Cómo actuar frente a un perro guía

Lo ideal, aunque cueste, es ignorarlos para evitar que se distraigan y generen accidentes
Si de algo me he dado cuenta al salir a la calle con Flash es que acariciar a un cachorro es casi una necesidad biológica de las personas. Es entendible, sobre todo con la actitud juguetona que tienen los perros cuando son chicos (aunque los labradores son eternos cachorros). También me he dado cuenta de que pocas veces se le pregunta al dueño del perro si se lo puede acariciar antes de hacerlo.

Si bien considero que preguntar al dueño del perro antes de acariciarlo es algo que debería hacerse siempre, en el caso de los perros de asistencia es especialmente importante, sobre todo si se trata de cachorros en socialización o entrenamiento.

Esto no es un capricho. Imagine la situación en la que una persona ciega es guiada por un perro de asistencia y este frena y se distrae cada vez que va a saludar a alguien que lo quiere acariciar. El usuario no sabría si el perro frenó porque hay un obstáculo, para hacer sus necesidades o porque hay gente que lo está distrayendo.


En el caso de los cachorros en instrucción esto es sumamente importante, ya que si se acostumbra a andar por la calle saludando a todo el mundo, luego será más difícil enseñarle que toda persona que lo cruza no es una potencial caricia.

¿Cómo identificarlos? El caso de un perro de asistencia en servicio es bastante notorio, ya que van con un arnés específico para su tarea. A los cachorros en instrucción se los puede identificar por el peto rojo que llevan en la espalda y que dice "En instrucción" debajo del logo de la escuela.

Créame que cuando me encuentro con alguien que me dice que sabe que no debe tocar a Flash cuando está con el peto es un alivio. Se me ha hecho muy difícil andar diciendo que no lo toquen sin consultar antes, y sin quedar como una persona amargada.

Cómo actuar

Si se cruza con un perro de asistencia en servicio o en entrenamiento lo mejor es intentar ignorarlos. Ignorarlos, además de no tocarlos, implica no hablarles, silbar o hacer ruidos para llamar su atención, ya que el perro puede querer ir hacia usted y poner en peligro a la persona que está guiando. Esto vale para todos los lugares donde se puede encontrar con un perro de asistencia: supermercados, shoppings, transporte público, oficinas, etc.

Si las ganas de saludarlo lo superan, acérquese al usuario o entrenador y pregúntele si lo puede acariciar. Este seguramente le dirá que sí (dependiendo de la situación) y le dará una señal al perro de que puede saludarlo.

Flash caminando

Si el perro está en entrenamiento y todavía no sabe comportarse debidamente, espere a que este tenga las cuatro patas en el piso para saludarlo. Esto evita que el perro se acostumbre a saltar para saludar a las personas.

No alimente al perro ni deje comida a su alcance, ya que esta es otra potencial fuente de distracción. Los usuarios y entrenadores tienen horarios estipulados para alimentar al perro (lo cual también regula sus salidas al baño). Además, no pueden acostumbrarse a entender que toda comida que tiene la persona puede terminar en su boca.

Si va paseando con su perro, contrólelo. Los perros de asistencia están entrenados para ignorar o para saludar sin ser agresivos, pero un perro que se abalanza contra ellos puede generar una situación peligrosa.

De más está decir que no está permitido tocar el arnés de un perro guía, ya que solo el usuario puede hacerlo. Si la persona le pidió direcciones, párese del lado opuesto al que está el perro o pregúntele dónde debe pararse (generalmente le dirá a la derecha, ya que a la izquierda es el lugar del perro).

No se preocupe. El perro no debe estar así las 24 horas del día. En entornos seguros (como, por ejemplo, la casa del usuario), el perro normalmente está tranquilo y tiene la libertad de jugar a sus anchas. Además, no siempre que salen a la calle lo hacen en "modo perro de asistencia", sino que hay salidas en las que los usuarios o entrenadores no les ponen el arnés o el peto, en que podrá comportarse como cualquier otro perro.

Comentarios

Acerca del autor