Congreso de EEUU levantó por primera vez un veto de Obama

Voto conjunto de partidos muestra debilitamiento político del mandatario
El Congreso de Estados Unidos aprobó ayer levantar el veto del presidente Barack Obama a una ley que permite a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de setiembre de 2001 demandar a Arabia Saudita.

En el Senado, la moción para rechazar el veto presidencial se impuso por aplastantes 97 votos a 1, al tiempo que en la Cámara de Representantes se impuso por 348 votos a 77, lo que muestra el desgaste político de una gestión que está a poco más de tres meses de concluir.

Es la primera vez que ocurre esto con un veto de Obama, del Partido Demócrata, en sus ocho años como presidente. Obama había emitido 12 vetos durante su presidencia y ninguno de ellos había sido levantado hasta ahora, algo considerado curioso por los analistas políticos por el control que mantienen los republicanos sobre el Congreso.

La excepcional muestra de unidad de congresistas demócratas y republicanos implica un golpe para el mandatario, quien realizó una fuerte campaña contra la propuesta, conocida como Ley de justicia contra los patrocinadores del terrorismo.

Argumentos

Obama vetó la semana pasada la ley que permitía a los familiares de víctimas del 11S demandar al gobierno saudí por su supuesto apoyo a los terroristas que perpetraron los atentados.

Una mayoría de congresistas, tanto demócratas como republicanos, consideran que hay pruebas de que altos funcionarios saudíes estuvieron implicados en la red de financiación de los atentados en los que murieron cerca de 3.000 personas y que, por tanto, las víctimas tienen derecho a iniciar demandas colectivas contra ese Estado.

Obama argumenta que esta legislación priva a gobiernos extranjeros de protecciones de inmunidad consagradas por la ley, al tiempo que daña las relaciones y la seguridad de diplomáticos y tropas en un país que es un socio y no es considerado promotor del terrorismo a nivel estatal.

Asimismo, la Casa Blanca teme que esta legislación habilite, con la excusa de la reciprocidad, a que se demande al gobierno estadounidense o a sus funcionarios en tribunales de otro país, procesos que la Audiencia Nacional en España inició en el pasado bajo el principio de "justicia universal".

El director de la CIA, John Brennan, insistió ayer en que la ley tendrá "graves implicaciones para la seguridad nacional de Estados Unidos", sobre todo para los funcionarios estadounidenses en el exterior, especialmente los agentes de inteligencia.

"El principio de inmunidad soberana protege a los funcionarios de EEUU, y se basa en la reciprocidad. Si no respetamos ese estándar para otros países, ponemos en peligro a nuestros propios funcionarios", advirtió Brennan en un comunicado.

El gobierno saudí niega tener lazos con los responsables de los ataques y de hecho presiona a su par estadounidense contra la ley, que abriría la puerta a una oleada de demandas y peticiones de indemnizaciones de los familiares de las víctimas.

Fuente: Agencias

Populares de la sección