Cooperativa busca negociar para utilizar la planta de Fripur

El objetivo es que la empresa adjudicataria acuerde dársela, a fin de que puedan llevar adelante su proyecto
Un grupo de alrededor de 200 antiguos trabajadores de Fripur conformó una cooperativa. Buscan llegar a un acuerdo con Cooke Aquaculture, la empresa canadiense a la que la Justicia adjudicó la venta en bloque de Fripur y que ya informó que, al menos en una primera etapa, no usará la planta de procesamiento.

La cooperativa quiere utilizar este espacio para llevar adelante su emprendimiento y conservar algunas fuentes de trabajo que quedaron por el camino.

Por este motivo le han pedido al Ministerio de Trabajo y Seguridad (MTSS) que gestione una reunión con representantes de la compañía norteamericana, para poner arriba de la mesa este planteo.

La idea, explicó el dirigente sindical de Fripur José Umpiérrez, es "pactar la posibilidad de, como emprendimiento cooperativo de los trabajadores, hacer uso de estas estructuras, algún barco, la planta de harina".

"Le hemos solicitado al Ministerio (de Trabajo) la posibilidad de tener una reunión con el grupo canadiense a raíz de que en el paquete no van a hacer uso de toda la infraestructura que está acá, para así poder pactar la posibilidad de, como emprendimiento cooperativo de los trabajadores, hacer uso de estas estructuras, algún barco, la planta de harina" José Umpiérrez, dirigente sindical de Fripur

Según Umpiérrez, algunas especies "no se están aprovechando y se podrían comercializar".
Asimismo, la meta es trabajar codo a codo con pescadores artesanales que podrían encontrar atractivo colocar su materia prima en la planta para que sea procesada por los extrabajadores de Fripur.

El dirigente sindical comentó que el MTSS "sigue con la misma postura de que el grupo canadiense es una firma seria, comprometida, que va a cumplir con lo que está pactado".

La demora, les han explicado, "se sustenta a raíz de las escrituras que están haciendo de todo el sinnúmero de propiedades que eran de esta firma, que es lo que aparentemente está demorando que el grupo canadiense se haga cargo", relató Umpiérrez.

Los trabajadores están impacientes por saber a ciencia cierta cuál es el plan del nuevo dueño para conocer, entre otros aspectos, a cuántas personas necesitará para llevar adelante su proyecto en Uruguay.

Cerca de hacer el traspaso


Por su parte, fuentes al tanto del proceso de venta indicaron que se está "muy cerca" de que la canadiense tome posesión de la empresa. Lo que resta finalizar son aspectos notariales.
La venta en bloque incluye la planta procesadora de la Aguada, la planta de harina del Cerro, los barcos (hay unos 15 operativos, otros ya no están utilizables), la maquinaria y la marca, además de la empresa Grinfin, una subsidiaria argentina de Fripur, que ya está en manos de los nuevos dueños.
Además, un decreto del Poder Ejecutivo aparecido previo a la adjudicación de la empresa reservó para quien adquiriera en bloque la empresa los permisos de pesca que poseía Fripur.

Cooke Aquaculture manifestó tiempo atrás que en una primera fase solamente utilizará la flota que pertenecía a Fripur. En ese estadio se planea emplear a 100 personas: 90 en los barcos y las 10 restantes en trabajos en tierra.

Durante la etapa de mayor demanda de mano de obra, la canadiense elevaría el número de puestos de trabajo a 300, indicaron las fuentes.

Hasta el momento la norteamericana ha desembolsado alrededor de US$ 150 mil, que tuvieron como fin, en su mayoría, el pago de los sueldos del personal que continúa trabajando en Fripur.

El Observador se comunicó con el estudio jurídico uruguayo que representa a la canadiense, pero se informó que por el momento la empresa prefiere no realizar declaraciones.

Populares de la sección