Complicado para la invernada

Cotizaciones del ganado gordo presionadas hacia abajo por la industria y valores para terneros afirmados por la demanda en pie desde el exterior
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador Agropecuario

El año comenzó complicado para la invernada. Cotizaciones del ganado gordo presionadas hacia abajo por la industria y valores para terneros afirmados por la demanda en pie desde el exterior estrangulan los márgenes en su ecuación económica. La faena de vacas mantiene su senda alcista con precios en el mercado que atraen la liquidación de vientres. Son señales de corto plazo con una producción que hacia adelante debe avanzar ocupando la superficie que libera la agricultura.

El índice flaco/gordo (cociente entre el precio del ternero y el novillo en pie) arrancó 2016 en fuerte ascenso, con mayor firmeza desde la reposición. La semana pasada alcanzó su mayor nivel desde mediados de abril de 2014, con 1,307, considerando las referencias promedio para la semana pasada de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) de US$ 1,63/kg en pie para novillo y un promedio de US$ 2,13 para las categorías de terneros.

Un año atrás el valor era 1,17, con valores del novillo y ternero de US$ 1,76 y US$ 2,06, respectivamente.

La firmeza de la reposición, en un mercado donde la demanda supera a la oferta, se aprecia sobre todo en el ternero entero, que es lo que demanda la exportación en pie. Algunos consignatarios destacaron también que se concretan algunos negocios con dicho destino en novillos castrados pesados. En otras categorías, las relaciones de precio con el ganado gordo no son tan favorables.

Por ejemplo, la vaca preñada vale más en frigorífico que destinada a reposición por un tema de mercado. Si se tiene en cuenta un precio promedio de US$ 2,74/kg en cuarta balanza para la vaca y en pie US$ 1,30 –si es gorda, suponiendo 470 kilos– el destino de frigorífico implica un ingreso de cerca de US$ 600 por animal.

En tanto, los valores declarados en la planilla de ACG para esta categoría estuvieron entre US$ 480 y US$ 550. En la vaca de invernada los márgenes para reponer son estrechos también, con una relación prácticamente uno a uno con la vaca gorda.

centrales 1.jpg

Corto y mediano plazo


Oportunidades de precio en el corto plazo determinan que se liquiden vientres, algo que en el mediano plazo debería menguar para que ayude a aflojar la faena de vacas. Esto, eventualmente, ayudaría a que haya una pequeña recomposición en los números de cara a un mayor traspaso de área desde la agricultura hacia la ganadería. En el comienzo del año la faena de vacas, al igual que en 2015, sigue destacándose.

En 2016 se llevan faenadas 66.536 vacas, 56% más que en el mismo período un año atrás. La participación de vacas en la faena total del año pasado alcanzó el 49% y el volumen llegó a 1,076 millones de cabezas, 10% más que un año antes y su mayor nivel desde 2010. Un dato relevante fue el incremento de la faena de vacas lecheras y habrá que ver si eso continúa a lo largo de 2016.

La sequía y la priorización de "hacer caja" partiendo de un stock récord según Dicose con 4,67 millones de cabezas en 2014 jugaron en la evolución de la faena. La faena de las categorías más jóvenes de vacas fue importante. En el 2015 se faenaron 235.254 vaquillonas, 27% más que en 2014, es decir, arriba de 50 mil animales más. Dado que la faena de novillos estuvo estable, solo 0,4% por encima del nivel de 2014 con 1,081 millones, la faena de vacunos registró un aumento anual de 5% totalizando 2,204 millones de reses.

Uno de las interrogantes iniciado el año es si efectivamente se dará una salida de terneras o vacas hacia Argentina, país que está en pleno proceso de recomposición del rodeo. Todavía no se ha ajustado el protocolo sanitario entre ambos países. Mientras se ha hablado de terneras saliendo hacia ese país, técnicos del Instituto Nacional de Carnes (INAC) consideran que el mayor interés sería por negocios "más cortos" para aumentar la oferta de carne y moderar el alza de precios internos.

Como reconocen representantes de gremiales de criadores, si la demanda es por categorías jóvenes, podría ser un buen negocio en el corto plazo y también podría afectar la reposición futura en el mediano plazo. A esto hay que sumarle las dificultades que se han registrado en varias zonas del país para la preñez con tasas relativamente altas de anestro (falta de celo), especialmente en las regiones más castigadas por el déficit hídrico el año pasado.

centrales 2.jpg

Oferta en la región


En el INAC se observa el regreso de Argentina y la alta competitividad de Brasil con atención, pero sin alarma. El gerente de información del instituto, Pablo Caputi, consideró que la ganadería uruguaya está "al acecho" con una producción muy madura y estable remarcando que la tasa de extracción se mantuvo en 2015 cercana al 20%. En tanto, la invernada y la cría están quietas sin variaciones en suplementación, una edad media de faena de novillos que quedó en tres años y una tasa de destete que permanece en 64%.

Caputi indicó al El Observador Agropecuario que debe considerar la competencia Argentina, pero en mercados como Israel o la Unión Europea con una recuperación de la oferta que no llevaría un par de años. En cambio, sostuvo que es imposible no mirar a Brasil en mercados como China.

Para el especialista, junto a Paraguay son los países de la región los que pueden influir en el corto plazo, si bien ambos se enfrentan a situaciones desafiantes.

"Creo que Brasil es el más afectado por la devaluación que fue muy fuerte y la recesión. No lo veo reaccionando mucho en oferta, pero hay que considerar que tiene una capacidad de sustitución que le permite sacar producción del mercado interno al externo fácilmente", agregó.

Para Alejandro Berruti, broker del mercado de carne, la mira debe ponerse en Argentina teniendo en cuenta que los costos de producción son inferiores a los de Uruguay, el grano es más económico lo que favorece la ecuación de grano-carne y hace más competitiva su participación en la cuota 481. En tanto, el marketing de sus carnes también es bueno y eventualmente podría acceder a mercados a los que llega la carne uruguaya.

Berruti coincidió en que Argentina todavía no cuenta con la oferta suficiente de animales pesados para llegar con el ganado que necesitan algunos de los principales mercados. Y con un stock desarmado que comienza su recuperación "se genera una demanda en el mercado que tonifica los precios". Y eso lo puede "capitalizar" Uruguay, tanto en ganado como en carne.

Hoy las plantas que podrían vender carne a Argentina son las que tienen habilitación de la Unión Europea y Estados Unidos. En caso contrario, deben estar autorizadas por el servicio sanitario argentino. El potencial de cortes a vender sería el asado, colita de cuadril, peceto y matambre, indicó el broker.

centrales 3.jpg

Luces amarillas por costos y baja productividad


Operadores de grupos brasileños presentes en Uruguay y ejecutivos nacionales advirtieron por el mayor costo de la producción e industrialización de carne en el país, en un escenario de mayor competencia, especialmente con el demorado ingreso de Argentina al mercado.

Miguel Gularte, presidente para el Mercosur de JBS, consideró que si bien Argentina demorará algo más en tener el tipo de ganado requerido por la exportación, finalmente estará más agresivo en el mercado disputando mercados a Uruguay.

"Uruguay siempre va a tener su papel. Tiene estabilidad muy grande en su forma de producir. Uruguay es un país productor de carne de calidad y de carne de nicho. Creo que eso siempre va a tener espacio y consumo. Pero no hay que olvidar que Argentina volvió al mercado a competir con el nicho de mercado que Uruguay ocupo hábilmente en los últimos años. Es una realidad", dijo al programa Tiempo de Cambio de radio Rural.

El presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) y director del Frigorífico Las Piedras, Alberto González, afirmó que en los últimos 15 años la ganadería no tuvo crecimiento, en entrevista con el programa Agronegocios Sarandí, de radio Sarandí. Puntualizó que lo ideal, más que producir tres millones de terneros, es producir esa cantidad de novillos para faena. Actualmente no hay más que un millón para faena, dijo.

Gularte opinó que Uruguay "debe hacer los deberes", ya que por un tema de tipo de cambio y costos es uno de los países más caros de la región. "Y no es el más productivo", advirtió.

Uruguay debe seguir elevando niveles de productividad, no solo a nivel de industria sino también de campo, comentó. Así como trabajar en costos de producción. "Si Uruguay hace esas dos cosas y hace las cosas bien, como en los últimos años, tiene oportunidad de pelear con los competidores que hoy están en el mercado", comentó.

centrales 4.jpg



Populares de la sección