Cómo lograr unas buenas papas que parezcan fritas al horno

A todo el mundo le gustan las papas fritas. Si se quiere mantener este alimento en el menú, pero en una versión más saludable, es recomendable seguir estos nueve consejos
1. Cortar en rodajas finas: mientras más delgadas, más fácil será que queden crocantes, ya que el agua se evaporará más rápido.
2. Remojar en agua antes de cocinar: 1 o 2 horas antes de llevarlas al horno es recomendable remojar las papas en un poco de agua. Se recomienda cambiar el agua en la mitad del remojo, ya que esto ayudará a que pierdan almidón. En las papas el almidón dificulta la pérdida de humedad. Antes de llevar a horno, se deben secar completamente con papel absorbente.

3. Sacar la humedad antes de cocinarlas: para ello, el horno puede funcionar como deshidratador si la temperatura se mantiene baja, aproximadamente a 50-80ºC. Simplemente se colocan las papas unos minutos, antes de su cocción para eliminar aún más la humedad y lograr un mejor resultado.

4. Sumergir en claras de huevo y harina: se pueden rebozar las papas para crear una costra crocante. Para dos papas medianas será suficiente una clara de huevo y una cucharada de harina de cualquier tipo. Se baten las claras a punto nieve, se pasan las papas y se rebozan con la harina. Luego se sazonan y se llevan al horno.

5. Utilizar papel manteca: el papel manteca funciona bien para obtener unas papas crujientes, posiblemente debido a que el agua extra puede penetrar más fácilmente los poros, algo que no se logra con el papel aluminio o la asadera aceitada.

6. Colocar en la rejilla inferior del horno: de modo que la superficie inferior de la bandeja se caliente más que si se coloca en el centro. Así, las papas se doran mejor y quedan más crujientes.

7. No llenar la asadera completamente: cuantas más se coloquen, más vapor de agua habrá y las papas se humedecerán unas a otras.

8. Girar la asadera en la mitad de la cocción: ayuda a que las papas se doren más homogéneamente y larguen más sabor.

9. Abrir la puerta del horno un par de veces: el vapor de agua se mantiene en el interior del horno. Por ello, abrir la puerta del mismo un par de veces (entre 3 y 5) durante la cocción, permite el escape del vapor de agua y logra una cocción más seca y una costra más rica. Este paso debe seguirse tanto durante la deshidratación como durante la cocción de las papas.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: Liga de Alimentación

Populares de la sección