Consejo de Ministros especial dictará las prioridades tras la crisis climática

Vázquez convocó a una sesión especial el sábado en la que se intentará determinar el alcance de la ayuda necesaria, el origen de los fondos y qué destino tendrán
"Yo acá estoy", había afirmado el senador nacionalista y líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, en diciembre de 2015, a raíz de la decisión del presidente Tabaré Vázquez de no concurrir al área afectada por las inundaciones en el norte y el litoral del país. La ausencia del mandatario en áreas damnificadas había generado la crítica de la oposición y un motivo de enfrentamiento con el Poder Ejecutivo.

"Para solucionar estas situaciones no hace falta ir a sacarse una foto o mostrar que se está mirando las inundaciones desde arriba de un helicóptero", respondió Vázquez, quien pidió que no se utilizara "a las personas desplazadas con fines políticos electorales".

Casi cuatro meses después de ese cruce, el país sufrió una nueva tempestad climática que afectó con severidad a Dolores, entre otras localidades. Menos de 48 horas después de que el tornado azotara a la ciudad, el presidente caminaba por esas calles y comprobaba por sí mismo la destrucción material mientras escuchaba las preocupaciones de los vecinos.

En ésta ocasión, Vázquez dijo que en este tipo de "circunstancias" para "los gobiernos más que un deber, es un concepto moral y ético de estar junto a la gente". El presidente también se comprometió a "reconstruir todas las viviendas afectadas".

Ayer Vázquez volvió a recorrer otra de las localidades dañadas. El presidente se trasladó hacia San Ramón, donde hay ciudadanos afectados por inundaciones debido al desborde del río Santa Lucía. Allí afirmó que el dinero para atender las situaciones de emergencia está contemplado en el presupuesto nacional. Además, informó que el próximo sábado reunirá al Consejo de Ministros en forma especial para definir las prioridades a la hora de afrontar las obras necesarias (ver página 3).

Por lo pronto, el presidente dijo que se establecerá un programa de préstamos para refaccionar pequeños comercios y empresas y firmó la compra de 5.000 chapas para comenzar la reconstrucción de zonas damnificadas.

La actuación del gobierno provocó en este caso el elogio del Lacalle Pou. "Así como en las inundaciones en verano tuve otra opinión, acá vi a al gobierno desplegado", dijo ayer el líder nacionalista en entrevista con El Observador TV. Y agregó: "Me parece bien que haya ido porque es el más importante de todos nosotros. Hay uruguayos sufriendo la pérdida de vida, de casas, hay gente que perdió su trabajo".

Por su parte, Vázquez destacó el rol de la oposición cuándo le preguntaron qué debe hacer: "Lo que está haciendo, trabajando también, apoyando las acciones del gobierno y la de sus correligionarios en gobiernos departamentales".

Desde la campaña electoral pasada, cuando fueron competidores directos, Vázquez y Lacalle Pou han mantenido cambios de opiniones –generalmente a través de los medios– que recogieron temas tan diversos como la brecha generacional que los separa o la ejecución de políticas de gobierno.

"Yo le tengo mucho respeto. Yo no comparto su gobierno y tiene muchas debilidades pero como persona si bien no lo conozco de forma acabada, es un tipo que ha sido exitoso en todo lo que hizo. Es hijo del esfuerzo. No puedo no elogiarlo en ese sentido. No comparto su gobierno. Si a alguien no le gusta lo lamento, es parte de mi función", dijo Lacalle Pou.

"Gobierno de cercanía"

Sin embargo, la polémica se trasladó a las redes sociales donde representantes de la oposición y el oficialismo tomaron la respuesta del gobierno a la crisis y la presentación de una demanda penal por parte de la oposición como temas de discusión política. "Vieja política vs. gobierno de cercanía", escribió en su cuenta de Twitter la senadora socialista, Mónica Xavier.

El texto tiene la función de anclaje de tres fotos: en dos se ve al presidente Vázquez interactuando con ciudadanos afectados por el tornado en Dolores y en la restante a los principales representantes de la oposición luego de haber presentado una denuncia penal contra aspectos de la gestión de ANCAP.

A su tuit le siguieron varias respuestas, entre ellas las de los diputados del Partido Nacional Pablo Iturralde, Martín Lema y Amin Niffouri. "Con 1000 millones de dólares el gobierno de cercanía podría hacer casas en zonas no inundables, mejorar rutas, reconstruir Dolores", escribió el nacionalista Iturralde. "Qué vergüenza usar una desgracia para desvirtuar un tema"; "sin duda la vieja política es lo que hacés en este tweet", escribieron Lema y Niffouri respectivamente.

El senador colorado, Pedro Bordaberry, fustigó la apreciación de Xavier. "Escudarse atrás del drama de la gente cuando hay que ir a declarar a un juzgado porque faltan dos mil millones de dólares en Uruguay no es lo adecuado", dijo el líder colorado.

En tanto, Álvaro Vázquez, hijo del presidente, también hizo referencia a ésta aparente dicotomía al publicar en Twitter fotos de la Junta Nacional de Emergencias reunida. "Mientras algunos siguen trabajando en la crisis, otros buscan la foto en juzgados. Qué diferencia!!! Viva el Frente", escribió Vázquez.

Populares de la sección

Acerca del autor