron sus depósitos

La Justicia tiene indicios de que el empresario utilizó testaferros
El hallazgo de una lista en la que figuran nombres de personas que depositaban dinero informalmente en el Cambio Nelson, abre un nuevo frente en la investigación al propietario del cambio y exdiputado suplente por el Partido Colorado, Francisco Sanabria.

Según dijo una fuente judicial a El Observador, las hasta ahora 12 denuncias presentadas contra el empresario por emisión de cheques sin fondo y desaparición de depósitos informales, representan apenas una pequeña porción de lo que figura en esa lista.

El documento, que fue sumado como prueba en la investigación que intenta dilucidar si Sanabria cometió un delito de lavado de activos, fue encontrado en los allanamientos realizados por orden judicial en las siete propiedades que el empresario tenía en Punta del Este, Maldonado, Manantiales y San Carlos. Estos allanamientos fueron realizados por una unidad especial de delitos financieros de Crimen Organizado.

Según supo El Observador, en los próximos días el juez penal Marcelo Souto citará a las personas que aparecen en esa lista, particularmente a aquellos que pese a tener depósitos en el Cambio Nelson -en algunos casos cientos de miles de dólares-, no han radicado ninguna denuncia penal ni policial luego de que cerró.

Esos son los casos que revisten mayor interés en la investigación que intenta verificar si podría haberse configurado un delito de lavado de activos. Se trata por lo general de empresarios que depositaban grandes sumas de dinero en pos de recibir intereses más beneficiosos a los que ofrecen los bancos formales, o que lo hacían en el cambio para evadir los controles del sistema financiero. Para la fuente judicial es difícil que presenten una denuncia porque significaría reconocer un capital que ellos mismos intentaron ocultar.

Hasta ahora, la mayoría de las denuncias provienen de extranjeros que tienen propiedades en Maldonado y que depositaban dinero en el cambio para que luego éste les pagara las cuentas.

También hay al menos una denuncia de una empresa que depositaba la recaudación del día en el cambio para que luego desde allí le depositaran parte en sus cuentas bancarias y otra parte quedara allí para ser retirada por cheques, con los que pagaba gastos a proveedores.

Por su parte, la presidenta del Frente Amplio en Maldonado, Susana Hernández, que además es escribana, admitió tener depositado en Cambio Nelson el dinero de las garantías de compraventas en las que participaba. La dirigente declaró esta semana que "no es mucho dinero" por lo que decidió no hacer la denuncia.

Todos estos servicios están por fuera de la legalidad ya que son actividades que la normativa del Banco Central autoriza únicamente a bancos y a cooperativas de intermediación financiera pero no a cambios.

Debido a que los clientes demoraron un día entero en decidirse a radicar las denuncias, para cuando el juez tenía elementos para pedir la captura de Sanabria, éste ya se había ido del país, y desde entonces permanece prófugo.

Cuando el pasado miércoles el cambio no reabrió como lo indicaba un cartel en la puerta de cada sucursal, y el Banco Central decidió suspender la autorización para funcionar como casa de cambio por cerrar sin previo aviso -algo prohibido por la normativa-, se sumaron cuatro nuevas denuncias a las ocho que había hasta ese momento.

Concurso aún no aceptado

El miércoles, Sanabria presentó a través de un abogado la solicitud de concurso judicial, para tratar de hacer frente a las millonarias deudas del cambió que heredó de su padre, el ex senador Wilson Sanabria. El empresario debió presentar a la justicia concursal un inventario con bienes y una lista de personas o empresas a las que les debe dinero.

Según dijo una fuente a El Observador, el concurso no fue aceptado aún por la Justicia que planteó un problema de forma para dar inicio al proceso, puesto que Sanabria lo presentó a su nombre y no al de Camvirey S.A.

Según dijeron allegados a Sanabria del resultado de ese expediente judicial, dependerá su regreso o no al país.

Por otra parte, la Justicia cree que el empresario usó testaferros para ocultar bienes y así evadir que los acreedores del concurso le reclamen esos bienes.

En ese sentido, se investiga por qué, antes de salir del país, Sanabria le pidió a un amigo que le guardara un bolso que contenía US$ 250 mil, pero éste lo entregó a la Policía. En tanto, el juez intenta corroborar si Sanabria realizó una transferencia bancaria al exterior de US$ 2,5 millones que presuntamente provinieron de la venta de ganado.

Una vez que la Justicia avance en esas puntas de la investigación definirá si deriva el expediente al juzgado de Crimen Organizado de Montevideo.

Populares de la sección