Comercio planteó a Vázquez dificultades por pauta salarial

Gremial advirtió que pequeños comercio no podrán cubrir los costos
Una delegación de la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS), se reunió ayer con el presidente, Tabaré Vázquez, y el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, en la residencia presidencial de Suárez y Reyes.

Durante el encuentro, que se extendió por casi una hora, los empresarios plantearon su sorpresa por los cambios realizados a "último momento" en las pautas salariales y advirtieron al mandatario de las dificultades que la aplicación de los lineamientos puede acarrear para los pequeños comerciantes. En ese sentido, explicaron que las modificaciones realizadas por el Poder Ejecutivo justo en las puertas de una nueva negociación salarial implicará costos que micro y pequeñas empresas "no podrán cumplir".
Sobre ese punto, se argumentó que a los mayores costos salariales a los que se deberá hacer frente, se suman otros aspectos, como el ajuste de tarifas y cambios impositivos que "dificultan el día a día".

"Son una cantidad de pequeñas cosas que hacen que a veces una empresa chiquita que era sustentable deje de serlo. Nuestra preocupación es que no se vayan a perder puestos de trabajo por cosas de estas", dijo el presidente de la CNCS, Carlos Perera, a la salida del encuentro.

En la reunión, la gremial también manejó cifras sobre la pérdida de empleos en el sector y recordó que este año hay 10 mil puestos menos. Además, alertó sobre el crecimiento de la informalidad en la actividad. "Estamos en una zona donde tenemos que ser prudentes. (...) Los que pueden tener problemas son los más chiquitos. Los chiquitos ya son quijotes peleando con los molinos de viento. Una cantidad de negocios o se han pasado o ya arrancan en la informalidad porque no pueden mantener los costos", dijo Perera en rueda de prensa.

El gobierno decidió la semana pasada flexibilizar parte de las pautas salariales y mantener los lineamientos de 2015 en el tercer tramo de la ronda de Consejos de Salarios, atendiendo a reivindicaciones del PIT-CNT. Si bien los nuevos lineamientos mantienen sin cambios en 24 meses –con una tolerancia hasta 18 meses– los correctivos por inflación observada, el Ejecutivo accedió a flexibilizar el criterio para los aumentos nominales previstos. Eso implica ajustes de entre 1 punto y 1,5 puntos porcentuales por arriba de los porcentajes que estaban previstos para este año, según la clasificación de cada sector.

Queja en la OIT

Otro punto de la agenda tuvo que ver con atender las observaciones planteadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en materia de relaciones laborales. Ayer los empresarios plantearon al presidente la posibilidad de reflotar un acuerdo que se había gestado hace cinco años para buscar una solución, informaron a El Observador participantes del encuentro.

En 2011, durante una conferencia de la OIT en Ginebra –de la que también participó Vázquez– empleadores y trabajadores habían alcanzado un preacuerdo que implicaba el retiro de la queja presentada por las cámaras en 2009 a cambio de incluir una cláusula de paz en la ley de Negociación Colectiva, entre otros puntos. Sin embargo, el tema no fue aprobado cuando se sometió a consideración de los dirigentes del PIT-CNT que estaban en Montevideo. Esa fue la última vez que se estuvo cerca de un acuerdo.

El diferendo entre trabajadores y empresarios llegó a Ginebra en 2009. Las cámaras presentaron una queja con la intención de que la ley fuera modificada. Tres años después volvieron al organismo y ampliaron la denuncia, ya que consideraron que el gobierno no había cumplido con las recomendaciones realizadas por la OIT, en el sentido de garantizar el respeto a los trabajadores no huelguistas y el derecho de la dirección de la empresa de ingresar en los locales ocupados, entre otras cosas.

Populares de la sección