Comienza el séptimo Montevideo danza

El ciclo irá desde mayo hasta diciembre
A partir de hoy y hasta diciembre, coreógrafos y bailarines volcados a lo contemporáneo se congregarán en la séptima edición del ciclo Montevideo danza, en la Sala Zavala Muniz. Contará con siete espectáculos de autoría local y argentina.

Con la producción de Leonardo Durán y la curaduría de Carolina Silveira, el festival comenzará con Plug, de la bailarina y coreógrafa Natalia Burgueño y el artista visual Pablo Benítez, que se extenderá hasta el 2 de junio . Incorporando la robótica a la expresividad corporal, la pieza "sigue de alguna manera el itinerario de su proceso de creación, comenzando con la interacción a la vez lúdica y desoladora entre hombre y máquina, recreando luego esta relación como una huella fresca en el intercambio interpersonal, para finalizar integrando los mundos", explica Silveira en uno de sus textos.

El siguiente espectáculo, Perderse en casa, se presentará el 12, 13 y 14 de julio, con dirección del argentino Iván Haidar, perteneciente al grupo Vuelve en Julio. A esa producción le seguirá Enigmas como ofrendas para el pozo, de Julieta Malaneschii, y con dramaturgia de Leonor Courtoisie.

El 27, 28 y 29 de setiembre será el turno de El espejo de la mente, de Eugenia Silveira, una obra en "búsqueda del reflejo, distorsión, observación, percepción, el resonar en el otro, escuchar (...), siendo más conscientes con nuestra mente que se refleja a través del cuerpo. ¿Qué es lo que reflejamos?", adelanta el texto de la pieza.

Otrotiempo, de Laura Pirotto, del 25 al 27 de octubre, planteará una exploración de patrones intrauterinos y de orígenes, realizando un camino por el paulatino fortalecimiento y reconstrucción de la humanidad.

En noviembre será el turno de Caravana sísmica, de Carolina Guerra, que el 22, 23 y 24 de octubre propondrá modificar el espacio y "convivir en un terreno impredecible, cambiante, donde el peligro es norma". El cierre, en tanto, estará a cargo de Aparejo, de Victoria Pin, que se presentará del 6 al 8 de diciembre con la idea de enfocarse en "la situación de llevar y ser llevado", estimando el peso del otro, la liviandad, la confianza.

Según el texto curatorial de Silveira, "este ciclo de danza montevideano da cuenta de la movilidad, la diversidad y la búsqueda, incentivando el diálogo entre creadores de distintas generaciones y de formaciones o antecedentes muy diversos (a veces ni siquiera vinculados a la danza así llamada), y se enorgullece de ver los desafíos a los que los artistas veteranos y los nuevos se entregan por igual". Las entradas están disponibles a $ 360.


Populares de la sección