Con Temer en picada, el gobierno rememora su apoyo a Rousseff

El Ejecutivo reafirma la posición que adoptó hace nueve meses y sigue de cerca la situación de Brasil
Después de todo no estábamos tan errados, pensó un integrante del Ejecutivo muy cercano al presidente Tabaré Vázquez al rememorar las pocas palabras que el gobierno uruguayo escogió para expresarse sobre la salida de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil el pasado primero de setiembre.

"Más allá de la legalidad invocada, el Gobierno uruguayo considera una profunda injusticia dicha destitución", expresó ese día el Ejecutivo a través de un comunicado de la cancillería, en el que el guiño hacia la vieja amiga de la izquierda uruguaya debía ser contrastado con mesura diplomática.
Prácticamente nueve meses después de ese día tenso, el gobierno uruguayo vuelve a mirar hacia el noreste para ver al vecino –el estado más poderoso de la región- con una inestabilidad institucional ininterrumpida. Quizás por eso sea que desde aquel primero de setiembre la relación bilateral se maneja en el segundo escalón, tal como explicó el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, en una entrevista con El Observador publicada el 24 de diciembre.

"Brasil tiene una situación política de alta inestabilidad. Los casos de corrupción siguen apareciendo. Todos leemos los diarios y sabemos lo que pasa en Brasil. Hemos resuelto que las relaciones se lleven al nivel de las cancillerías", dijo el ministro en aquel momento.

Las palabras de Nin Novoa no perdieron vigencia y la relación permanece en la esfera de la diplomacia a juzgar por el único encuentro de pocos minutos que Vázquez y Michel Temer mantuvieron en Nueva York en agosto del año pasado en ocasión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Visto el panorama actual de denuncias de sobornos y un presidente que sale aclarar que no renunciará, en el Ejecutivo vuelven a abrir el archivo de los comunicados para sacar aquella declaración del primero de setiembre. Y con la lapicera subrayan: "injusticia".

Discrepancias

Las posibles consecuencias de la inestabilidad brasileña generan diferentes interpretaciones en el gobierno, que está inmerso en un proceso de negociación de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea junto al resto de los socios del Mercosur.

Desde hace varias semanas el Ejecutivo uruguayo celebra los avances que se logran en las negociaciones. Aunque las partes aún no abordaron los temas más sensibles de la negociación –como la oferta agropecuaria y la discusión de la propiedad intelectual-, el gobierno es optimista de que podrá cerrar el año con un preacuerdo o la inicialización del TLC. Los gobiernos de Alemania, España e Italia expresaron en encuentros bilaterales su posición favorable a la concreción del acuerdo y, con la victoria de Emmanuel Macron en Francia, el gobierno vio cartón lleno como para poder gritar bingo.

"Se dan condiciones políticas muy positivas para que podamos avanzar en esa dirección", dijo el presidente uruguayo Tabaré Vázquez el 11 de mayo junto a su par italiano Sergio Mattarella a su lado.

La posibilidad de que esta corriente de optimismo se convierta en un hecho concreto en el panorama actual de Brasil divide las aguas en el Ejecutivo. El ministro de Economía, Danilo Astori, dijo ayer que "la inestabilidad no ayuda ni para el acuerdo con la Unión Europea ni para ningún otro objetivo importante". Sin embargo, subrayó que en ningún otro momento del pasado cuarto de siglo Brasil estuvo "tan cerca" de la posición de los demás socios del Mercosur respecto a la necesidad de concretar un acuerdo de libre comercio.

Por su parte, el canciller Nin Novoa entiende que la actual crisis política brasileña no interferirá con las negociaciones que están en curso. De todas maneras, el ministro destacó que hay una "incertidumbre muy grande" que puede hacer que nadie, a nivel regional, se arriesgue a tomar decisiones lo cual valoró de forma negativa.

El gobierno hará un seguimiento "detallado" de la situación en Brasil para ver de qué forma impacta en Uruguay. "Hay que estar muy atentos en cuanto a los posibles pasos que haya que dar", dijo Astori.

Populares de la sección

Acerca del autor