¿Cómo se come?

Llevar alimentos a la boca está reglado de una manera sencilla

Puse título a esta nota, aunque no deseo desarrollar algo así como un vademécum. En el contenido encontrarán alguna experiencia didáctica personal. Ha colaborado para que en conversaciones y charlas pudiera hacer llegar unas ideas. "¿Cómo se come?" conlleva una respuesta muy rápida. Sin embargo, ese llevar los alimentos a nuestra boca está reglado de una manera sencilla. No descubriré nada nuevo y recordaré que no es posible distinguir entre comer elegantemente y descuidadamente.

Comemos y, en principio, empleamos el tenedor. Para los alimentos más duros como las carnes, usamos el tenedor y el cuchillo. Para el pescado están la pala y el tenedor llamados "de pescado". Si no contamos con ellos usaremos un tenedor y nos ayudaremos con un trocito de pan.

El cuchillo está solamente para los alimentos más duros. Si en nuestra casa o en la ajena nos encontramos con dos tenedores y dos cuchillos y el primer plato es una tarta o pastas, no usaremos el cuchillo para esos alimentos. El cuchillo está para un caso que se resolverá con sentido común. Si, por ejemplo, la masa de la tarta es algo dura y no se puede cortar solamente con el tenedor acudiremos al cuchillo. Al terminar de comer pondremos el tenedor y el cuchillo sobre el plato, aunque no hayamos utilizado el cuchillo. Se entiende que este ejemplo corresponde a una mesa donde hay una persona que la atiende. También cuando en una casa, si la anfitriona nos pide que le pasemos nuestro plato después de haber comido. Si observamos que nos habían puesto dos tenedores y dos cuchillos, le hacemos llegar o le alcanzamos el primer plato que hemos comido con el tenedor y el cuchillo encima.

Apartándonos de las comidas familiares, recordemos que, cuando tenemos invitados en nuestra casa, el buen tono debe llevar a no ofrecer comidas que exijan al comensal un ejercicio extraordinario en el manejo de los cubiertos. Jamás se debe dejar en ridículo a un invitado. Por eso también es aconsejable que en caso de duda observemos cómo comen determinados alimentos otros comensales.

Consomé y sopas. Se toman con la cuchara. Para recoger el líquido con la cuchara es mejor que se accione con ella en dirección contraria al comensal. Así se evita el inclinar el plato para terminar el contenido del mismo. Hay dos maneras de llevar la cuchara a la boca: de punta o de costado. Ambas son válidas y se las conocen como las formas francesa e inglesa respectivamente.

Si se sirve el consomé en su taza y con asas, se puede beberlo en vez de usar la cuchara. De todas maneras, al terminar, hay que dejar la cuchara junto a la taza y sobre el plato correspondiente.

Huevos, tortilla, omelette. Los huevos pasados por agua, se toman con una cucharita de postre. Los huevos fritos con el tenedor. Las tortillas se trocean y se comen siempre con el tenedor, incluso las llamadas tortilla española o de papas y la francesa u omelette. Cualquier otro preparado de huevos se come siempre con el tenedor. Los huevos duros son una excepción, puesto que se necesita el tenedor para sujetar el huevo y el cuchillo para cortarlo.

Pescados. La mayor parte de los pescados se toman con la pala y el tenedor de pescado. Cuando no hay cubiertos de pescado, se utiliza el tenedor grande solamente, ayudándonos con un trocito de pan o de galletita. No es elegante utilizar el cuchillo común para convertirlo en pala.

Carnes. Todas las carnes se comen con cuchillo y tenedor y se trocean a medida que se va comiendo. Sólo a los niños y a las personas con dificultades para ingerir se les trocea la comida en su totalidad. Las pequeñas manías personales deben dejar paso a la elegancia. En algunos países es costumbre trocear la carnes. Después colocan el cuchillo en el borde el plato y, con el tenedor llevan a la boca lo que está en el plato junto con la guarnición.

Postres. La mayor parte de los postres se comen con los cubiertos de postre. Unos con la cuchara de postre (helados y cremas, por ejemplo) y otros con el tenedor de postre y la cuchara (tortas, frutas cocidas). Hay que emplear el sentido común. Por ese motivo algunas veces se agrega el cuchillo.

En la comida familiar cuando se sirve fruta, es posible emplear las manos. También es correcto el uso de los cubiertos de postre. Hay frutas que, con sentido común, se comen con la mano. Algunas veces las frutas se presentan troceadas.

El pan. Por lo general se coloca un platito a la izquierda de cada comensal. Puede presentarse en rodajas o en pancitos. No se corta el pan con el cuchillo, sino que se lo troza sujetando la rodaja o el pancito con la mano izquierda y haciendo fuerza con la mano derecha sobre el platito del pan. Si se ha puesto un cuchillo es para untar el pan con manteca o con un queso, no es para cortar con él el pan. También en la mesa cotidiana la panera cumple su función con la colaboración de los platitos para el pan.

Los dedos. El sentido común hará que usemos los dedos en determinadas situaciones o lugares. Por ejemplo, para comer alcauciles, sándwiches, papas fritas, pizzas, etc. Una cosa es la mesa cotidiana o familiar. Otra es la mesa de invitados. Sin embargo, no se puede hacer una distinción entre comer elegantemente y descuidadamente. De todas maneras, más adelante, volveremos a la mesa.

"Lo que se aprende en la cuna, dura", expresa el refrán lleno de sabiduría. Alabo la paciencia de una madre o de un padre cuando procuran trasmitir a los hijos ideas y valores que no han pasado de moda. Son los mismos que aprendimos de niños y que nos ayudan para que la vida nuestra sea cada día más amable y sincera. Detrás de cada gesto de cortesía hay una tarea silenciosa y llena de afecto.



Comentarios

Acerca del autor