Cómo trabajarán los fiscales en el nuevo proceso penal

El fiscal de Corte les asignó las nuevas tareas a los 26 fiscales penales; ya no existirá Crimen Organizado
Con la puesta en práctica del nuevo proceso penal, previsto para el 16 de julio, los fiscales cambiarán la forma de trabajo. Además de ser los que llevarán adelante la investigación y darán las órdenes a la Policía, ya no se dividirán en Crimen Organizado y Penal como ahora, sino que se dividirán por áreas de los delitos que investigarán.

Según les comunicó el fiscal de Corte, Jorge Díaz, este viernes a los 26 fiscales penales, diez de ellos entenderán en Flagrancia, y atenderán los casos en que la Policía detiene a los delincuentes en el momento en que están cometiendo el delito, o en las horas posteriores al crimen.

Esos diez fiscales serán los que estarán de turno alternadamente, cinco una semana y cinco la otra. A su vez de ellos, cuatro estarán de turno durante el día y uno lo hará en la noche. Durante el día, se dividirán la tarea por las cuatro zonas policiales en las que se divide la ciudad.

Según informó Díaz en persona a los fiscales, quiénes ocuparán esa tarea serán: Adriana Edelman, Gabriela Fosatti, Estela Llorente, Leonardo Morales, Carlos Negro, Diego Pérez, Brenda Puppo, Pablo Rivas, Gilberto Rodríguez, y Gustavo Zubía.

Además de ser los que llevarán adelante la investigación y darán las órdenes a la Policía, ya no se dividirán en Crimen Organizado y Penal como ahora, sino que se dividirán por áreas de los delitos que investigarán.

Los juicios en los que los fiscales de flagrancia no logren reunir las pruebas para que los jueces dicten sentencia, serán seguidos por otros fiscales. A su vez, estos investigarán las denuncias que sean presentadas ante la Policía o ante la fiscalía, así como denuncias anónimas u otro tipo de denuncias.

Se dividirán por áreas de investigación. Los homicidios estarán a cargo del fiscal Juan Gómez; los casos de Drogas serán investigados por la fiscal Mónica Ferrero; los delitos económicos y corrupción estarán a cargo de Enrique Rodríguez; los delitos sexuales o de género serán indagados por las fiscales Mariela Luzzi y Jacqueline Castelli, en tanto los delitos de violaciones a los Derechos Humanos serán investigados por la fiscal Ana Tellechea, una vez que por ley se cree esa fiscalía.

Para investigar los restantes delitos estarán los fiscales Sandra Boragno, Adriana Costa, Ricardo Perciballe y Carlos Reyes.

A su vez hay cuatro fiscales que se quedarán con todos los casos iniciados bajo el actual proceso penal inquisitivo que sigan en trámite. Luis Pacheco, para la materia de Crimen Organizado. Es decir que los casos de ANCAP, Pluna, Conmebol, la ruta del dinero K, Lava jato quedarán a su cargo. Mientras que los casos de penal quedarán bajo la supervisión de las fiscales Dora Domenech, Raquel González y Silvia Porteiro.

Las dudas que persisten

Cada fiscal que asume un caso deberá completar los datos en el Sistema de Información de Proceso Penal Acusatorio de Uruguay (Sippau). Ese sistema, que aún se está desarrollando, llevará el registro único de todas las denuncias en el sistema penal. Según explicó la fiscal Patricia Marquisá, encargada de poner en marcha el nuevo proceso penal, ese sistema va a interoperar con el Ministerio del Interior y con el Poder Judicial.

De todos modos, el juez, que en el nuevo proceso se limitará a presidir la audiencia, y juzgar a los indagados con las pruebas que reúna el fiscal, no tendrá acceso a las actuaciones de la fiscalía porque no participará de la investigación. Sólo podrá recibir solicitudes de allanamiento que le pida el fiscal y autorizarlas.(*)

De todos modos, hay aspectos que aún no están claros sobre la forma en la que trabajarán los fiscales y por eso en el organismo hay unanimidad de opiniones sobre la necesidad de aplazar la aplicación del nuevo código. Por ejemplo, no se sabe si interrogarán a los indagados directamente en la audiencia judicial, o si lo harán previamente como forma de recabar más pruebas sobre el caso. El abogado deberá estar siempre presente cuando su defendido declare.

Según señalaron a El Observador fiscales consultados, trasladarse a la comisaría no parece viable porque les llevará mucho tiempo y tampoco podrán llevar a los indagados a la Fiscalía para interrogarlos, ya que las obras en el edificio donde trabajarán los fiscales penales no estarán concluidas en julio. El carcelaje será ubicado en el subsuelo del edificio.

De todos modos, hay aspectos que aún no están claros sobre la forma en la que trabajarán los fiscales y por eso en el organismo hay unanimidad de opiniones sobre la necesidad de aplazar la aplicación del nuevo código.

Otra modificación sustancial del nuevo proceso es que ya no será escrito, sino oral y público. Los fiscales ya no recibirán pesados expedientes sino que contarán con archivos de audio. Las audiencias quedarán registradas en un sistema de audio, denominado Audire, del que poco conocen ya que no han sido entrenados en su uso, explicaron a El Observador los fiscales.

(*)Esta nota fue modificada para explicar como funcionará el Sippau y aclarar que los jueces no accederán a la investigación

Populares de la sección