Cómo Obama le tendió una trampa a Raúl Castro

Según el portal "Político" el presidente estadounidense permitió que se presionara al mandatario cubano acerca de los presos políticos

En Cuba, el hecho de tener una conferencia de prensa es noticia. La llegada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo posible que Raúl Castro compareciera ante los periodistas y hasta respondiera varias de sus preguntas, cosa que habitualmente no ocurre en la isla.

Fue a instancia de Obama que este lunes ambos mandatarios comparecieron ante la prensa internacional y local luego de culminar su encuentro.

Pero esta no es la primera vez que Obama pone en aprietos a un mandatario reacio a responder las preguntas de la prensa. Lo hizo en China en 2013, cuando concedió una pregunta al Presidente Xi Jinping, justo después de que el gobierno de Pekín expulsara a un periodista del New York Times. También lo hizo en Etiopía el año pasado, cuando forzó al primer ministro a que se sentara junto a él durante una conferencia de prensa durante la cual Obama habló sobre los antecedentes del país en materia de derechos humanos.

La pregunta indiscreta

Castro sobre presos políticos

El momento más tenso de la conferencia entre Obama y Castro se vivió cuando el periodista de CNN, Jim Acosta, lo consultó sobre la existencia de presos políticos en la isla.

Los cubanos que miraron la conferencia en la televisión estatal, nunca habían visto algo así.

Un Castro visiblemente incómodo e irritado interrumpió al periodista y le pidió que le entregara la lista de presos políticos y prometió que "antes de que llegue la noche" estarían "sueltos". "Si tenemos esos presos políticos, los liberaremos antes de que termine la noche", reiteró.

Las preguntas continuaron, con la complicidad del propio Obama que asistía a los periodistas indicando a Castro que las preguntas iban dirigidas a él.

Consultado sobre qué candidato estadounidense prefería entre Donald Trump o Hillary Clinton, Castro recuperó el buen humor y salió del paso: "Bueno, no puedo votar en los Estados Unidos", dijo.

La prensa cubana también dirigió sus preguntas a Castro en lugar de a Obama lo que despertó la crítica del mandatario cubano: "Usted está haciendo demasiadas preguntas para mí (...) Creo que las preguntas deben ser dirigidas al Presidente Obama", y le pasó la pelota a su vecino.

Pregunta de NBC a Castro

Obama recogió el guante, pero lejos de rendirse volvió a colocar a Castro en una encrucijada ante la prensa. "Ahora he terminado, pero creo señor Presidente que Andrea tenía una pregunta para usted", dijo el mandatario estadounidense en alusión a la presentadora de NBC News, Andrea Mitchell.

Mitchell preguntó sobre otro de los temas sensibles para Castro: el respeto de los derechos humanos en la isla. Castro volvió a interrumpir y le reclamó a la periodista que era una pregunta injusta.

"¿En qué país se cumplen con todos ellos? ¿Sabe usted cuántos? Lo sé. Ninguno. Ninguno en absoluto. Algunos países cumplen algunos derechos, los demás cumplan con los demás ", dijo Castro, a modo de defensa. "De estos 61 instrumentos, Cuba ha cumplido con 47 temas", agregó.

El saludo fallido

Obama mano

El saludo fallido del final de la conferencia entre Obama y Castro fue una muestra más de las tensiones que existieron durante la instancia.

Castro intentó hacer el saludo con el puño revolucionario en alto, pero Obama ofreció su mano con torpeza y no se pudo concretar.


Fuente: Político

Populares de la sección