¿Cómo superar las preguntas incómodas en una entrevista de trabajo?

Hay que estar preparado para interrogantes tales como: "¿A qué sueldo aspira?; ¿cuál fue su mayor fracaso?; ¿qué horario prefiere?
Es un hecho que la empatía desempeña un papel fundamental para superar la primera fase de acceso a un empleo. El problema surge cuando las preguntas que plantean incomodan al entrevistad, lo que puede hacerlo perder el trabajo de su vida.

El director general de Fontevalue Consulting de España, Andrés Fontenla, entrevistó a miles de candidatos a lo largo de su carrera: "Se conoce la trayectoria del entrevistado y, en la selección, resulta crítico saber su proyección de futuro para valorar su motivación y su encaje en la posición. Esto es crítico y no siempre es tan obvio. De hecho, no es infrecuente que, tras una charla en profundidad o tras una reflexión posterior, mi interlocutor decline seguir adelante".

Escuchar y ganar tiempo resulta determinante para superar esas preguntas incómodas. Estas son algunas de las cuestiones ante las que hay que estar preparados.

Fracasos

La consultora de MOA BPI Group, Concepción Montero, afirma que con los fracasos se quiere medir la capacidad de reacción del candidato; saber cómo actúa en situaciones de tensión, comprobar si es resolutivo y si mantiene la calma ante preguntas comprometidas.
Fontenla añade que "la respuesta proporciona muchas pistas sobre la capacidad de aprender de los errores y crecer ante la dificultad, así como sobre su autoconocimiento y honestidad emocional".

Franqueza

Según los expertos, demostrar sinceridad llevará por el buen camino al candidato ante cualquier cuestión. "Si el candidato es capaz de hablar sobre sus frustraciones y conflictos es un punto a su favor. Para que la apreciación sea favorable creo necesario también que pueda ofrecer un contrapeso, es decir la interpretación positiva de dicha situación o aprendizaje que ha sacado en claro", apuntó Fontenla.

Tensión

Uno de los asuntos que puede hacer fracasar una buena entrevista es la tensión que se genera entre ambos participantes. Montero explica que el entrevistador debe ser en todo momento un profesional y no puede permitirse un comportamiento impropio.

"Quizá ese 'mal día' sea una estrategia y en realidad estamos ante una entrevista de tensión, en la que se pone a prueba al candidato midiendo competencias como la tolerancia al estrés, la iniciativa o el control emocional", destacó
.

Estar listo

La naturalidad es un buen antídoto para los especialistas. Aunque recomendaciones para superar una entrevista laboral hay miles, no existe un manual infalible para el éxito. Los expertos también coinciden en que es necesaria una cierta preparación. "Debemos tener clara nuestra trayectoria profesional, logros y competencias", concluyó Montero.

Fuente: Expansión - Ripe

Populares de la sección