Comisión del Senado aceptó por mayoría el juicio a Rousseff

Mandataria podría ser destituida temporalmente el próximo miércoles
La comisión parlamentaria del Senado brasileño recomendó ayer por amplia mayoría al plenario de la cámara que someta a un juicio de destitución a la presidenta Dilma Rousseff, decisión que la suspendería transitoriamente de su mandato. Ochenta y un senadores deberán votar el próximo miércoles si aceptan o rechazan la resolución de la Comisión.

La resolución no es vinculante, pero marca el último paso formal antes de la decisión de someter a Rousseff a un juicio político y apartarla del poder por hasta 180 días, mientras se tramita el proceso y llega la sentencia definitiva. Un total de 15 senadores votaron a favor de aceptar la denuncia y cinco en contra.

La sesión tuvo un tono mucho más tranquilo que las realizadas en la Cámara de Diputados, aunque no estuvo ajena a algunos cruces entre senadores con posiciones enfrentadas. De todos modos, la votación se realizó en un tiempo que podría catalogarse como récord.

"Van a tomar el poder por el atajo; van a subir por la rampa de atrás, a entrar por la puerta del fondo del Palacio de Planalto", denunció el senador Humberto Costa, líder del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff y su antecesor Lula da Silva.

La oposición acusa a la mandataria de haber cometido un "crimen de responsabilidad" al utilizar préstamos de bancos estatales para ocultar déficits presupuestarios en 2014 y 2015 y, por ende, realizar maquillajes de las cuentas del Estado.

La Cámara de Diputados ya aprobó la continuidad del impeachment a mediados de abril por una mayoría sumamente amplia, y desde entonces Rousseff pierde cada vez más margen para defender su mandato, previsto hasta fines de 2018.

Los sondeos coinciden en que estas podrían ser las horas finales del mandato de la presidenta, que cada vez que tiene la oportunidad denuncia un "golpe parlamentario" en su contra. Para colmo de males, los analistas ven pocas posibilidades de un eventual regreso a la presidencia tras el juicio.

"Vivimos un impeachment golpista. Está en juego una elección indirecta travestida de impeachment (...) Los que están usurpando el poder, el señor vicepresidente de la República, son cómplices de un proceso extremadamente grave", expresó Rousseff en un acto de entrega de viviendas estatales.

A su vez, la mandataria enterró los rumores esparcidos por su propio partido de una eventual renuncia antes de que se concrete su destitución, de manera de llamar a elecciones anticipadas. "Soy la presidenta electa, no cometí ningún crimen y si renuncio entierro viva la prueba de un golpe, sin base legal, que tiene como interés enterrar las conquistas de los últimos 13 años. Resistiré hasta el último día", prometió.

Si es suspendida, el vicepresidente Michel Temer, del Partido por el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumirá la presidencia de forma interina hasta 2018. El pasado jueves se supo que Temer puede ser impedido de presentarse a un cargo de elección durante ocho años porque fue declarado culpable de violar reglas del financiamiento de campañas, aunque de todas formas esa prohibición no le impediría asumir la Presidencia de manera interina.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección