Construir muros contra los refugiados es una crueldad, dice la ONU

El jefe de Derechos Humanos de ONU inauguró el período anual de sesiones
La decisión de varios países de Europa que están en la ruta de los refugiados de seguir construyendo barreras para impedirles cruzar las fronteras es "una crueldad y un engaño", dijo este lunes el jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Husein. Por el contrario, los refugiados "merecen de la comunidad internacional solidaridad y compasión".

Al Husein dio el discurso inaugural de la primera sesión del año del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que se reunirá durante cuatro semanas en Ginebra. La máxima autoridad en esta materia lamentó que los refugiados encuentran "hostilidad, caos y xenofobia".

Durante su reflexión acerca de la mayor problemática que afronta Europa, el alto comisionado para los derechos humanos advirtió que no se pueden plantear políticas "basadas en la imagen de una supuesta invasión de gente que evidentemente huye de países que no son seguros para sus vidas".

Reconoció que los países a los que llegan los refugiados afrontan desafíos logísticos considerables, pero dijo que esto no es una razón para considerarlos como una amenaza.

Además, lamentó que los líderes políticos, en lugar de cooperar entre ellos para superar los actuales desafíos relacionados con la llegada de refugiados, se atrincheren en "posiciones nacionalistas simplistas".

"Pido urgentemente a los países que se pongan por encima de la creciente xenofobia", dijo Zeid.


Crímenes de guerra en Siria

Abordando la guerra civil en Siria, la causa principal de la crisis de refugiados en Europa, el alto comisionado enumeró algunas de las más graves violaciones del derecho internacional humanitario que se cometen allí, como los ataques contra hospitales y colegios, y el sometimiento de poblaciones enteras al hambre.

"Poner en situación de hambre a la gente y utilizar esto como arma de guerra está absolutamente prohibido y, por tanto, lo está también sitiarlos, privándolos así de acceso a los alimentos", agregó.

Actualmente, 450.000 personas están atrapadas en localidades y aldeas sitiadas en Siria, sea por fuerzas gubernamentales, grupos opositores armados o los grupos terroristas Al Nusra o el autodenominado Estado Islámico.

A algunos de esos lugares la ayuda alimentaria internacional no ha podido entrar durante años.

Zeid denunció también el aumento de los ataques contra instalaciones y personal médico en Siria, con diez ocurridos desde que empezó el año, lo que representa más de uno por semana.


Fuente: EFE

Populares de la sección