Cómo superar el aburrimiento

El padecimiento crónico de este sentimiento puede llegar a significar trastornos depresivos o déficit de atención
El aburrimiento puede llegar a ser un verdadero problema cuando se vuelve constante. La falta de capacidad para mantener la atención enfocada en algo, pocas relaciones interpersonales o falta de ánimos para comenzar con una nueva actividad pueden ser las causas de que se genere el problema.

Sin embargo, sentirse aburrido no se vincula necesariamente con no tener nada en qué ocupar el tiempo. Según la revista médica de la Universidad de Harvard, mucho tiene que ver el contexto, el clima y la situación en donde se genera ese aburrimiento. "Lo que hace verdaderamente la diferencia es cuando existen sentimientos desagradables durante un período de poca estimulación. En el fondo la mayoría de nosotros distraemos esos sentimientos negativos a través del entretenimiento o la actividades recreativas, así como comprobar continuamente los celulares o ver televisión", explicó a la publicación Ronald Siegel, psicólogo de la Facultad de Medicina de la universidad y editor de una de las secciones de la revista.

"A veces, cuando hay poco en lo que involucrarnos, esos sentimientos desagradables emergen en nuestra conciencia y sentimos una sensación desagradable que identificamos como aburrimiento. Es por eso que otras veces nos conformamos solo con estar presentes en determinados momentos para no sentirnos así, como cuando disfrutamos de una puesta de sol".

Las caras del aburrimiento

Siegel afirmó que hay dos posibilidades para combatir el aburrimiento: crear distracciones propias e interesarse en el aburrimiento personal.

Para el primer punto solo es necesario ser creativo. La publicación recomienda cosas como intentar recordar un poema que se aprendió en la infancia o pensar próximos destinos para unas vacaciones mientras, por ejemplo, espera en la fila del supermercado. Sin embargo, buscar algo satisfactorio en lo que ocuparse puede ser también algo problemático. Por ejemplo, algunas personas pueden tender comer en exceso, beber demasiado, jugar a juegos de azar, o comprar compulsivamente para distraerse.

En cuanto a la segunda medida, Siegel recomendó explorar los sentimientos subyacentes al aburrimiento; esto es preguntarse qué ha causado ese sentimiento, si se está molesto, ansioso, temeroso o triste. Según este médico, es esencial llegar a la raíz de esos sentimientos para comprender y combatir definitivamente el tedio. "Una vez que hayas vuelto tu atención a estas emociones subyacentes vas a ver que en realidad hay muchas cosas significativas en cada momento", comentó.

Si descubre que el aburrimiento se convierte en un problema crónico, el especialista sostuvo que es positivo centrarse en el concepto del "aquí y ahora". Al hacerlo, las personas encuentran que logran formar conexiones con otras personas de manera más profunda, y comienzan a participar en los círculos sociales de manera más integrada.

En caso de que el aburrimiento persista, puede significar algún otro tipo de trastorno, como depresión o déficit de atención, por lo que la consulta con un especialista en salud mental es necesaria.