Cómo hacer un pesto con cualquier hierba

Hay una receta básica que luego se puede ir variando para darle un toque de originalidad

El pesto es una clásica salsa de origen italiano, generalmente utilizada para acompañar pastas, pero existen muchas más opciones.

Rociado en vegetales asados, como aderezo de ensaladas, o condimento para un sándwich, el pesto es una fresca manera de realzar cualquier comida. Otras ideas para usarlo incluyen pizzas o como marinada para un pollo o un pescado.

El pesto es tradicionalmente elaborado con albahaca fresca, piñones y queso parmesano. Sin embargo, puede experimentarse con otras hierbas u hojas verdes, otro tipo de frutos secos y otras variedades de quesos. Aquí le ofrecemos la receta básica, pero puede crear variantes usando los tips que le presentamos más abajo.

Ingredientes:

  • 3 tazas de hojas de albahaca
  • 2/3 tazas de piñones
  • 5 dientes de ajo
  • 2/3 tazas de queso parmesano, picado chico
  • 2/3 tazas de aceite de oliva
  • ¼ cta de sal

Coloque todos los ingredientes, excepto el aceite, en una procesadora. Pulse 4 o 5 veces hasta que los mismos se procesen bien. Mientras está encendida ir agregando el aceite lentamente. Procesar hasta lograr la consistencia deseada.

Transferir a un recipiente adecuado y refrigerar hasta el momento de servir. Se conserva en heladera por hasta 10 días. También se puede freezar en un recipiente hermético.

TIPS:

  • Siguiendo la receta básica, experimente con distintas hierbas, frutos secos, aceites y quesos. Simplemente utilice las mismas proporciones que aparecen en la receta original y combine varios ingredientes para crear su propia salsa. Para un pesto más nutritivo, utilice hojas verdes mezcladas con sus hierbas favoritas.
  • Hierbas: albahaca, perejil, cilantro, menta, salvia, estragón.
  • Hojas verdes: kale, espinaca, rúcula. Nota: si se hace con kale, incorporar también una hierba como albahaca o perejil para mejores resultados.
  • Quesos: parmesano, gruyere, cheddar.
  • Frutos secos y semillas: piñones, nueces, castañas, almendras, pecans, semillas de calabaza o girasol.
  • Aceites: de oliva extra virgen, de canola, de chía.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: Ehow

Populares de la sección