Cómo funciona una universidad moderna

A cuatro años de su creación, la UTEC cuenta con cinco carreras y una plataforma digital
Con el objetivo de hacer más equitativo el acceso a la oferta educativa universitaria en el interior del país, en diciembre de 2012 el Parlamento creó con el apoyo de todos los partidos políticos (ley nº 19.043) la Universidad Tecnológica (UTEC), como ente autónomo.

Su gestación no estuvo exenta de idas y vueltas a nivel político. La ley general de Educación (2008), votada durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez, establecía la creación del Instituto Terciario Superior (ITS), pero a cambio el sucesor de Vázquez, José Mujica prefirió dotar a la UTU de autonomía respecto a ANEP. Esta idea no prosperó porque encontró resistencias en el Frente Amplio. Como alternativa, en febrero de 2012, Mujica acordó con todos los partidos políticos la creación de la UTEC.
La Rendición de Cuentas de 2013 le otorgó la primera asignación presupuestal, con lo que se empezó a diseñar las primeras carreras. Ese año además se eligieron los integrantes del consejo directivo central provisorio, integrado por tres miembros, cuyo período termina en 2019.

Desde entonces el trabajo de la universidad –la primera institución pública de educación tecnológica superior- ha sido intenso. A menos de cuatro años de su creación, la UTEC cuenta con cinco carreras y una matrícula de 355 estudiantes.

El domingo pasado, el presidente Vázquez inauguró oficialmente el primer Instituto Tecnológico Regional (ITR) de la institución, ubicado en Fray Bentos, en el mismo predio de donde funcionó antiguamente el frigorífico Anglo. El centro cuenta con capacidad para albergar a unos 2.000 estudiantes. Además, está previsto que desde esta sede se articule la oferta de la universidad en la zona suroeste del país, que abarca los departamentos de Río Negro, Colonia, Soriano y San José. Algunas de sus carreras ya están disponibles desde 2014 (ver mapa).

Para el año que viene la universidad tiene planeado inaugurar dos ITR más. El primero de ellos se inaugurará en marzo en la ciudad de Durazno y el segundo en la ciudad de Rivera en el mes de diciembre. Del ITR de Durazno dependerá la oferta educativa de la zona centrosur. Dos de sus carreras ya están en funcionamiento. En tanto, el ITR de Rivera se ubicará en el campus interinstitucional que UTEC compartirá con ANEP y la Universidad de la República (Udelar). Hasta 2020 la institución piensa funcionar con estos tres ITR.

Tiempos modernos
El domingo durante la inauguración del ITR de Fray Bentos, Vázquez habló de paradigmas educativos y de la necesidad de adaptarse a ellos, algo que parece estar en los genes de esta universidad. "En la educación pública tenemos que cambiar porque los paradigmas cambian y hay que cambiar la sustancia de la educación, adaptándola a los tiempos modernos", dijo el mandatario.
El diseño institucional y curricular de la UTEC, así como su distribución y forma de alcance a todo el país, hablan de la inquietud de las autoridades por adaptarse a los tiempos modernos. Buena parte de esto tiene que ver con las bondades con las que cuenta el país respecto a distribución de banda ancha y tecnología.

De hecho, el consejero de la UTEC, Rodolfo Silveira dijo a El Observador que la universidad "está montada sobre una plataforma educativa que está 100% digitalizada". Así es posible que buena parte de su oferta se realice de forma virtual y que la gestión universitaria sea innovadora. "Yo no quiero que ningún estudiante tenga que venir hasta la sede a traer un papel a bedelía", cuando para eso está el sistema web, dijo Silveira.

Más allá de que su presencia física todavía es limitada en el territorio nacional, Silveira subrayó que la universidad acoge actualmente a estudiantes de 45 localidades diferentes de 17 departamentos.
La carga virtual varía según las carreras. La tecnicatura en Tecnologías de la Información (Durazno) tiene una carga virtual del 70% y los encuentros presenciales son apenas dos veces al mes. Esto permite a los estudiantes hacer la carrera desde la localidad donde viven.

Para concurrir a las clases presenciales y trasladarse hasta Durazno, los estudiantes gozan de una bonificación del 5% en el transporte. Al respecto, Silveira manifestó que por ahora la UTEC solo ofrece transporte propio para aquellos estudiantes que deban trasladarse desde Mercedes a Fray Bentos y viceversa. Sin embargo, la intención es en la medida de lo posible ampliar este beneficio a otras localidades.

No obstante, más allá de que la importante carga virtual, los estudiantes están conectados entre sí y los profesores permanentemente mediante videoconferencias. El jerarca destacó que muchos discuten mediante esta vía los problemas y casos a resolver. "Esto nos da la pauta de que el sistema está funcionando", señaló.

Otras carreras como Tecnólogo en Mecatrónica (Fray Bentos) tiene mayor carga presencial y es necesario que el estudiante se traslade a vivir a la localidad donde se dicta. En este sentido, Silveira manifestó que muchas veces, si la oferta educativa se los permite, los estudiantes del interior prefieren mudarse a estudiar en otra ciudad del interior y no ir a Montevideo.

El consejero manifestó que más allá del sistema semipresencial, el contacto del estudiante con los profesores es un elemento fundamental para que los jóvenes "se enamoren de lo que están estudiando". "Yo no quiero un profesor que dé la espalda a sus alumnos, escribiendo en un pizarrón. Quiero ver a un profesor sentado con un grupo de cinco gurises discutiendo y enseñándoles", agregó. De hecho, por su modalidad de educación virtual, la UTEC cuenta con muchos profesores extranjeros remotos. En estos, casos los estudiantes cuentan con tutores que los guían y acompañan.

El jerarca destacó también la presencia en todas las carreras de cursos transversales, que se dictan por videoconferencia. Entre ellos destacó: inglés, gestión de capital humano, informática y ciencias básicas. Sobre este último, explicó que intenta ser una "aggiornamiento" de los conocimientos de educación media, que muchas veces fallan al ingresar a la universidad.


Preocupación por Presupuesto



Durante una presentación en la Comisión de Presupuesto del Senado, autoridades de la Universidad Tecnológica (UTEC) manifestaron su preocupación con respecto a la posibilidad de que haya recortes en el presupuesto para el período 2018-2019.

El consejero de la UTEC, Pablo Chilibroste, afirmó a los legisladores que si bien están conformes con el presupuesto actual de $100 millones, existe preocupación por qué podría pasar en los años siguientes. En caso de que haya un defasaje en lo planteado, explicó Chilibroste, habrá "dificultades con los proyectos que están comenzando este año y con las carreras que están progresando y se han implantado para los años 2016 y 2017".

El consejero dijo que se trata de un punto "crítico", que ya se ha conversado con el Ministerio de Economía y Finanzas y se propone dialogar anticipadamente también en el Parlamento.
"Un recorte para 2018 y 2019 va a afectar de manera muy grave las decisiones que se tomaron previamente, así como los trayectos que están comenzando", reiteró Chilibroste a los senadores. Eso, explicó, configuraría un perjuicio para los estudiantes que comenzaron carreras y para el proyecto de crecimiento de la Universidad Tecnológica.

"Nosotros nos mantenemos en ese plan; si el dinero está, nos mantenemos en un cumplimiento del 100 %, pero si el dinero no se consigue el proyecto va a quedar fuertemente afectado y se convertirá en algo distinto que no deseamos para nuestra institución", afirmó Chilibroste.
Se preve que para 2020 la UTEC cuente con unos 3.000 estudiantes, por lo que va a tener un "enorme impacto en el interior".

Para el ejercicio 2015 la institución recibió $ 384 millones del Presupuesto, y contó además con otros ingresos. Chilibroste destacó que hasta ahora no han tenido problemas en la gestión de los recursos ya que emplean un modelo distinto que trabaja en base a indicadores y a objetivos que se pueden consultar en línea en tiempo real.



Populares de la sección

Acerca del autor