¿Cómo hizo Oprah para ganar millones perdiendo peso?

A través de twitter hizo una campaña para la compañía Weight Watchers International de la que es accionista
La popular presentadora de televisión estadounidense, Oprah Winfrey, publicó el pasado martes en Twitter un comentario en el que hacía referencia a cómo había logrado perder peso gracias a una dieta de la empresa Weight Watchers International -de la que es accionista- sin sacrificar el consumo de carbohidratos. Inmediatamente después, las acciones de la compañía se dispararon más de un 20% en la Bolsa de Wall Street en Nueva York, llegando a ganar ella misma millones de dólares.

Embed

La capacidad de influir en los consumidores que tienen algunos rostros famosos o personas influyentes -conocidos en el ámbito del marketing como 'influencers'- es la razón por la que las empresas acuden con mayor frecuencia a estrategias publicitarias en redes sociales en las que aparecen celebridades recomendando sus productos. Sin embargo, existen posibles riesgos legales en caso de que no se tomen precauciones o no se actúe de forma transparente en el anuncio de estos productos.

Responsabilidad legal de los anunciantes y las celebridades

Al tratarse de acciones comerciales o publicidad, existen determinadas obligaciones legales que afectan tanto al anunciante como al personaje público que realiza la acción. Es importante que el alcance de la responsabilidad de uno y otro respecto a los contenidos quede claramente delimitado en un contrato. De este modo, si la marca no ha exigido revisar los contenidos que genera el famoso antes de su publicación, la empresa podrá deslindar responsabilidades en caso de que los comentarios molesten a terceros o vulneren derechos de propiedad intelectual cuando, por ejemplo, los contenidos no sean originales.

El Interactive Advertising Bureau (IAB), fundado a nivel internacional en 1996 y principal organismo representativo de la industria publicitaria online en el mundo, explica en la Guía Legal de Marketing de Influencers las características jurídicas de este mercado. Según el documento, otra ventaja de que figure el contrato por escrito es que permite delimitar claramente que la relación entre la marca y el personaje es de carácter meramente mercantil, evitando así que se pueda considerar una relación laboral, con todas las obligaciones que ello implica.

Un riesgo frecuente es que estas acciones se consideren publicidad encubierta por falta de transparencia de cara al consumidor. Esta cuestión ha generado polémica en torno a personajes públicos, como el deportista Wayne Rooney, en Reino Unido, por un tuit relacionado con Nike.

Según explica Paula Ortiz, directora jurídica y de relaciones institucionales de IAB, "el consumidor tiene que estar claramente informado de que se trata de una acción publicitaria, pero esto no significa que tenga que aparecer la palabra "publicidad", sino que éste debe saber que se encuentra ante un contenido patrocinado. Y a mayor dificultad de detectar la intención de promover la compra o contratación de una marca, más necesidad de identificar este tuit como publicidad".

En este sentido, influye también el público al que se dirige el mensaje: no es lo mismo contratar a un influencer cuyos seguidores son en su mayor parte menores de edad, que dirigirse a un sector de lectores adultos especializados, más capaces de diferenciar lo que es publicidad de lo que no, por lo que habría que estudiar caso por caso.

El caso Winfrey

El caso de la súper estrella estadounidense Oprah Winfrey, logrando aumentar un 20% las acciones de una compañía por un simple comentario en Twitter, no es aislado.Muchos personajes públicos son capaces de mover a las masas con cada paso que dan y este hecho se hace más evidente cuando aparece reflejado en las redes sociales. Pero la movilización de los seguidores no siempre tiene que ver con acciones positivas.

En ocasiones, una situación polémica puede catapultar a un personaje público. Así sucedió con el actor Charlie Sheen que, en dos días, alcanzó la cifra de dos millones de seguidores en Twitter. Sucedió tras el pulso mantenido por el actor de 'Dos hombres y medio', con Warner Bros y la cadena CBS, tras prescindir de sus servicios por el mal ejemplo que representaba su vida privada. Sin embargo, a otras compañías no les ha importado su mala fama y han apostado por el polémico actor, que ya cuenta con 11,5 millones de fans, para posicionar con éxito sus productos en redes sociales.


Fuente: En base a Expansion.com

Populares de la sección