Cómo dejar de fumar al estilo Tony Kamo

El psicólogo deja "grabaciones" en la mente de los participante de sus seminarios para que rechacen el cigarillo. Vea el video
Si bien es un terreno poco explorado en Uruguay, la hipnosis se utiliza como herramienta terapéutica y no sólo por parte de psicólogos.

Definido como un estado de conciencia alterado, desde sus inicios la hipnosis ha estado ligada al espectáculo. Sea por el asombro que causa verla en vivo o el poder que parece tener el hipnotizador sobre las personas, esa técnica causa fascinación desde hace siglos.

El mismo precursor de la hipnosis como método para curar enfermedades, Franz Anton Mesmer, aplicaba la técnica a fines de 1700 de una forma espectacular y teatral. Mesmer le atribuía el fenómeno a los campos magnéticos, pero más adelante se descubrió que su técnica funcionaba como sugestión porque las personas que participaban de sus experimentos querían curarse.

Hipnosis y sugestión

En el seminario de Tony Kamo para dejar de fumar, que realizó el viernes 26 en el Hotel Radisson, los asistentes debían estar convencidos de que querían dejar el cigarrillo y para eso desembolsaron US$ 230 por tres horas con el español.

Unas 90 personas llenaban una de las salas del Radisson, donde las sillas estaban separadas entre sí de tal forma para que Kamo pudiera pasar entre ellas. El audio del micrófono del anfitrión se encontraba a un volumen tal que cuando levantaba la voz para enfatizar un concepto, era muy difícil no sentirse aturdido. Un participante pidió si podía reducrirlo pero Kamo dijo que no lo iba a hacer porque la idea era "ganarle a ese diablito", refiriéndose al inconsciente que le genera malas pasadas a los adictos.

A un ejercicio de relajación le siguieron dos horas de información concreta sobre la adicción al tabaco, los daños que provoca, adelantos sobre los efectos de la abstinencia que sentirían luego del seminario e instancias en las que Kamo les hacía sentir profunda culpa a quienes eran padres entre la audiencia, que eran la mayoría.

"Se introduce en la cabeza de uno y borra ciertas cosas. Lo que genera es olvidar registros. Salís como si no fueras fumador" Fernanda Odera, participante de seminario de Tony Kamo

Lo más impresionante se dio en los últimos 20 minutos, cuando el célebre psicólogo y showman guió un ejercicio en el que las 90 personas parecieron entrar en trance y actuaron como si les diera profundo asco el cigarrillo. Una de las participantes incluso salió de la sala para vomitar.

Kamo asegura que no utiliza hipnosis en sus seminarios pero sí técnicas cognitivas-conductuales. En entrevista con El Observador dijo que él provoca grabaciones en la mente de las personas que les genera asco hacia el cigarrillo. "Les doy decisiones, tu las tomas, tu las aceptas, a partir de ahí yo te lo grabo", dijo el psicólogo.

Fernanda Odera de 27 años, que fumaba desde los 14, dijo que llegó al seminario segura de que quería dejar de fumar y se fue sin ganas de prender un cigarrillo. "Para mí, se introduce en la cabeza de uno y borra ciertas cosas. Te hace olvidar ciertos registros. Salís como si no fueras fumador", aseguró la asistente quien, como los demás, se llevó una tarjeta con afirmaciones para leer cada cuatro horas y dos grabaciones para lidiar con la ansiedad de la abstinencia.

Además de su seminario estrella antes mencionado, Kamo llegó a Montevideo ofreciendo seminarios para adelgazar y para controlar el estrés, los miedos y la ansiedad.

La revelación sobre la hipnosis se produjo cuando Kamo tenía 16 años. Estaba en el bachillerato y junto con sus compañeros tenían mucho para estudiar. "Me puse a decirle a mis compañeros: te voy a hipnotizar, voy a meterte la información ahí dentro (se toca la frente) y a la hora del examen esto va a ser una genialidad", recordó Kamo, y aseguró que dio resultado porque finalmente les fue bien en el examen. ¿Sugestión? ¿Hipnosis? Así comenzaba la carrera de Tony Kamo, el psicólogo que desde hace 36 años hipnotiza gente en la televisión y ofrece seminarios basados en la sugestión.

Frontera entre show y terapia

"La mayor parte de las veces que hago hipnosis, trato de desvincularlo con los seminarios que realizo porque yo no hago hipnosis para dejar de fumar", dijo Tony Kamo a El Observador. "Son herramientas distintas", agregó.

Hay pocos psicólogos uruguayos que apliquen esta técnica. Puede que la explicación esté en que el método no forma parte de la curricula de Facultad de Psicología de la Universidad de la República y tampoco de la carrera de la Universidad Católica. En esta última, sí existen seminarios extracurriculares sobre el tema, y uno de ellos es dictado por la psicóloga Katiuchka Jabif.

El fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, experimentó con la hipnosis pero la desechó para quedarse con la palabra como forma de llegar al inconsciente del paciente.

En cambio, la técnica es utilizada desde otras disciplinas. Christian Antelo, de 40 años, se define como artista, actor, mago e hipnotizador. Aprendió la técnica en un curso online de la Escuela Americana de Hipnosis, y si bien la utiliza mayoritariamente en sus shows, asegura que le llegan pacientes derivados por psicólogos porque sufren "un bloqueo".

"Ellos (los psicólogos) de alguna manera tienen que ir derribando paredes psicológicas para llegar al problema", explica Antelo, y dice que cuando llegan a una pared que no pueden cruzar, lo llaman.
Sea sugestión, hipnosis, o programación, en Uruguay hay pacientes que recurren a estos métodos con la esperanza de traspasar las barreras que los separan de una calidad de vida saludable.

Populares de la sección

Acerca del autor