Continúa la volatilidad en el precio de la soja al inicio de 2017

Las lluvias en Uruguay fueron bienvenidas y los precios se mantienen entre US$ 355 y US$ 360 por tonelada
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

El mercado de soja siguió volátil en la primera semana del año. Los agricultores en Uruguay vieron un nuevo episodio de lluvia que reforzó la humedad sobre los suelos en pleno enero, sin que los precios se alejen de un rango que se ubica entre US$ 355 y US$ 360 por tonelada.

Nuevamente fue una semana corta en Chicago por no haber actividad el lunes pasado. El martes los futuros de soja anotaron su cuarto descenso consecutivo para rebotar el miércoles y operar levemente a la baja en la ronda de este jueves.

Los dos factores que pesan en el corto plazo son el clima en América del Sur y los posibles ajustes en los portafolios de los grandes fondos. El exceso de lluvias en parte de la región núcleo de Argentina junto a la sequía en el Sur bonaerense le dan sostén a las cotizaciones de la oleaginosa en el mercado internacional.

Este jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires redujo su estimación sobre el área de soja argentina, de 19,6 millones a 19,3 millones de hectáreas, frente a los 20,1 millones que se sembraron en la campaña anterior.

Hay modelos que muestran más precipitaciones sobre regiones afectadas por exceso de agua en Argentina, cuando se llega al cierre de la ventana de siembra para el cultivo.

En Brasil las condiciones son más favorables. Más allá de algún déficit de lluvias que se desarrollaron especialmente en el noreste del país, el mercado sigue esperando un volumen de cosecha por encima de los 100 millones de toneladas.

En el mercado local las referencias en los últimos días se ubicaron entre US$ 355 y US$ 360 por tonelada. Enero comenzó con agua en todo el país aunque con una cobertura que nuevamente fue irregular.

El comienzo de un mes clave ha sido con buen pie desde el punto de vista climático, aunque igual los productores siguen siendo cautos en el cierre de los negocios. Por ahora, el mercado climático en América del Sur da la chance de rebotes que permitan cerrar a buenos precios.

Populares de la sección