Clínicas busca obtener el Centro de Cirugía Cardíaca del Militar

Hay ocho empresas que competirán por una contratación directa

Una vez que la Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas resolvió desvincularse de la empresa que llevaba adelante el Centro de Cirugía Cardíaca del Hospital Militar, comenzó la búsqueda de un nuevo responsable del servicio. El llamado pasó a realizarse a través de una contratación directa y hay unas ocho empresas interesadas, dijo a El Observador el director nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas, general José Alcain Bigliante.

A esas empresas se les suma un interesado más, que desde hace años intenta que en Montevideo exista un único servicio público de Instituto de Medicina Altamente Especialiazada (IMAE) para cirugías cardíacas: el Hospital de Clínicas. El objetivo del centro de salud universitario es poder ofrecer su propio IMAE cardiológico, que funciona desde hace más de 30 años, no como una empresa por contratación directa sino como servicio y "por común acuerdo", según explicó a El Observador la directora del Clínicas, Raquel Ballesté. Esto es, que el IMAE público funcione en ese centro y no en el Hospital Militar.

"El objetivo es tratar de fortalecer el sector público. Entendemos que como hospital tendríamos que evaluar de qué forma establecer el eje público", sostuvo Ballesté. En ese sentido, el Clínicas intenta buscar llegar a un acuerdo con el Militar, algo que intentó hace algunos años, antes de que el centro de salud de las Fuerzas Armadas inaugurara su propio Centro de Cirugía Cardíaca.

Las empresas ya tuvieron charlas informativas, pero la presentación formal de los servicios que ofrecen se realizará hoy. Además, este lunes volverán a juntarse el Clínicas con el Militar para seguir en tratativas. Alcain indicó que se trata de "los primeros acercamientos" entre ambas instituciones.

Hace casi un mes, el Hospital Militar decidió cesar a la empresa Caibarien SRL por "no conveniencia en el futuro" y "pérdida de confianza", luego de que se iniciara una investigación administrativa por mal relacionamiento entre los dos cirujanos principales de la empresa, Mauricio Cassinelli y Gabriel Lorier. El hospital podía renovarles el contrato por un año más, pero prefirió no hacerlo. Alcain no quiso hacer declaraciones sobre el caso por encontrarse en plena investigación administrativa.

A fines de agosto, Cassinelli manifestó a El Observador que existen "factores oscuros" en los cambios al proyecto de un IMAE en el Militar y que se trata de una "decisión lesiva". "Cuesta entender una decisión que es lesiva para los intereses económicos de Sanidad Militar. Se está allanando el camino para que ingrese un IMAE privado que tiene una estructura económica mucho más fuerte que la nuestra y cuyos integrantes ya tienen el dominio de la hemodinamia del Hospital Militar por licitación hace más de 10 años. Directivos de ese IMAE ya han entrevistado a personal nuestro para su permanencia en las funciones presumiendo que ellos van a ser los adjudicatarios de la licitación", acusó Cassinelli.

El IMAE cardiológico del Militar estuvo rodeado de críticas de gremios médicos y especialistas, que cuestionaron que se instalara un centro de esas características a pocas cuadras de uno igual en el Hospital de Clínicas. Incluso en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y el Fondo Nacional de Recursos (FNR) –que da los recursos para los IMAE– no estaban de acuerdo con que se inaugurara otro centro público de esas características en Montevideo, cuando al norte del país no hay.

El FNR nunca llegó a habilitarlo como IMAE, por lo que se dan servicios solo a pacientes del Militar. Antes de que se instalara, ese centro debía derivar a sus pacientes que necesitaban ese tipo de intervenciones a centros privados.

Mientras se discutía si las Fuerzas Armadas debían tener o no un IMAE cardiológico, en el Clínicas denunciaban que, de concretarse, ese proyecto terminaría por destruir al Centro de Cirugía Cardíaca del hospital universitario.

En un artículo publicado en 2014 por El Observador, se mencionaba que el objetivo del Clínicas era presentarse con su propio servicio a la licitación que acaba de abrir el Militar para cirugías cardíacas. Ahora, vuelven a ver una oportunidad.



Aguardan al martes

La situación del Hospital de Clínicas es crítica. Así lo manifestó la dirección a los trabajadores la semana pasada, al punto que advierten que tienen recursos para seguir funcionando hasta noviembre. Debido a un convenio firmado con la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), el hospital debería haber recibido $55 millones para gastos de funcionamiento, pero el dinero todavía no llegó. A su vez, aguardan qué resolvera el martes el Consejo Directivo Central que tiene como prioridad votar cómo financiar el proyecto de reforma.




Populares de la sección

Acerca del autor