Con un ojo en el Pacífico por el comercio

Cancillería prioriza la negociación del Mercosur con Europa sin descuidar el TransPacífico
La cancillería tiene como objetivo abrir todos los mercados que pueda para colocar la producción de Uruguay, un país que produce alimentos para más de 30 millones de personas y tiene un mercado interno pequeño. En estas horas la atención de los negociadores está centrada en las ofertas que intercambiaron el Mercosur y la Unión Europea que apuntan a formar una zona de libre comercio. Europa también negocia un acuerdo amplio con Estados Unidos y otro con India. La agenda externa del Mercosur es reducida y eso fue criticado por Uruguay, que aspira a ampliarla.

El Ministerio de Relaciones Exteriores tiene esperanzas en avanzar en el acuerdo con Europa, aunque no pierde de vista la negociación del Trans Pacific Partnership Agreement (TPP), que negocian 12 países, varios de los cuales son competidores de Uruguay. Por el momento ningún nuevo socio puede incorporarse al TPP.

Sin embargo, la cancillería presta atención a la formación de ese bloque, que de concretarse puede encarecer el ingreso de productos nacionales. Ante eso, el canciller Rodolfo Nin Novoa ya recibió la información que pidió a varias embajadas de Uruguay respecto al TransPacífico, para evaluar las ventajas y los riesgos de eventualmente incorporarse a ese bloque.

Luego que el acuerdo TransPacífico quede cerrado, lo que se espera para dentro de dos años, recién ahí, una especie de jurado de admisión formado por países socios estudiará las solicitudes de ingresos, y para ese momento Uruguay espera estar preparado para tomar una decisión.
Actualmente no hay ninguna posibilidad de ingresar.

Brad Freden, el encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos en Montevideo, dijo a El Observador que una vez culminada la negociación del TransPacífico, los países deberán ratificarlo y recién entonces se analizarán las solicitudes de ingreso. "El interés deberá venir de Uruguay, no vamos buscando nuevos socios", comentó.

Nin Novoa explicó que con el TransPacífico el comercio agrícola se incrementará en US$ 8.500 millones más entre los países del acuerdo y además habrá un desvío de comercio de US$ 3.500 millones. "Eso quiere decir que productos que compran esos países afuera del TPP por 3.500 millones, no los van a comprar más afuera, se los van a comprar entre ellos. Eso es lo que a nosotros nos debe preocupar porque ahí están nuestros competidores, como Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos", afirmó. "Nosotros contra ellos competimos por empatar, no por ganar, para que no nos cueste puestos de trabajo, para que no nos cueste ingresos ni oportunidades, ese es el peligro que tenemos. Porque toda la cadena productiva, que está fuertemente eslabonada, cuando se resiente un eslabón, ese eslabón hace resentir toda la cadena en su conjunto", dijo el ministro la semana pasada en el Parlamento cuando concurrió a un homenaje al diplomático fallecido Julio Lacarte Muró.

El TPP lo negocian Brunéi, Nueva Zelanda, Australia, EEUU, Canadá, Chile, Singapur, Japón, Malasia, México, Perú y Vietnam.

Un informe de la Facultad de Ciencias Empresarias de la Universidad Católica, firmado por Ignacio Bartesaghi, Carmen Estrades y Marcel Vaillant, respecto al TransPacífico, estableció las ventajas de seguir ese camino que según entienden supera los riesgos. Señalan que la mayoría de los países no integrantes del TransPacífico se verá perjudicada por la concreción de ese acuerdo principalmente porque se espera una caída de las exportaciones hacia los socios que hoy negocian el TPP.

Uruguay se encuentra dentro de los países que recibirán un impacto negativo, advirtieron. Para los autores, Uruguay también debe seguir una línea de acercamiento profundizando los acuerdos comerciales preferenciales existentes con los países de la Alianza del Pacífico, que integran Chile, Perú, Colombia y México.

Uruguay coordinará la negociación con Europa

A pesar que en el mes próximo Venezuela asumirá la presidencia semestral del Mercosur, se acordó que Uruguay continúe coordinando las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea que tienen como objetivo formar una zona de libre comercio. Venezuela no forma parte aún de la negociación entre Mercosur y Europa. Fuentes diplomáticas de la Unión Europea en Montevideo destacaron como positivo el hecho que sea Uruguay quien siga coordinando el diálogo.

El canciller Rodolfo Nin Novoa señaló que Francia, Polonia e Irlanda están entre los países que más resistencias ofrecen del lado europeo a firmar con el Mercosur. Las ofertas de ambos bloques no conforman del todo a las delegaciones. En los próximos días, Nin Novoa mantendrá una reunión con los cancilleres del Mercosur para analizar la oferta de desgravación de Europa. Las exportaciones de la Unión Europea al Mercosur pagan derechos aduaneros por US$ 4.500 millones por año, indicó Cecilia Malmstrom, comisaria europea de comercio. "Los beneficios potenciales vinculados al acuerdo de libre comercio (con el Mercosur) son evidentes", dijo el lunes pasado en la Eurocámara reunida en Francia.

Alertan por impactos en el país

Un informe de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica titulado Nuevos acuerdos comerciales en el Pacífico, oportunidades y amenazas para Uruguay, determinó que varias negociaciones en marcha en la zona Pacífico pueden afectar exportaciones del país.
La finalización del acuerdo Trans Pacific Partnership Agreement (TPP) y la Alianza del Pacífico "podría suponer una caída en las exportaciones uruguayas de bienes agrícolas y alimentos de 0,29% en términos reales y una caída del PIB real del 0,045% anual", según el documento al que accedió El Observador.

"La caída de bienestar de Uruguay está asociada a una pérdida de mercado para sus exportaciones, especialmente hacia México, Colombia, Estados Unidos y Japón; y concentrada en productos de exportaciones tradicionales como son los lácteos, carne y alimentos, y en algunos productos manufacturados como químicos y autopartes", afirman los autores Ignacio Bartesaghi, Carmen Estrades y Marcel Vaillant.

Por otro lado, las simulaciones realizadas plantean que en el año 2040 el producto per cápita en el camino del Trans Pacific y el Acuerdo del Pacífico "casi duplica el que se alcanzaría quedando afuera de ambos acuerdos". "Es decir, a pesar de que el impacto de corto plazo puede ser no muy grande, el acumulado en el modelo dinámico de 22 años de trayectoria sí lo es", sostuvieron los autores del trabajo. Utilizar la estrategia de la Alianza del Pacífico o Japón reduce el costo de quedarse afuera, pero implica un resultado menor en relación con integrarse al TPP.

También marcaron algunas falencias del Mercosur. "La performance de la integración regional con los países del Mercosur dejó al país con un conjunto de acuerdos comerciales preferenciales muy reducido. Los hechos han demostrado que la negociación conjunta en el Mercosur más que favorecer los intereses de Uruguay lo han perjudicado", concluyeron.



Populares de la sección

Acerca del autor