Cooperativa rockera

A Motosierra y Hotel Paradise los hermana una larga historia que se concreta hoy en Bluzz Live con su primer show en conjunto
La historia que une a Nico Barcia y Marcos Motosierra (o Fernández, como Facebook ahora lo obligó a aclarar) comenzó hace más de 20 años. Fernández estaba en el liceo cuando escuchó por la radio una entrevista con Chicos Eléctricos, banda con la que Barcia hizo sus primeras armas y dejó su marca en la historia del rock nacional. Se cruzaron luego en algún toque, donde todavía había una distancia marcada por el escenario, y aunque las caras eran conocidas, no se saludaban. "Los Chicos Eléctricos llevaban a 20 personas y yo estaba ahí siempre. Nos conocíamos todos y no les hablaban a nadie", dice Fernández. "No seas malo, no llevábamos 20, llevábamos más. Me está difamando", espeta Barcia.

Juntar a estos dos exponentes del rock de los 1990 es reunir a dos amigos de toda la vida, unidos primero por la admiración y luego por una ideología (musical y vivencial) en común. Cuenta la leyenda que en 1999, en el último toque de Chicos Eléctricos en Perdidos en la Noche, su bajista, Gabriel Barbieri, fundó Motosierra junto al baterista Álvaro "Walo" Crespo. Al poco tiempo se integró Fernández.

En ese entonces Barcia dejó su guitarra a un lado y se dedicó a desarrollar su carrera como ilustrador y diseñador. "Ahí yo conocí a Marcos arriba del escenario", cuenta Barcia. "Después que empezaron con Motosierra los empecé a ver más yo desde abajo del escenario en vez de él. Y fue una explosión tremenda, hasta el día de hoy. Nunca paró de serlo. He ido a un montón de shows de Motosierra y siempre me pasa lo mismo. Fue un buen quiebre. Fue una buena sucesión de lo que pasaba antes y un aggiornamiento".

"Ya desde el Juguete Subterráneo (el último disco de Chicos Eléctricos) venía perfilado el sonido de lo que nosotros hicimos después", cuenta Fernández. "Gabriel venía por ese camino: más rápido, más fuerte, más jodido".

En 2007 Barcia, junto con Crespo, volvió al ruedo con Hotel Paradise, un proyecto por el cual supieron pasar varios músicos hasta que se asentó en la formación en la que se encuentra hoy.

Ahora, las carreras de ambos van en paralelo, y según afirman y se puede atestiguar, están cerrando un muy buen año.

La cooperativa

Si el comienzo de Motosierra le debe a Chicos Eléctricos, en parte la consolidación de Hotel Paradise también está ligada a Motosierra: por ese entonces su bajista, Leonardo Bianco, volvió de Buenos Aires y también se integró a Hotel Paradise. "Ahí empezó un poco la unión con Motosierra, de hacer cosas juntos. Y ahí se enmarca la fundación de COVIPALMER", cuenta entre risas Barcia.

Los músicos se refieren humorísticamente a esta asociación como COVIPALMER. También a la sala de ensayo que tienen en la calle Nueva Palmira, en la casa de Bianco. "La llegada de Leíto no solamente abrió este lugar sino que las dos bandas empezaron a funcionar normalmente, porque estábamos siempre con un integrante menos", explica Fernández. "Creo que arrancamos en un mismo momento y llegamos al mismo lugar".

Ese lugar fue la edición de dos singles cada uno en vinilo –formato que apasiona a Bianco– y la grabación de nuevos discos que verán la luz el año que viene.

El primero fue el single en 7'' de Motosierra, con los temas Buzo nuevo y La Marcos, y editado por el sello estadounidense Spaghetty Town Records. "Creo que ahora empieza otra etapa de esta historia", afirma Fernández. Y es una etapa marcada por la composición en español. "Ya era hora de dejarse de farfullar. Sería infantil seguir escribiendo en inglés. Estaba bueno en su época, podías decir cualquier bobada que te la creías. Fue un desafío, fue complicado para mí. Tuve que sacarme algunos cucos que tenía. Es desnudarte. Y no me fue fácil, pero me da mucho orgullo. Creo que a partir de ahora encontré herramientas para expresarme de otra manera y eso esta buenísimo".

Embed

Barcia supo pasar por el mismo proceso con Chicos Eléctricos. "Encarás el español en la medida que tenés algo más interesante para contar en una canción", dice el músico. "En tu idioma tenés otro guiño y otro desafío, y termina siendo no tan feo como pensabas".

Por su parte, Hotel Paradise editó hace algunas semanas un adelanto de su próximo disco en forma de single. Su lado A es Come on, una adaptación del tema de The Atlantics, mientras que el lado B es una versión de Here comes the sun, realizada junto al hijo de Barcia, Iván. "Él la hizo con mucha clase", dice Fernández. "Yo no podría haber cantar la canción así, solo él", apunta el padre.

Embed


La familia

Estos caminos llegan a otro cruce fundamental hoy, cuando las bandas compartan escenario por primera vez en su historia. "Había una boludez de nuestra parte", dice Barcia. "Nosotros mismos nos dividimos en géneros. Más allá de eso hay una cosa mas importante: lo que emitimos nosotros. Si lo hacés a una velocidad súper rápida o más lenta, o con dos guitarras o una, es lo mismo. Y está bueno esto, porque derribamos una cosa entre nosotros. No podemos seguir achicando los espacios".

Este show tiene al equipo entusiasmado, y con la certeza de que todo el trabajo llegó a buen puerto. "Esta es la despedida de un año fructífero, y realmente es una fiesta con amigos. Toda la gente que va a pasar por arriba del escenario es familia, y la que va a estar abajo también", afirma Fernández. Es por eso que no estarán solos; además de contar con invitados, el show lo abrirá Reyes Estallar, otro proyecto de Barcia junto a Matías Singer (Los Nuevos Creyentes) y Charly Priario (Hablan Por La Espalda).

"Para mí siempre esta época es la mejor", sostiene Barcia. "Lo que más me gusta de Motosierra es lo que escucho ahora, y a mí personalmente me gusta más lo que hago ahora".

"Yo me siento mejor", agrega Fernández. "Con menos problemas. Antes era doloroso y peligroso. Estaba peleando contra eso. Y ahora me siento más relajado. Este año incluso me saqué cosas de arriba grabando. Todos dimos toda una vuelta para llegar hasta acá".

Motosierra, Hotel Paradise y Reyes Estallar

Hoy, 22 horas
Bluzz Live (Daniel Muñoz 2049)
Entradas anticipadas a la venta en Tickantel a $230.

Populares de la sección

Acerca del autor