Cómo Star Wars hizo actuar a un muerto

El regreso a la gran pantalla del actor Peter Cushing en Rogue One abrió el debate sobre el uso de los efectos especiales en la resurrección digital de figuras difuntas de Hollywood
Durante el estreno en Uruguay de la nueva película de la saga de Star Wars, Rogue One, una escena provocó el asombro de varios fanáticos del universo creado por George Lucas en la década de 1970.
En una secuencia dentro de la Estrella de la Muerte, el principal antagonista del filme, el director Orson Krennic –interpretado por Ben Mendelsohn–, debe responder ante un oficial de mayor rango conocido por ser uno de los villanos secundarios legendarios de la franquicia: el comandante Wilhuff Tarkin.

Esta es la segunda vez que el actor británico Peter Cushing aparece en una película como el despiadado gobernador del Imperio Galáctico después de su rol inicial en La guerra de las galaxias (1977).

La principal diferencia, sin embargo, es que la aparición de Cushing en Rogue One: una historia de Star Wars fue realizada gracias al uso de efectos especiales, dado que el actor falleció en 1994.

La intervención tecnológica de imágenes generadas por computadora no es nueva dentro de Hollywood, pero el regreso de Cushing a Star Wars es la mejor lograda hasta la fecha en sus intenciones de recrear una figura humana de forma digital.

Moff tarkin

Para lograrlo, el director Gareth Edwards y la productora Industrial Light & Magic –responsable de los efectos especiales de toda la filmografía de Star Wars– contaron con el poco conocido actor británico Guy Henry, quien interpretó a Tarkin durante el rodaje de Rogue One.

Posteriormente su figura y rasgos fueron alterados para asimilarse a los de Cushing, quien en su carrera interpretó a personajes como Sherlock Holmes y Victor Frankestein.

"Fue algo enorme para él, muy agradecido de su parte, porque esencialmente él estaba dando esta gran interpretación y obteniendo cero crédito por ello", dijo Edwards durante una entrevista con el sitio RadioTomes al hablar de su decision de incluir a Cushing en la historia de la mano de Henry. "Él iba a ser completamente reemplazado y después tenía que mantenerlo en secreto. Así que fue algo grande para pedirle", comentó el director.

Escenas inéditas

Gran parte del material utilizado para lograr el regreso del actor fue basado en las tomas y escenas descartadas de Cushing de La guerra de las galaxias, el único largometraje de la saga en el que participó.

Pese a que la noticia del retorno del personaje personificado con frialdad y malicia por el actor fue dada por The Daily Mail en 2015, su aparición no se mostró en ningún material de promoción y hasta hoy no se pueden encontrar capturas de sus escenas en Rogue One, que son considerados de los momentos más sorpresivos del filme al conectarlo directamente con la película de Lucas de 1977.

Los productores debieron conseguir el permiso por parte de los herederos de Cushing para utilizar la imagen del artista británico. En los créditos de Rogue One, según apuntó el portal Vulture, se pueden leer dos mensajes que hacen referencia directa a ello: "Con agradecimiento especial a Peter Cushing, OBE (Orden del Imperio Británico)" y "Agradecimientos especiales al patrimonio de Peter Cushing, OBE".
Oposición al recurso

Si bien el uso de Tarkin dentro de la historia del filme dirigido por Gareth Edwards tiene sentido dado que la historia se sitúa momentos antes de que sucedieran los eventos de La guerra de las galaxias, no todos los fanáticos han respondido de forma entusiasta a ello. En redes sociales como Twitter algunos espectadores se manifestaron en contra del hecho, que consideran "de mal gusto".

En tanto, el regreso de Tarkin también abrió el debate dentro de la industria del espectáculo, con medios como The Guardian, The Hollywood Reporter, Forbes, y The Independent, que publicaron artículos que cuestionaban la ética detrás de "resucitar" a un actor muerto para una película.

Críticos de cine como David Edelstein, de la revista Vulture, abrieron la discusión sobre un futuro no tan lejano en el que cualquier actor pueda ser reemplazado de forma digital, ya sea que esté vivo o muerto.
De todas formas, es indiscutible que lo logrado por Industrial Light & Magic en Rogue One ha subido el listón en el uso de efectos especiales que recrean humanos.

La nueva película de Star Wars es una de las 10 candidatas elegidas por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas para ser nominada al Oscar por los mejores efectos especiales.
Además, Edwards y su equipo brindan otro regreso tan espectacular como el de Cushing con otra figura muy conocida dentro del universo de Star Wars sobre el final el filme.

rogue

Su presencia, que será mejor no revelar para mantener algunos secretos del filme, logrará inmediatamente una reacción de sorpresa en los espectadores que se acerquen al cine para ver Rogue One.

Ejemplos

Paul Walker - Después de la muerte del actor durante el rodaje de Rápidos y furiosos 7 (2015) su figura fue recreada con efectos especiales y la ayuda de sus hermanos, quienes mantienen un parecido físico a Walker.

Marvel - Michael Douglas y Robert Downey Jr aparecen décadas más jóvenes en escenas de Ant-Man: el Hombre Hormiga (2015) y Capitán América: guerra civil (2016).

Marlon Brando - El actor, que murió en 2004, apareció nuevamente como el padre de Superman en Superman regresa (2006).

8.683

espectadores vieron Rogue One: una historia de Star Wars en Uruguay desde su estreno el pasado jueves, según la distribuidora local RBS, que representa a Disney –dueña de la franquicia– en el país.

Acerca del autor