Contingente uruguayo en Haití no tuvo "mayores inconvenientes" tras el huracán

Los cascos azules se encuentran en el noreste del país caribeño
Luego de que el huracán Matthew destruyera el sur de Haití y se emitiera un alerta ante un inminente brote de cólera, el contingente uruguayo que se encuentra en el país caribeño no sufrió mayores inconvenientes. "Nosotros estamos al noreste, en la frontera con (República) Dominicana, y el huracán pasó por el suroeste", dijo a El Observador el coronel Daniel De Armas.

"Las cifras varían todos los días, ya hay números que son imposibles de verificar y sin veracidad", expresó De Armas. Según el coronel, la cantidad de muertos ronda los 1.000, hay cerca de 100 mil evacuados y alrededor de 2 millones y medio de damnificados. "Todos estos números tienen un más menos dependiendo de quién haya dado la información", subrayó. De todos modos, De Armas reconoció que la situación general es "como se ve en las fotos, la destrucción es innegable".

"Se han incrementado los hechos delictivos, las manifestaciones. De hecho, tuvimos una hoy de mañana, pero sin mayores inconvenientes", señaló el coronel. Por lo tanto, la misión de los cascos azules uruguayos sigue -hasta el momento- sin modificaciones, a pesar de que se habían preparado ante la amenaza del huracán. "Si bien se tenía una idea, no sabíamos cómo nos iba a afectar a nosotros, pero estamos en una zona que no ha sufrido inconvenientes", sostuvo De Armas.

Con respecto a la ayuda humanitaria, el coronel dijo que ya llegaron barcos y helicópteros con refuerzos, en especial desde Estados Unidos. "Desde el primer día hubo ayuda, pero los aeropuertos y los puertos estaban cerrados, la mayoría afectados. Entonces, había ayuda pero no se podía trasladar", sostuvo De Armas. Además, hay puentes caídos, pasos improvisados y rutas que aún están paralizadas. "Toda la fuerza de las elecciones se paró y ahora se destinó al huracán", afirmó el coronel.

Si bien los cascos azules uruguayos no sintieron los efectos directos del fenómeno climático, por estar en una zona fronteriza, sí se ha incrementado su trabajo para frenar a los haitianos que buscan viajar a República Dominicana. "Nosotros estamos en una zona sensible que no se puede descuidar", subrayó De Armas. Según él, entre 100 y 150 haitianos son deportados por día, y estiman que esta cifra se incrementará en los próximos días.

"Hubo una reunión del organismo que regula la frontera, para ver cómo se reforzarán los pasos fronterizos", explicó el coronel. De hecho, aunque De Armas reconoció que en República Dominicana "tienen asumido" que todos los días hay haitianos que hacen el intento de cruzar, el principal miedo hoy es el cólera. "Con la situación sanitaria actual, es de presumir que aumente el número de casos y esto desde Dominicana lo ven con gran preocupación", expresó el militar.

En la actualidad, los contingentes de Chile y Uruguay son los encargados de los dos departamentos que se encuentran al noreste del país caribeño. Como estas dos zonas son limítrofes, ni los soldados chilenos ni los uruguayos fueron enviados a los lugares que más sufrieron el paso del huracán. "El resto del país tiene que seguir viviendo, ahora da más la sensación de que en vez de ayudar allá, molestamos", indicó De Armas.

Sin embargo, los cascos azules uruguayos están "a la orden" y tienen "todo armado" por si son requeridos en Puerto Príncipe, la capital haitiana, en donde está desplegado el contingente brasileño. "Ahora todo es posible, sí está dentro de los planes ir a la capital -expresó De Armas-, ya tenemos gente asignada".




Populares de la sección