¿Cómo brillar en las redes sociales y lograr un empleo?

La forma en que un usuario interactúa con sus seguidores puede ser clave para los reclutadores

Destacar en la Red y cautivar a las empresas no es tarea fácil. Ser auténtico y publicar con regularidad son las pautas básicas, pero además se debe adecuar una estrategia específica para cada plataforma.

Las iniciativas para estudiar a los aspirantes van más allá de una rápida revisión de sus perfiles en redes sociales. Por eso, aunque es muy importante, no basta con cuidar qué tipo de fotografías se publican. Un usuario debe leer, conversar y relacionarse con las empresas, porque solo así los seleccionadores se figarán en esos usuarios y lograrán destacarse entre los miles que hay en las redes sociales.

Los reclutadores digitales, también conocidos como nethunters están más interesados en lo que el candidato comparte, en cómo interacciona y, sobre todo, qué valor aporta con su actividad. "Para este proceso se monitoriza un seguimiento de una o dos semanas. Eso significa que una fotografía inadecuada en una plataforma como Facebook no penaliza tanto como pudiera parecer, ya que lo que importa es cómo se utiliza la red según el valor recibido y aportado", explica Guillem Recolons, socio de la firma española de marketing personal, Soymimarca.

Eva Collado, consultora estratégica de capital humano, añade que estos reclutadores, que pueden presentarse bajo un perfil público o escondidos tras un avatar, observan los diferentes perfiles y después pasan a la conversación. En función de las respuestas, se delibera si el candidato queda descartado o no.

Identidad digital

Para estar preparado ante estas nuevas formas de reclutamiento, el candidato debe ser consciente de la imagen que tiene en Internet. "A veces olvidamos que todo lo que publicamos queda almacenado y con ello se puede detectar la personalidad que tenemos", asegura Nicolás Castro, social media manager de la filial española de Adecco. De hecho, el análisis de la personalidad es uno de los nuevos parámetros en los que ponen más énfasis las compañías. Por ejemplo, el servicio Watson Personality Insights de IBM analiza las palabras de los textos publicados por los usuarios en las diferentes plataformas, lo que sirve para conocer el perfil psicológico de un usuario y su predeterminación hacia ciertos temas o productos.

Una forma de medir la huella digital de una persona es introducir su nombre en un buscador –como Google- y observar los enlaces que aparecen. Luego el aspirante deberá dominar el lenguaje de cada red social.


  • LinkedIn: los contenidos deben estar ordenados y redactados en tantos idiomas como se hablen. "Hay que seguir al perfil de las empresa, que si es completo tendrá una sección de empleo. También se puede contactar con los responsables de recursos humanos, pero no es aconsejable forzar las cosas", asegura Recolons.
  • Twitter: al tratarse de una red social abierta, el usuario debe ser especialmente cuidadoso. Al mismo tiempo, es una de las plataformas en las que el profesional puede mostrar más competencias de las que cree: desde habilidades digitales hasta capacidad para relacionarse y establecer sinergias. Por eso, la estrategia debe estar orientada a mostrar las cualidades más personales, ya que éstas son más difíciles de plasmar en un simple currículo.
  • YouTube: es adecuada para aquellos que cuentan con un perfil más creativo, tienen buena oratoria o ideas para aportar algo diferente a su trabajo. Por ejemplo, en los últimos meses ha circulado por la Red un vídeo del profesor de inglés, Jason Davine, que enseña los verbos irregulares cantando rap. Ahora su método se ha hecho popular entre los institutos españoles, que pretenden desarrollarlo.
  • Instagram: debe servir como complemento al perfil profesional mediante vídeos y fotografías relacionados con el sector. Servirá así como elemento de atracción.
  • Facebook: sobre todo es útil si se cuenta con una página profesional. De todos modos, hay que tener mucho cuidado con la privacidad y no dar motivos a los reclutadores para que te descarten de un proceso de selección.a.


Fuente: Expansión / Ripe

Populares de la sección