¿Cómo reaccionará DiCaprio?

Leonardo está nominado por quinta vez y tiene todo ensayado para los distintos escenarios que le pueden llegar a tocar

El gran problema que tiene Revenant: el renacido, la película más copetuda en la gala de la entrega de los Oscar este domingo, es que es una película de suspenso sin suspenso. Al protagonista le pasa de todo pero se salva de todo, ¿no? Si no, que me devuelvan la plata.

Lo mismo sucede en la fiesta de esta noche en Los Angeles. Leonardo DiCaprio va a sufrir hasta que digan su nombre después del consabido and the Oscar goes to. Porque ahora sí que se lo ganó con sangre, sudor y lágrimas. Se sacrificó por todos antes de ponerse el smoking por enésima vez y encarar para el Dolby Theatre.

Así que ese premio está cantado. ¿O no? ¿Alguien se acuerda de los nombres de los demás nominados? Déjenme un minuto para buscarlos. Ah, sí: Matt Damon, por Misión Rescate. Es una curiosa película en la que el actor hace de sí mismo en una trama que se pregunta qué pasaría si Matt Damon se quedara solo en Marte. Y la respuesta es contundente: seguiría siendo igual de canchero.

Su triunfo sería una desdeñosa bofetada en el rostro de DiCaprio.

Otro: Michael Fassbender. Es un alemán que vive en Londres y que cada tanto alquila su talento para una superproducción de Hollywood o alguna "gran película independiente". Hace de Steve Jobs en la cinta homónima según la clásica escuela "de taquito".

DiCaprio ya tiene ensayada su mueca de "tú tambien, Bruto" para lucir en caso de que gane el germano.

Bryan Cranston es un tipo de la tele. Lo invitaron a la gala para que presenciara el momento histórico en el que DiCaprio gane el Oscar. Hace de un guionista comunista en la época de McCarthy, en Trumbo. Película y actuación tienen un aire de dejá vu muy marcado.

Si llegan a mencionar su nombre como ganador en la ceremonia, DiCaprio romperá a llorar de forma inconsolable y solo despertará, sudoroso, cuando escuche que le dicen en español que es una broma para Marcelo Tinelli.

Y entonces queda solo el inglés. Eddie Redmayne no solo es actor, modelo y cantante sino que ganó el año pasado por una actuación soberbia en el papel de Stephen Hawking. Este año hace otro trabajo soberbio en La chica danesa. En una palabra: es soberbio.

DiCaprio eligió una butaca contra el pasillo para esta eventualidad. En cuanto elijan a Eddie se levantará mascullando "¿no podrían haberlo nominado para Mejor Actriz?" y se irá a tomar una con los periodistas de sociales que están afuera del teatro.

Pero no va a pasar nada de eso. En Titanic era el alma de la película y no solo logró una gran actuación sino que estaba claro que él era la gran estrella que gobernaba la acción. Pero no le dieron el Oscar porque era prematuro. Se sabe que este premio se lo dan a las actrices jovencitas y a los actores maduros.

Está claro que antes le tendrían que haber dado el Oscar a Actor Secundario por ¿Quién ama a Gilbert Grape?, donde compone un personaje tan convincente que se roba la película, pero no pudo ser.

Diamante de sangre era una película demasiado seria como para premiar al actor y en El aviador estuvo magnífico pero se lo ganó Jamie Foxx, que hacía de Ray Charles, qué se le va a hacer.

Con El lobo de Wall Street ya Di Caprio estaba maduro para llevarse el premio, pero eso fue una jarana, una cana al aire. Todo el mundo lo felicitó por haberse divertido tanto, pero no le iban a dar un Oscar.

Ahora sí, a pesar de que Revenant: el renacido bien mirada es un bodrio, la quinta será la vencida para el señor DiCaprio. Más vale que tenga preparado un buen discurso porque esta vez lo va a tener que decir.

Para eso nos sometió a tener que verlo nadar por el agua helada con un saco de piel, comer carne cruda abajo de la nieve, dormir adentro de un caballo y gruñir y hacer muecas atrás del maquillaje. Si no funciona con buenas películas y grandes actuaciones, tendremos que trabajar más duro, pensó.

Esta noche, entonces, se premiará su talento y su esfuerzo y se hará justicia con una de las carreras más brillantes del Hollywood de este siglo. Vayan mis más sinceras felicitaciones al artista.


Populares de la sección

Acerca del autor