Claves para validar ideas de negocio

Consejos y advertencias para ser exitoso en el proceso de pasar a la acción
¿Cuáles son los pasos fundamentales para convertir una idea en un proyecto de negocio?

Paola Rapetti, directora de Incubadora Sinergia, Sergio Delgado, director de Fundación Da Vinci y José Alonso, consultor en Geek Creative Economics -que brindarán un taller sobre la temática en Sinergia-
brindan su visión sobre cómo validar las ideas de negocio y en qué se equivocan más los emprendedores en este proceso.

Los tips de Sergio Delgado


"Clave es hacer una pausa y dedicarle pienso a estructurar un plan de validación. Por eso la importancia de contar con un mentor o al menos alguien por fuera del equipo emprendedor que acompañe y haga de contrapunto en esta etapa tan apasionante de un emprendimiento. Luego, al ejecutar el plan, estar atento e interpretar las señales que se devuelven. En la validación uno puede hacerse muchas trampas al solitario vinculadas a lo infinito y magnético que es el mundo de las ideas. Uno es amo y señor de este mundo pero ahí afuera, en la calle, es donde se valida: sin dudas un escenario muy diferente.

Necesitamos emprendedores entusiasmados y apasionados por sus ideas de negocio, es el combustible para desarrollar uno más adelante, porque detrás de una idea existe el germen de una solución a necesidades concretas de otras personas.

En mi experiencia, el error más frecuente es minimizar que también se validan las competencias emprendedoras y, si estamos frente a un equipo, su funcionamiento, complementariedad o calidad del relacionamiento entre futuros socios. No podemos seguir entendiendo a los negocios como algo descarnado. El perfil emprendedor también se valida en la calle."

Lo fundamental según Paola Rapetti

"Con la velocidad con que se mueven los negocios actualmente y en la era de la escasez, es fundamental focalizar tiempo y recursos para que los proyectos comiencen a rodar. Asimismo la comunicación efectiva de los proyectos va a derivar en la apertura de puertas tanto para potenciales socios, inversores o mercados. Es vital en esta etapa que implica llevar una idea a un proyecto hacer una bajada a tierra de la solución que estamos proponiendo, ser claros y simples en la propuesta de valor y contemplando a todos los actores involucrados.

Los emprendedores se enfrentan al desafío de inmersión en un paradigma de negocios que cambió, en donde las ideas valen en cuanto pueden ponerse en marcha, donde no alcanza sólo con una validación tecnológica sino que el match entre el producto y el mercado tiene que darse o solo nos encontramos ante el enamoramiento de las ideas.

Muchos futuros emprendedores no asumen el compromiso desde el arranque, esto es que es difícil sortear etapas, cada parte del proceso requiere una maduración y un hito logrado y construir en base a supuestos no verificados es la peor trampa en la que pueden caer."

Los consejos de José Alonso

"En sus etapas más germinales, los emprendedores mantienen su foco de atención en el desarrollo de su producto, las prestaciones que presenta y en el mejor de los casos, qué valor genera y para quién. Esa etapa, por supuesto crítica, debe ser transitada lo más rápidamente posible pretotipando y prototipando, para obtener rápidamente lo que se conoce como un producto mínimo viable validado.

Sin embargo, pasada la fase inicial, el juego no se define en absoluto en el desarrollo del producto, sino en el desarrollo de clientes. En efecto, desde las áreas tecnológicas hasta las de industrias culturales, aceptar que el producto tiene valor en la medida que vaya acompañado por el desarrollo de clientes es un momento crítico en las posibilidades de vida de una startup.

Los usuarios/consumidores/beneficiarios de un emprendimiento no están interesados por las carácterísticas intrínsecas de un producto, sino por resolver un problema o necesidad. Alejarse del enamoramiento técnico de nuestros proyectos es clave, para lograr un mejor vínculo con los clientes, aportándoles valor, ansiando su feedback, y estando dispuestos a cambiar en función de lo que tenga sentido para otros y no solo para uno."

El taller en Sinergia, que comienza el 10 de Mayo, consiste en seis sesiones de tres horas cada una y estará a cargo de los tres expertos. Al finalizar cada sesión, los participantes se llevarán un desafío a resolver para la siguiente.



Populares de la sección