¿Cómo sacarse una foto con un famoso?

Desde que cada persona tiene una cámara en su celular, las selfis con celebridades son más comunes. Aquí, una guía de etiqueta

En Estados Unidos, el pasado fin de semana dejó varias oportunidades para sacarse selfies con famosos. Por ejemplo, en la cena de corresponsales en la Casa Blanca. Pero mientras tanto, en otro punto del país, la comediante Amy Schumer tuvo que lidiar con un fan cuyas tácticas agresivas para retratarse con ella la obligaron a repensar si se abrirá en otras ocasiones a la posibilidad de una selfie.

Para este tipo de encuentros con famosos, The Washington Post realiza aquí una breve guía de etiqueta para conseguir la foto sin molestar a nadie.

Analizar la situación

Si se trata de un evento donde las celebridades participan, probablemente tengan expectativas razonables de tratar con fans. Esa es la palabra clave: razonables. No hay que demandar una foto o tomarla sin preguntar. Y si ya es el final de la noche, hay que entender que las celebridades pueden tener una "fatiga de selfies", luego de haber pasado por la avalancha de fans.

Si se encuentra a una celebridad en la calle, también hay que considerar el ambiente y qué está sucediendo. ¿La estrella está cenando con su familia? Ni pensarlo. ¿Está corriendo o andando en bicicleta con Leonardo Di Caprio? Esa selfie probablemente no va a suceder.

Si la celebridad está casualmente caminando por la calle, es una zona gris. Hay que sopesar la posible molestia.

Ser educado

Este es un punto que no se puede enfatizar lo suficiente. Sí, los famosos eligen estar en el ojo público, pero como cualquier persona, merecen poder equilibrar su trabajo con su vida privada. Una celebridad no está obligada bajo ninguna circunstancia a sacarse fotos con nadie, a menos que se trate de esos incómodos y muy costosos meet and greets, e incluso ahí los estándares de decencia se aplican. No se puede demandar una foto o una conversación, no se debe invadir el espacio privado ni ofrecer un abrazo imprevisto. Uno puede sentir que conoce a estas personas por la televisión o el cine, pero en realidad son completos extraños.

Tabaré Vázquez selfie
El presidente Tabaré Vázquez ya es un clásico de las selfies locales, en cada recorrida se las piden
El presidente Tabaré Vázquez ya es un clásico de las selfies locales, en cada recorrida se las piden

Pedir permiso

En Instagram, Amy Schumer escribió que un fan la sorprendió y puso una cámara en su rostro, y que cuando le pidió que se detuviera le dijo: "no, esto es Estados Unidos y nosotros pagamos por ti". El fan en cuestión le dijo a un canal de televisión que él estaba con otros fans y que se acercó a ella de manera "no intimidante", y que detuvo la grabación una vez que ella lo pidió.

Sin importar lo que haya pasado, la lección que deja este hecho es que es mejor preguntarle a la celebridad en cuestión si pueden sacarse una foto con el o ella. No hay que asumir que esa persona quiere participar de la fotografía solo porque las imágenes de ellos están ampliamente difundidas.

Una excepción es estar en un evento público, donde el famoso está haciendo una aparición o caminando por una alfombra roja. Y excepto en lugares donde se prohíben las fotografías, tomar una a distancia es aceptado.

Ser concientes del tiempo

Si el famoso accede a tomarse una selfie, no hay que transformar eso en una sesión de fotos. Se debe tomar la foto, decir lo que se quiera decir, y seguir el camino. Hay excepciones, por supuesto. Por ejemplo, si se entabla una conversación. Pero sobre todo, hay que recordar que los famosos son personas también. Es probable que, si se los trata como uno quiere ser tratado, ellos van a ser recíprocos.
Fuente: Bethonie Butler / The Washington Post