Clinton afianza ventaja mientras Trump agita fantasma del fraude

La demócrata le saca más de siete puntos al republicano, según el promedio de las encuestas
La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, saboreaba ayer una ventaja en nuevas encuestas en estados clave para la elección presidencial del 8 de noviembre, mientras el republicano Donald Trump insistía en que habrá fraude en los comicios.

Una docena de estados determinará cuál de los dos candidatos obtendrá la mayoría de los 538 colegios electorales cuando los estadounidenses acudan a las urnas en tres semanas.

A pesar de la avalancha de acusaciones contra el magnate de 70 años, los votantes de Ohio parecen serle fieles, según una encuesta de CNN que le otorga 48% de las intenciones de voto contra 44% para Clinton. Una encuesta de Quinnipiac los coloca a la par.

Pero en Pensilvania, Florida y Colorado, la exsecretaria de Estado de 68 años marcha adelante, según Quinnipiac. En Carolina del Norte y Nevada, según CNN, tiene una ligera ventaja, dentro del margen de error.

Clinton enfrenta escándalos propios: el último de ellos tras la publicación por WikiLeaks de miles de correos electrónicos pirateados de su campaña que revelan tergiversaciones y cálculos políticos de la candidata.

A pesar de estas revelaciones incómodas, la aspirante demócrata contaba ayer con 46% de la intención de voto, contra 38,9% para Trump y 6,2% para el libertario Gary Johnson, según el promedio calculado por el sitio web RealClearPolitics.

Hace exactamente cuatro años, Barack Obama solo contaba con una ventaja de 0,4 puntos porcentuales sobre su rival republicano Mitt Romney.

Mientras Trump capea una tormenta de acusaciones de conducta indecente por parte de numerosas mujeres por hechos acontecidos hace una o más décadas, su esposa Melania realizó dos entrevistas televisadas ayer para defender a su marido.

La campaña del magnate está en crisis tras la difusión de un video de 2005 en el que se lo escucha comentando sobre tocar genitales de mujeres y de usar su fama para salirse con la suya.

Antes de un acto ayer de tarde en Wisconsin, el candidato republicano redobló las denuncias de un supuesto fraude electoral, sin precisar en que consistiría la presunta trampa. "Por supuesto se produce fraude electoral a gran escala antes y durante la elección. ¿Por qué los líderes republicanos niegan lo que está ocurriendo? ¡Qué ingenuos!", escribió en Twitter.

"Irresponsable"

El republicano hace alusión a posibles fraudes en los centros de votación, y llama a sus seguidores a realizar una vigilancia en "algunas zonas" durante la elección.

Además, Trump no cesa de repetir que los medios conspiran en favor de Clinton, al dedicar espacio a las acusaciones en su contra sobre abuso sexual que rechaza.

Un fraude electoral masivo luce difícil de ejecutar porque el sistema electoral estadounidense es descentralizado. Los comicios son responsabilidad de cada uno de los 50 estados del país y el Partido Republicano tiene el poder en la mayoría de ellos.

El secretario de Estado de Ohio, el republicano Jon Husted, que supervisa la elección en su estado, insistió ayer en que Trump es "irresponsable" al hacer acusaciones de fraude.

"Le puedo garantizar a Donald Trump que (...) las elecciones no serán manipuladas", dijo a CNN.

Último debate

Como hizo Obama hace cuatro años, el equipo de Clinton dispone de 455 puntos en los 12 estados clave, explicó su director de campaña, Robby Mook.

Y en un gesto audaz o provocador, los estrategas de Clinton llevarán el jueves a la popular primera dama Michelle Obama a un estado hasta ahora considerado impenetrable: Arizona, en el oeste.

La demócrata se mantuvo encerrada ayer en su casa cerca de la ciudad de Nueva York, en preparación para el tercer y último debate, que tendrá lugar mañana en Las Vegas.

Sin duda tendrá que responder preguntas sobre otra polémica alrededor de correos electrónicos.

Según los e-mails pirateados del presidente de su equipo de campaña, John Podesta, y publicados por WikiLeaks, Clinton expresó en una reunión privada de 2013 que en política, para lograr negociaciones, uno debe tomar "una posición privada y una posición pública".

Fue "incitado" a ser lascivo

Melania Trump, esposa del aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, consideró ayer que su marido fue "incitado" a hacer comentarios lascivos en el video de 2005 revelado hace más de una semana y en el que se jacta de tener un comportamiento sexual agresivo hacia las mujeres.

En una entrevista con CNN, la exmodelo de origen esloveno argumentó que las polémicas afirmaciones de su esposo responden a "comentarios de hombres".

"Le dije a mi marido que el lenguaje era inadecuado. No es aceptable. Y me sorprendió, porque ese no es el hombre que yo conozco", dijo la esposa del candidato.

"Y como se puede ver en la grabación, las cámaras no estaban frente a ellos. Fue solo un micrófono y me pregunto si es que sabían que el micrófono estaba encendido", dijo, refiriéndose a Trump y al presentador con quien estaba charlando.

Demócratas y republicanos rechazan denuncia de arreglo

El líder republicano de mayor rango, Paul Ryan, contradijo las recurrentes denuncias de supuesto fraude electoral del candidato de su partido, Donald Trump, lo que provocó su enojo.

El empresario ha venido denunciando en las últimas semanas que este proceso electoral "está manipulado", algo que durante el fin de semana negaron tanto Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, como el compañero de fórmula presidencial del Partido Republicano, Mike Pence.

"Nuestra democracia se fundamenta en la confianza en los resultados electorales, y el presidente de la Cámara tiene total confianza en que los estados llevarán a cabo este proceso electoral con integridad", afirmó la portavoz de Ryan, Ashlee Strong, en un comunicado.

Pence, que contradijo a Trump ya en más de una ocasión, aseguró el domingo en NBC que ambos "aceptarán el resultado de las elecciones y la voluntad del pueblo estadounidense".

El magnate ha evitado arremeter contra su número dos, pero no obstante no cesó en sus críticas hacia Ryan.

"Paul Ryan, un hombre que no sabe cómo ganar –incluido que hace cuatro años se presentó como vicepresidente y perdió–, debe empezar a enfocarse en el presupuesto, las Fuerzas Armadas, los veteranos, etcétera", escribió Trump en Twitter.

Hace una semana, Ryan rompió la delicada tregua que mantenía con Trump y anunció que no hará campaña por el magnate.

Líderes demócratas del Congreso también rechazaron ayer un posible fraude electoral.

"El funcionamiento básico de nuestra democracia se basa en el simple principio de que al ganar o perder una elección, ambas partes aceptan el resultado", aseguraron en un comunicado conjunto.

"Nuestro sistema está diseñado para mantener la fe en el proceso. Es esencial que todo el mundo reconozca que el proceso es justo, incluso si a las partes no les gusta el resultado de una elección determinada", advirtieron.

"Este problema es más grande que cualquiera de nosotros y más grande que esta elección. (...) En algún momento, el bien del país debe pesar más que el instinto político de autopreservación", concluyeron.

Fuente: Agencias

Populares de la sección