Complementos y suplementos nutricionales

Mitos y verdades sobre los complementos nutricionales para deportistas

Por Daniel Ríos

Cada vez más se ve en los gimnasios a aquellos deportistas o aficionados que "se nota que toman algo". En un momento, recurrir a sustancias que dieran mayor capacidad para entrenar era sinónimo de dopaje. No había demasiada información y los lugares donde comprar suplementos y complementos eran escasos. Hoy, sin embargo, el recurrir a ellos es visto como un acto normal sin consecuencias negativas

Maximiliano Cáceres es director de Wikimusculos.com, una plataforma online que comercializa y distribuye suplementos y complementos nutricionales. Por su experiencia, puede afirmar que los suplementos más vendidos son las proteínas, entre ellas la de soja, la de carne, la albúmina del huevo y la proteína de suero de leche. Cáceres sabe que no es sencillo cumplir con determinados objetivos alimenticios, por eso sostiene que los suplementos entran en juego en ese momento. "Permiten cubrir ciertos vacíos que puedan existir en una determinada dieta para cumplir con los requerimientos nutricionales diarios. Esos vacíos pueden ser por una cuestión de comodidad y oportunidad (es difícil comerte 150 g de pollo a las cinco de la tarde al terminar de entrenar o en la oficina a las 10 de la mañana) o en determinados deportes y disciplinas con dietas muy estrictas, pueden existir otro tipo de limitantes que obliguen al atleta a recurrir a suplementos para llegar a los requerimientos", explica.

En el caso de los hombres, ganar masa muscular suele ser uno de los objetivos primarios al ingresar a un gimnasio. Por eso las proteínas se llevan las preferencias. "Las proteínas son uno de los nutrientes más importantes a la hora de crear tejidos del cuerpo como el músculo. Cuando se comienza a entrenar, una de las recomendaciones más importantes es la de aumentar el consumo de proteínas para ganar mayor volumen muscular. Estas también pueden conseguirse de forma natural a través de algunos alimentos, como carne, pescado, pollo, huevos o alimentos derivados de la leche", dice Cáceres.

Proteínas para no deportistas

Hay productos que combinan varias matrices de proteínas que buscan prolongar el tiempo de digestión. Son consumidos por todo tipo de personas y deportistas para ganar masa muscular, mantener el nivel ganado o para perder grasa. "Básicamente, el mayor beneficio que aportan es comodidad y oportunidad. Casi todos los especialistas coinciden en que lo ideal es comer y estoy de acuerdo. Sin embargo, para la gran mayoría de los deportistas amateurs, es difícil conseguir el tiempo para comer como corresponde. Los batidos proteicos permiten esa comodidad y facilidad —especialmente para las comidas posentrenamiento— y contribuyen a cumplir con los requerimientos nutricionales diarios y a no caer en tentaciones como alfajores o galletitas, que alejen de los resultados buscados".

Existen varios suplementos para acelerar la recuperación posentrenamiento, tanto de proteínas como de aminoácidos. También existen otros para obtener energía durante los entrenamientos o las carreras. Los más populares son los geles a base de carbohidratos simples, que se transforman rápido en glucosa y permiten obtener energía a corto plazo. "Si miramos a la suplementación como algo aparte de la nutrición, la colaboración en el rendimiento es mínima. Un deportista equis puede hacer un plan que incluya muchos suplementos y vitaminas, pero si no se alimenta acorde a sus objetivos difícilmente obtenga el rendimiento esperado. Por otra parte, un deportista que no utiliza suplementos pero se alimenta de forma correcta puede obtener excelentes resultados", afirma Cáceres. Lo que cada uno debe determinar es qué significa "comer acorde a los objetos de forma correcta", ya que mucha gente no lo tiene claro y cree que se alimenta correctamente cuando en realidad no lo hace. Por eso, es importante buscar asesoramiento con un nutricionista u otro profesional.

Parecido pero distinto

Muchas veces los términos se usan indistintamente, pero complementos y suplementos no son lo mismo. Los suplementos intentan cubrir aquellos nutrientes (minerales o vitaminas) que el cuerpo no puede obtener de los alimentos. Están dirigidos, sobre todo, a personas que sufren deficiencias nutricionales o alguna enfermad, son de edad avanzada, están en época de gestación o realizan un deporte con un entrenamiento profesional. Suelen presentarse en formato de comprimido, cápsula, líquido, polvo y gelatina ligera; y se recomienda tomarlos solo con una prescripción médica previa.

Por su parte, los complementos se utilizan para incrementar y reforzar los nutrientes de la dieta, no para suplirlos. Están dirigidos a personas que realizan grandes esfuerzos físicos —como los deportistas— y suelen ser preparados concentrados de fácil asimilación, como batidos de proteínas, barritas energéticas, carbohidratos y extractos, pero también pueden encontrarse en alimentos como cereales y leches adicionadas.