Cómo volverse vegetariano sin morir en el intento

Es algo que se debe meditar bastante y existen algunas claves a tener en cuenta en el proceso


Cambiar la forma de alimentación de una dieta omnívora a una vegetariana no es tan sencillo como se cree.

Lo primero: considerar la alimentación actual

Cuando alguien quiere cambiar su dieta al vegetarianismo, el primer paso es analizar cuáles son los alimentos que más comúnmente se encuentran en la mesa. Esto se debe a que no será lo mismo el cambio si actualmente se consume mucha carne que si se ingieren variedad y cantidad de vegetales por día. En algunos casos, por lo tanto, puede ser útil comenzar por modificar pequeñas cosas de la dieta antes de dar el gran salto de un día para otro. Por ejemplo, pueden ir incorporándose más vegetales y legumbres poco a poco, probar alimentos veganos, sustitutos de carnes y lácteos de origen vegetal, hasta lograr incorporarlos por completo.

Lo segundo: elegir el tipo de dieta vegetariana

Existe una amplia variedad de opciones en lo que a dieta vegetariana se refiere. Se puede ser vegetariano estricto o vegano y consumir alimentos únicamente de origen vegetal, o bien incluir determinados productos animales. Así, se podrá optar por ser ovo vegetariano, lacto vegetariano u ovo lacto vegetariano en caso de incluir huevos, lácteos o ambos respectivamente. También se puede ser más flexible y llevar una dieta vegetariana sin que eso impida incluir alimentos de origen animal, pescado o incluso carne roja de forma ocasional o en algún evento social.

Lo que se debe tener en cuenta es que en función de la elección que se haga estará la planificación que se deba llevar a cabo, y que, cuanto más limitada sea la dieta, más cuidados se deberán tener.

Lo tercero: aprender qué y cómo cocinar

Aprender a cocinar puede ser un gran aliado en la transición hacia el vegetarianismo, ya que es más fácil cuando se sabe qué productos usar y cómo emplearlos en la cocina. De todos modos, siempre están las aplicaciones móviles, blogs y otros sitios que pueden ser de gran ayuda. Lo que sí es real es que una dieta vegetariana no implica vivir únicamente de ensaladas, sino que se debe aprender a sustituir platos a base de carnes, huevos y lácteos en caso que no se consuman.

Por último: planificar y organizar para que no falten nutrientes en la dieta

Y así prevenir deficiencias de vitaminas, minerales y proteínas provenientes de alimentos de origen animal. Es importante saber cómo obtener proteínas completas usando solo ingredientes vegetales, así como también, cómo evitar que falten micronutrientes críticos en la dieta vegetariana. Para ello siempre es recomendable consultar con un nutricionista previamente a cambiar el modo de alimentación.

También se puede acudir a alimentos o ingredientes fortificados, por ejemplo, en vitamina B12 o en hierro, e incluso a suplementos nutricionales, sobre todo en el caso de los veganos que son quienes mayor cuidado deben tener.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Directo a paladar