Claves para negociar un buen sueldo

Explicar qué aporta es el primer paso para para lograr un aumento salarial en su puesto

Poner sobre la mesa sus conocimientos, experiencia, habilidades y capacidades serán sus mejores avales para negociar su salario. El tipo de empresa, el sueldo de mercado en el sector de actividad de la compañía y a qué precio cotiza tu formación y el puesto al que aspira dado por la oferta y la demanda serán otros de los factores que deberá tener en cuenta.

Y como el dinero no lo es todo, a la hora de negociar su retribución no olvide otros aspectos como las tendencias, las condiciones laborales, los beneficios sociales, el desarrollo de carrera o vender todo su potencial como profesional. Todo ello tendrá un impacto en su compensación total.

Las tendencias

"Aunque los incrementos salariales son algo inferiores a los del año pasado sigue existiendo una tendencia positiva en el ámbito global. Además, una inflación contenida en la mayoría de los países dará como resultado un incremento de los sueldos reales. En definitiva, seguirá aumentando el poder adquisitivo". Quien hace esta afirmación es Benjamin Frost, director global del área de retribución en Korn Ferry Hay Group. Según esta consultora experta en recursos humanos y retribución, éste será el panorama con el que se encarará 2017.

Las condiciones laborales

La seguridad laboral, la estabilidad, las perspectivas de futuro, el ambiente de trabajo, el interés del puesto y la conciliación de la vida personal y profesional. Coloque todos estos elementos en una balanza. Si lo que ofrece la empresa en la que quiere trabajar, o en aquella en la que desea seguir haciéndolo, mantiene esa balanza en equilibrio probablemente se encuentras ante una de las mejores opciones. A menudo estos elementos son decisivos para el desarrollo de tu carrera, mucho más que un buen sueldo.

Los expertos definen tres elementos que son decisivos para quedarse en su compañía o pasar a formar parte de una nueva: la cultura, qué reciben a cambio y la felicidad. Un buen sueldo es el mejor reclamo, pero si no encaja en la forma de ser de esa compañía no servirá de nada. La movilidad laboral, el acceso a determinadas necesidades en las diferentes etapas de la vida del empleado, la flexibilidad laboral o el bienestar, son algunos de los ingredientes de la cultura corporativa y lo que lo ayudará a crecer profesionalmente y, en definitiva, a optar a más oportunidades laborales dentro y fuera de esa organización.

Por otra parte, qué recibe a cambio de tu trabajo, es decir, cuál es la propuesta de valor que ofrece la compañía, es fundamental para aumentar su compromiso y marcar la diferencia. Se trata de trabajar, no de ir al trabajo. La inversión de la empresa en formación continua o un anticipo de nómina pueden ser elementos decisivos para que se plantee un cambio o acepte otra oferta de trabajo. Y a ese compromiso va ligada muy de cerca la felicidad en el trabajo. No se trata de un concepto banal: si no hace lo que le gusta, el trabajo se convertirá en un condena y no en medio para conseguir sus objetivos profesionales y personales.

Desarrollo de carrera

Tradicionalmente las consultoras se jactaban de ofrecer una carrera profesional a sus empleados muy estructurada, de manera que al cabo de determinados años y en función de la consecución de objetivos concretos llegaban a socios o a responsables de una división en la firma. Algunas lo siguen haciendo, sobre todo en un momento en el que se han dado cuenta de que su poder de seducción para atraer a los mejores talentos se ha resentido por el atractivo laboral que despierta en los recién titulados las start up y el ámbito tecnológico.

En cualquier caso, sea cual sea su opción, conviene que pregunte cómo será la evolución de su carrera, el período estimado para una promoción y cuáles son los tiempos que se manejan para evaluar su cumplimiento de objetivos. Conocer estos datos no sólo le permitirá calcular sus perspectivas, también le proporcionará una información muy válida para saber como evolucionará su retribución y aumentará la empleabilidad. Recuerda que la formación y el desarrollo suelen ir parejos al sueldo sin olvidar el cumplimiento de objetivos, un dato más que contundente para solicitar un aumento salarial llegado el momento o aceptar un nuevo empleo.


Fuente: Expansión - RIPE

Populares de la sección