Conductores de Uber piden regulación para evitar amenazas

Aseguran que trabajan en "inseguridad permanente" por taxistas
Conductores de la empresa Uber solicitaron la regulación de su actividad laboral para dejar de ser víctimas de amenazas y agresiones por parte de taximetristas.

Esta semana, la Asociación de Conductores Uruguayos de Aplicaciones concurrió a la Comisión Especial de Innovación, Ciencia y Tecnología de la Cámara de Representantes para transmitir este planteo a los legisladores.

Los trabajadores argumentan que, en la actualidad, desarrollan su actividad "con complicaciones" ante los "controles excesivos" que se hacen por parte de la intendencia, pero también por la exposición constante a las agresiones de los taximetristas.

"No estamos trabajando cómodos, sino en la inseguridad permanente, todos los días: nos tiran gas pimienta en los ojos, nos hacen apretadas con los autos, no podemos dejar el auto afuera porque aparece rayado o con los ópticos o los parabrisas rotos", contó a los legisladores uno de los integrantes de la asociación, Andrés Hernández, según se desprende de la versión taquigráfica.

Otro de los representantes de la asociación, Esteban Queimada, contó que la violencia que viven los choferes de Uber en la calle es "cada vez peor" y si bien "hay muchos casos denunciados", otros "no se han denunciado por temor".

"A mí un taxista me sacó un arma. Por miedo no lo denuncié. A los pocos días me sucedió la misma situación. ¿Hasta cuándo va a seguir esto? ¿Tiene que terminar con una muerte? Lo único que pedimos es que esto se regularice para poder seguir trabajando tranquilos", sostuvo Hernández.

En ese sentido, la Asociación de Conductores manifestó su interés por que se regule su actividad en el ámbito normativo, para que no se los acuse de ser "delincuentes" ni "evasores de impuestos"; sino que se los considere como "trabajadores uruguayos independientes". "Queremos que el gobierno nos diga qué camino debemos tomar y no culparnos por no haber podido regular a una empresa multinacional", agregó.

De acuerdo con los datos presentados por la asociación ante la comisión parlamentaria, hoy en día, Uber tiene registrados cerca de 4 mil conductores de los cuales 3.500 cumplen ocho horas diarias de trabajo y los restantes 500 trabajan part-time. Queimada dijo que esta información surge de las asambleas de trabajadores y de los grupos de Whatsapp que tienen entre 250 y 300 integrantes, pero que "de a poco se van sumando".

En defensa del trabajo

Los trabajadores argumentaron que la actividad laboral que les permiten las aplicaciones de transporte representan "una mejor calidad de vida" para personas que tienen dificultades para conseguir trabajo en el mercado.

"El perfil de todas las personas que trabajan con aplicaciones muestra que han sido excluídos del mercado laboral por edad. Hay muchas jefas de familia que no pueden tener una relación de dependencia y tienen que compartir el tiempo de madre y de trabajadora. Esta es una actividad que lo permite debido a su flexibilidad horaria", contó Queimada.

En ese sentido, dijo que los reclamos de la asociación no son en defensa de Uber sino de las condiciones de empleo para los conductores. "No vamos a abogar por los derechos de ninguna empresa. Nosotros defendemos el trabajo", dijo.

En la misma línea se expresó Juan Diego Menghi, abogado de los trabajadores, quien aseguró que los conductores están "de acuerdo con que las multinacionales, o cualquier empresa, pague los impuestos que deba pagar"; pero que corresponde la creación de "un marco jurídico" que permita a los conductores "trabajar y hacerlo en paz".

"Estamos totalmente dispuestos a cumplir con todas las formalidades que la ley establezca, ya sea sacar la libreta profesional o realizar los cursos que la reglamentación considere adecuados", sostuvo.

Por otra parte, los trabajadores opinaron que la normativa tradicional sobre transporte "no es la adecuada para regular este tipo de aplicación", por lo que solicitan que se cree una nueva categoría de transporte dentro de la norma, con sus reglas propias. "Queremos estar en el marco legal, queremos pagar –lo hemos manifestado muchas veces-, pero no podemos ajustarnos a la norma vigente del servicio de transporte actual, porque es una actividad que, aunque se emparenta, es totalmente distinta", dijo Queimada.

Asimismo, se refirieron al proyecto de ley que está elaborando la comisión para crear un marco regulatorio para las aplicaciones que brindan servicios. En ese sentido, consideraron que el proyecto los "perjudica" ya que, a diferencia de las restantes, las de transporte sí trabajan con mano de obra uruguaya.

Proyecto se vota en comisión el lunes

El proyecto de ley denominado Prestaciones de Servicios Mediante Plataformas Infromáticas, será evaluado y votado el próximo lunes por la Comisión Especial de Innovación, Ciencia y Tecnología. El proyecto apunta a la regularización de los servicios, mediante el registro en la DGI y BPS de las empresas, de manera que paguen los aportes correspondientes al Estado. Asimismo, establece derechos y obligaciones para con los trabajadores.


Populares de la sección