Controlarán composición de "pastis" en fiesta uruguaya

Una fiesta de electrónica en Montevideo instalará puestos de "análisis de pastillas" este domingo
Este domingo se celebrará una nueva edición de La Terraza, una de las fiestas de electrónica que convoca a más jóvenes en Montevideo. A raíz del evento en el que murieron cinco jóvenes -entre ellos, un uruguayo- en Buenos Aires en abril pasado, los organizadores decidieron aplicar medidas de "reduccción de riesgos" e instalarán lugares en donde se podrá controlar la composición de las drogas de diseño, mejor conocidas como "pastis".

La fiesta del domingo será en el predio de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en el Prado y habrá un mapa en donde se mostrarán los puestos en los que se podrá controlar el estado de las pastillas. Esta iniciativa surgió de parte los organizadores de La Terraza, que a su vez se contactaron con Pro Derechos, una ONG que desde 2006 trabaja en política de drogas.

"No podemos desconocer la problemática en el entorno con el consumo de sustancias", dijo Nicolás Chirico, uno de los organizadores de la fiesta. El vínculo con Pro Derechos los llevó a relacionarse con Energy Control, un programa dentro de una ONG española, que realiza análisis de pastillas en Europa desde 1998.

De acuerdo con Iván Fornís Espinosa, uno de los miembros de Energy Control, el análisis de sustancias tiene tres funciones: establece un diálogo entre la persona que consume y los agentes de salud, les hace llegar a los usuarios información sobre qué están tomando y permite monitorizar qué se está consumiendo en el mercado. "Es muy útil para que las personas sepan qué dosis tomar, cómo mezclarla, cómo fumarla y cómo puede hacerles sentir mal o bien", dijo Fornís Espinosa.

Desde Pro Derechos explicaron que "el 90% de la población usuaria de drogas no presenta conflictos visibles" y que para estos consumidores no hay políticas destinadas. Asimismo, destacaron que esta experiencia pionera en el país se enmarca dentro de los cambios que Uruguay está transitando con respecto al consumo de drogas, en especial porque dentro de poco tiempo se habilitará la venta de cannabis en farmacias.

"No es un control de calidad, no solo damos un resultado sino que es una herramienta que está al servicio de un trabajo preventivo", dijo Paul Quintana, otro de los miembros de Energy Control. Tanto él como Fornís Espinosa asesorarán a los organizadores de La Terraza el domingo y estarán presentes en los puestos de análisis de pastillas.

En la fiesta del domingo se venderán botellas de agua a $100 y también habrá "un centro de hidratación para aquellas personas que lo necesiten", según explicó Luciano Garrido, otro de los organizadores. Además, no habrá canillas para que los clientes tomen agua, porque solo se instalarán baños químicos con "un poco de agua para higiene", dijo Garrido.

Un poco de historia

Según explicó Fornís Espinosa, el análisis de pastillas surgió en Holanda durante los años 90. Luego continuó en Francia y a finales de esa década se creó Energy Control en España, dentro de la ONG Asociación Bienestar y Desarrollo. En la actualidad reciben apoyo institucional del Ministerio del Interior español y de gobiernos provinciales.

En Latinoamérica solo se ha realizado en Colombia y en México, por lo que esta experiencia en Uruguay es casi inédita en el continente. "Este es un fenómeno que se está extendiendo, que tiene utilidad y que está demostrada", dijo Quintana.

Los organizadores de La Terraza coincidieron en que "es bueno detectar cuando hay algo que indudablemente puede llegar a dañar la salud" y esperan que esta experiencia pueda ser repetida en el futuro. "La prohibición no ha funcionado como método y queremos prevenir porque la gente no lo va a dejar de hacer", dijo Chirico.




Populares de la sección