Colegio Varela abrió sus puertas con más alumnos de lo pensado

La institución pagará salario a trabajadores sin seguro de paro

La nueva comisión directiva del colegio José Pedro Varela transmitió el viernes al sindicato su voluntad de pagar en febrero parte del sueldo de enero a los aproximadamente 100 trabajadores de la institución, que por ser también funcionarios públicos no pudieron acceder al seguro de paro. El anuncio fue más allá. La comisión se comprometió también a pagarles el sueldo con normalidad a partir del mes de marzo, informó a El Observador Mariel Camejo, una de las madres del colegio que participó de la reunión y que durante el mes de enero trabajó en la comisión de padres para que la institución no cerrara sus puertas.

El Varela retomó sus actividades con más alumnos de lo pensado, ya que esperaban una pérdida de 20% de alumnos pero se constató hasta el momento el retiro de 12% del total.

Camejo, abogada de profesión, agregó que pagar el sueldo con normalidad quiere decir que percibirán el mismo salario que en 2015, ya que por ahora no se ha conversado sobre la reducción de salario con el sindicato, aunque el proyecto de viabilidad de la comisión de padres proponía una reducción de la masa salarial correspondiente a 29%.

Si bien El Observador no pudo comunicarse con el sindicato, Camejo señaló que los trabajadores tomaron el anuncio "como una señal positiva" y acordaron volver a reunirse el próximo jueves. Días atrás, Sergio Sommaruga, dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep), dijo a El Observador que el sindicato exigiría que los funcionarios que no pudieran acceder al seguro de paro tuvieran prioridad a la hora de ser retomados por la institución.

A diciembre de 2015, cuando la Sociedad Uruguaya de la Enseñanza (SUE) anunció el envío a seguro de paro de todos sus funcionarios, el colegio contaba con 432 trabajadores. Sin embargo, actualmente tiene 338, ya que el 31 de diciembre se vencieron 96 contratos, puntualizó la abogada. Respecto al futuro de la mayoría de esos, Camejo señaló que todavía no está definido cuántos funcionarios serán retomados en totalidad, ni los criterios de prioridad que se utilizará para hacerlo. Precisó que eso se irá definiendo a medida que se avance en la reestructura del colegio y se tenga una visión clara de la evolución de la matrícula.

Reabrió las puertas

Tal como lo establecía el proyecto de viabilidad de la comisión de padres, el 1º de febrero el colegio José Pedro Varela abrió sus puertas y comenzó con las actividades correspondientes a 2016. Camejo señaló que inmediatamente se retomaron las clases de consultoría y el 2 de febrero se comenzaron a tomar los exámenes pautados. Según manifestó, no fue necesario hacer cambios en el calendario ya fijado.

Paralelamente, el primer día de febrero se retomaron algunos funcionarios y profesores. Entre ellos, lo hicieron 10 funcionarios de limpieza, tres de administración central, uno de mantenimiento y varios profesores que fueron los que integraron la mesa de exámenes.

A su vez, Enrique Villamil, otro de los padres que trabajó para salvar al colegio, dijo a El Observador que hasta ahora la evolución de la matrícula los ha sorprendido positivamente. "Nosotros esperábamos perder cerca de un 20% y hasta hoy han pedido al pase para otras instituciones aproximadamente el 12%", afirmó. En diciembre de 2015, el colegio contaba con 1.170 estudiantes.

Desde el punto de vista financiero, Villamil adelantó que se está negociando con el banco Heritage el atraso hasta el año próximo del pago de una deuda contraida por $ 9 millones.

Además, expresó que se está estudiando la posibilidad de crear un fideicomiso para administrar las inversiones que están recibiendo de parte de particulares. Señaló que la idea surgió a partir de la voluntad de los exalumnos de realizar préstamos o donaciones para garantizar la viabilidad de la institución.

El proyecto de los padres también planteaba la búsqueda de financiamiento por parta de los padres "congelados", es decir, de aquellos que ya hayan pagado la anualidad 2016. Proponen que ese dinero se tome como la cuota del año 2017 y que este año vuelvan a pagar la anualidad para generar liquidez.

En tanto, Camejo manifestó que se mantiene bajo estudio la posibilidad de que los padres pasen a formar parte de la SUE, de forma de poder controlar e influir en la gestión del colegio. Expresó que este es un tema que no se laudará a corto plazo, sino que resolverlo seguramente tome todo el año, ya que implica reformar los estatutos de la sociedad.

Más allá de eso, la SUE accedió en su última asamblea a que el nuevo contador del colegio se de confianza de los padres, para que estos estén al tanto de la situación económica de la institución.


Populares de la sección