Ciudadano paraguayo asesinado en Canelones recibió seis tiros en la cabeza

Los disparos también hirieron de muerte a la pareja de Ramón Quevedo Arce que viajaba en el vehículo

Ramón Quevedo Arce no era un desconocido para la policía uruguaya. Su nombre había sonado ya en 1999, cuando las autoridades uruguayas lograron desbaratar una banda que traía droga desde Paraguay al departamento de Florida. Quevedo era el jefe de los delincuentes que viajaban a Uruguay a cobrar el dinero por la droga, según contaron a El Observador fuentes policiales.

Según fuentes de la investigación, el hombre recibió 14 impactos de bala, seis de ellos en la cabeza y ocho en el resto del cuerpo.

. Sin embargo Guerrero fue hábil y desde Uruguay nunca se pudo pedir su extradición por esa causa.

Desde Paraguay, el diario ABC consignaba este fin de semana que había tenido lazos con el narcotráfico, lo que refuerza la hipótesis de que lo ocurrido fue un ajuste de cuentas.

"El abogado oriundo de Capitán Bado fue detenido en Brasil en el año 2002, junto a otras siete personas con un cargamento de 235 kilos de marihuana en el municipio de Criciúma hacia el sur del estado de Santa Catarina y fue puesto a disposición de la justicia brasileña por tratarse de un delito cometido en flagrancia", señala el diario paraguayo. Se supo también que Quevedo Arce tenía otros vínculos con el narcotráfico en Brasil.

Indagan posible ajuste de cuentas en crimen de pareja de paraguayos
Ramón Guerrero. Gentileza ABC PY
Ramón Guerrero. Gentileza ABC PY
Indagan posible ajuste de cuentas en crimen de pareja de paraguayos

También está vinculado con un poderoso narco brasilero, Tomás Rojas, según dijeron fuentes cercanas a la investigación a El Observador.

Desde la Jefatura Policial de Canelones confirmaron a El Observador que varias personas están siendo indagadas y declaran por el crimen de la pareja de paraguayos ocurrida en la noche del sábado, aunque no especificaron número.

Mientras tanto, el niño que resultó ileso ya está en el consulado paraguayo en Uruguay. En este momento es atendido por funcionarios del Instituto del Niño y Adolescente de Uruguay (INAU), mientras que varios psicólogos viajan desde Paraguay para que, junto a una jueza de menores, corroboren el estado de salud física y mental para que sea trasladado lo más rápido posible a Paraguay para reencontrarse con su familia, según confirmaron desde el consulado.


Populares de la sección