Consumo de carne vacuna cayó 5% en el primer semestre de 2016

La carne de cerdo es una alternativa que sigue creciendo y aumentó 8,1%
El consumo de carne vacuna sigue la tendencia a la baja de los últimos años, al caer en el primer semestre de este año 5%, con relación a igual período de 2015. Este año se colocaron 78.100 toneladas. Es probable que se esté iniciando un cambio en el consumo de carnes, no solo determinado por cuestiones de precios, sino además por una renovada cultura alimenticia.

Así lo demuestra el menor consumo de todas las carnes, que bajó 3,7%, con relación a 2015, registrando en el primer semestre una cifra total de 136 mil toneladas vendidas. Igualmente es un consumo anual de más de 90 kilos por persona, lo que a nivel mundial es extremadamente elevado.

En ese marco está jugando un papel relevante la mayor preferencia que está alcanzando la carne de cerdo. Precisamente, mientras todas las carnes bajaron en su nivel de consumo, la única que subió –y lo hizo 8,1%– fue la carne de cerdo, informó a El Observador el gerente de Contralor del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Daniel Cazet.

Carne de pollo


Además de la carne vacuna, la de pollo bajó 7%, con 32.200 toneladas vendidas este año, y la ovina en 39%, con solo 734 toneladas colocadas. En el primer semestre, la carne porcina vendida en el mercado local alcanzó a 24.800 toneladas, de las cuales se importaron 17.800 toneladas para el abasto e industria. En el primer semestre de 2015 se habían importado 15 mil toneladas.

En este último semestre también se importaron 2.330 toneladas de carne vacuna, en su mayor parte para el consumo (1.370 toneladas) y el resto para la industria. En 2015 solo se importaron 298 toneladas.

Carnes de cerdo tienen mayores garantías sanitarias que años anteriores

Desde INAC se entiende que se ha formado un hábito en el consumo de carne de cerdo por las mayores garantías de inocuidad que tiene respecto a años anteriores, de tipo sanitario, con lo cual el consumidor fue adaptando su paladar a este tipo de producto que no era tradicional consumir en el país. Hasta hace pocos años solo se le conocía por el lechón asado a las brasas en las fiestas tradicionales de fin de año.

Pero, además, evolucionó la calidad de ese tipo de carne, como se puede observar en cortes como bondiola, lomito o matambrito, lo que fue una visión inteligente de algunos productores e industriales locales, a lo que se suma la calidad de los productos importados de varios países, según INAC.

Carnes alternativas

Por otra parte, sobresale la valorización de la carne bovina en el mercado local debido a un mayor poder adquisitivo de la población en los últimos años, particularidad que incidió en el consumo de otras carnes alternativas, especialmente la de cerdo.

También existe una mayor inocuidad en las carnes que se comercializan, lo que contribuye a una mayor y mejor colocación. Hay precisamente un esfuerzo específico en ese sentido con la creación de una Dirección de Inocuidad de los Alimentos en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y de una unidad en la Gerencia de Contralor de INAC, concluyó Cazet.


Populares de la sección

Acerca del autor