Conozca a los hermanos Castro, los monstruos de Cleveland

Ariel de 52, Pedro de 54 y Onil de 50 fueron cómplices en uno de los casos de secuestro y violación más hablados de la historia reciente estadounidense

Ariel Castro, 52
Durante años, sus vecinos en la avenida Seymour lo veían como una persona amistosa pero reservada, un músico competente que tocaba el bajo en bandas latinas como Borin Plena y el grupo Fuego. Le gustaban las motos y asistía a barbacoas del barrio en un terreno desocupado de la avenida Seymour.

Castro era un mecánico autodidacta al que le encantaba hablar sobre coches. Había sido conductor de un coche escolar, en el que lo habían sancionado en repetidas ocasiones.

El sospechoso es propietario de una casa normal de dos plantas de una zona desvencijada de Cleveland con un valor calculado en US$ 13.200 en 2011, según registros de la propiedad. Las ventanas estaban cubiertas, para bloquear la vista desde el exterior.

Un amigo de la infancia contó como una sesión musical con Castro, que nació en Puerto Rico, de repente se volvió extraña.

“Ariel estaba en mi garaje hace probablemente cinco o seis años. Estábamos grabando una canción, una idea que teníamos: un poco de hard rock con algo latino”, manifestó Joe Popow, de 45 años, quien dijo conocer a los hermanos Castro desde la infancia.

“Y –te vas a reír– dijo que estaba en la CIA”, contó Popow. “Y no sé si estaba bromeando o no, pero es la forma en que lo dijo, la seriedad con la que lo dijo. No sabía de qué era capaz. Eso me puso a la defensiva y comencé a alejarme”.

Profundamente reservado durante años, Ariel fue visto recientemente llevando a una niña al parque y a la zona de juegos de un restaurante McDonald’s, según los vecinos.

Cuando los vecinos se reunieron para una vigilia con velas, hace apenas un año, en recuerdo de una adolescente desaparecida, también asistió Ariel. Incluso consoló a la madre de la desaparecida. Castro –al igual que todos los demás en el barrio muy unido y compuesto mayormente por portorriqueños– parecía acongojado por la desaparición de Gina DeJesus en 2004.

Pedro Castro, 54
El más viejo de los tres hermanos, Pedro, es descrito por amigos como un prometedor estudiante que vio su vida arruinada por el alcohol. Nestor Roman le dijo al Daily Mail que fue junto a él al liceo Lincoln High School y dijo que se trataba de un “estudiante que siempre se sacaba notas excelentes hasta que comenzó a beber”. Señaló que Pedro seguramente nunca terminó el liceo por sus problemas con la bebida y que seguramente era una mala influencia para sus hermanos menores. “Estaba loco”, dijo Roman.

Pedro vivía con la madre de sus hermanos. En julio del año pasado, en una búsqueda organizada para encontrar a Amanda Berry, Pedro le dijo a Fox News que la búsqueda era “una pérdida de dinero”.

El señor Roman le dijo al Cleveland Plain Dealer que Pedro había trabajado en una empresa de troquelados en el pasado, pero que había parado de trabajar por lo mal que el alcohol lo había afectado. Para comer y pagar sus cuentas recibía dinero de seguridad social.

Su sobrino Anthony le dijo al Daily Mail que era muy difícil tener una conversación con su tío. “Cada vez que iba a visitar a mi abuela, él estaba acostado en su cama, mirando TV”, dijo.


Onil Castro, 50

Onil, el más joven de los tres hermanos, vivía solo en su casa propia. Por quince años vivió con una novia con quien tuvo dos hijos, pero la pareja se separó hace aproximadamente diez años, también informó el Daily Mail.

Sus hijos ahora tienen alrededor de 20 años.

De acuerdo a lo que el tío Julio le dijo a CNN, los hermanos Castro, Onil también bebía mucho. Pero de acuerdo a Anthony, él había dejado de beber.

Onil había trabajado como constructor en el pasado, pero había sufrido un accidente y por esto vivía de una licencia por accidentes.


Populares de la sección

Comentarios