Comercios que rechacen el débito los ahogará la corriente, dice MEF

De mantenerse el ritmo actual de expansión, el arancel de ese plástico caerá a 1,5% este año
El Ministerio de Economía (MEF) "respeta la libertad" que tienen los comercios para exigir el pago de sus ventas solo con efectivo y no aceptar medios electrónicos como tarjetas de débito y/o crédito, pero considera que esa postura puede imponerse por un tiempo acotado porque a la larga "los tapará la corriente".

En las últimas horas, un grupo de estaciones de servicios de Maldonado y Punta del Este optaron por rechazar los plásticos como señal de protesta a los aranceles que cobran los sellos. Anteriormente, las compañías interdepartamentales de ómnibus amenazaron con dejar de aceptar los pagos con débito y crédito por la misma razón. En diálogo con El Observador el coordinador de la ley de inclusión financiera del MEF, Martín Vallcorba, admitió que la actitud que han tomado algunos empresarios con su negativa a aceptar medios electrónicos de pago "no está en sintonía" con la estrategia que promueve el gobierno desde la política pública.

Sin embargo, advirtió que ese tipo de actitud puede arrojar resultados inmediatos pero tendrá escasas chances de prosperar en una perspectiva de mediano y largo plazo. "El mundo y los consumidores van hacia ese camino, aún con la ausencia de incentivos porque es más seguro. Es posible que en el corto plazo se puede ir contra la corriente, pero en el largo plazo, lo más probable es que terminen ahogados", dijo Vallcorba

En su edición de ayer El Observador consignó que un grupo de estaciones de Maldonado y Punta del Este decidieron que sólo aceptarán como forma de pago el efectivo durante el horario diurno, y que únicamente tomarán los plásticos de débito y crédito durante el horario de 22 a 6 horas para cumplir con el decreto del Ejecutivo que las obliga a trabajar con ese régimen para reducir la exposición a posibles robos.

Los empresarios de ese departamento tomaron la medida en señal de protesta por el arancel de 1,3% + IVA que cobran los emisores de los sellos de las tarjetas por las ventas con tarjetas de débito y crédito. La determinación se tomó sin el aval de la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu), la gremial que agrupa a las estaciones de todo el país. Sin embargo, una fuente de Unvenu recordó a El Observador que existe un compromiso del MEF en buscar una baja en el costo del uso de los plásticos de débito que aún no se materializó.

Vallcorba comentó que un relevamiento que realizó el MEF comprobó que al menos cinco estaciones de Maldonado no se plegaron a la medida de no aceptar plásticos durante el día. El jerarca dijo que si bien "respeta" la postura de las estaciones, espera que la "competencia" y posibilidades que tienen los consumidores de buscar más de una opción de pago para llenar el tanque de combustible de su vehículo "desaliente" la extensión de esa práctica, en medio de una temporada estival que se avizora tendrá un récord histórico de visitantes y donde el balneario esteño es uno de más visitados.

La Asociación Nacional de Empresas de Transporte Carretero por Autobús (Anetra) fue otro de los sectores que amenazó con patear el tablero y no aceptar los pagos con tarjetas de débito y crédito para la compra de pasajes, que hoy representa el 30% de sus ventas, también en disconformidad por las comisiones los sellos. Si bien los emisores se comprometieron a bajar los aranceles en la medida en que el uso de medios electrónicos penetre en la economía en su conjunto (de hecho, ya descendieron a entre 2% y 2,2% para débito y a entre 4,5% y 4,9% para crédito), estos actores exigen reducir esos costos. Vallcorba indicó que si bien el Poder Ejecutivo está interesado y abocado a reducir el costo del débito, en el caso del transporte internacional, las empresas muchas veces tienen la oportunidad de ofrecer al crédito como un "beneficio" y "valor agregado" por lo que se transforman en un instrumento "necesario" para su giro comercial.

Costos y eficiencia

Pese a esta tarea pendiente de bajar los aranceles, el líder del proceso de inclusión financiera del MEF considera que Uruguay logró en los últimos dos años una "mejora sustancial y permanente" en las condiciones para el uso de estos medios de pago para los pequeños comercios, si se tiene en cuenta que el punto de partida establecía un arancel del 7%. Otro de los avances fue que hoy en un plazo de 24 horas el comercio tiene acreditado el monto de sus ventas.

Vallcorba reveló que hoy se "está cada vez más cerca" de avanzar otro escalón para llevar el arancel máximo 1,9% para los pequeños comercios. Además, estimó que de mantenerse el ritmo actual de uso de este medio de pago, se estará en condiciones de llegar al 1,5% como máximo que se acordó en su momento con los emisores de los plásticos antes que termine el 2017. Pero más allá de la polémica y debate por el costo que debe asumir el comercio por aceptar los plástico, Vallcorba considera que "hay muchos costos" que los comercios no ven que también tienden a diluirse con la supresión del efectivo. En ese sentido, dijo que la impresión y transporte de dinero en efectivo "es costosa" por las condiciones de seguridad.

En tanto, en el caso puntual de una estación de servicio comentó que debe tenerse en cuenta los costos para el transporte de remesas que debe incursionar el estacionario, con empresas de seguridad, la contratación de pólizas de seguro para el transporte de caudales o la instalación de cámaras de seguridad. Según Vallcorba, esto ha llevado a que hoy comenzaron paulatinamente a aparecer comercios "que asumen el costo" y solo aceptan medios electrónicos de pago y no trabajan más con efectivo.

El solo PIN quedó para marzo

El Banco Central del Uruguay (BCU) publicó ayer una circular por la que otorgó una prórroga de dos meses para que los comercios del país solamente pidan al tarjetahabiente de un plástico de débito únicamente el PIN. Originalmente estaba previsto que esa disposición comenzar a regir a partir del 1° de enero de 2017, pero ahora el BCU fijó como fecha límite para mantener el esquema actual el próximo 1° de marzo. Muchos comercios hoy piden al cliente la firma de un voucher, cédula de identidad del titular y/o un teléfono para permitir la compra con débito, práctica que las autoridades del BCU pretende abolir y restringirla únicamente al PIN para compras por hasta 5.000 unidades indexadas (unos $ 17.550). Esta disposición no rige para las operaciones con tarjeta de crédito.

Beneficios a pequeñas localidades

El Ministerio de Economía, la OPP y la Agencia Nacional para el Desarrollo (ANDE) anunciarán en febrero una batería de estímulos fiscales para que las localidades de menos de 2.000 habitantes de todo el país puedan contar con al menos un punto para la extracción de dinero en efectivo. Vallcorba informó que las medidas serán "selectivas" en función de la realidad y necesidades que enfrenta cada localidad del interior. El Poder Ejecutivo acaba de publicar el decreto que otorga incentivos fiscales adicionales para instalar servicios que permitan el uso de medios electrónicos de pago y la extracción de dinero. Para los centros poblados que superen los 2.000 habitantes la ponderación del indicador será de 1,5; para aquellas que están entre 1.000 y 2.000 habitantes trepará a 2; de 500 a 1.000 a 2,5 y las que tengas menos de 500 habitantes la "discriminación positiva" subirá 3. El decreto también comprende un régimen especial para que los taxi puedan incorporar POS que acepten las tarjetas STM del transporte capitalino. Finalmente, se decidió extender el subsidio para el arrendamiento de los POS para los pequeños comercio a 70% durante 2017 y a 40% para 2018. Vallcorba dijo que la idea es que el 2017 marque "el último año" donde el Poder Ejecutivo habilitará programas de estímulos y medidas promocionales para que los pequeños comercios accedan a medios electrónicos de pago.



Populares de la sección

Acerca del autor